Un niño de 13 años fue asesinado a quemarropa en el barrio de Walale, zona del Zango 2 (Luanda, Angola),  por agentes de seguridad del régimen de José Eduardo dos Santos, comandados por el teniente-General Simão Carlitos Wala. El único crimen que cometió fue haber cuestionado la razón por la cual la casa de sus padres,  su casa,  fue demolida.

assassinos

FUENTE: FOLHA 8

La organización no gubernamental angoleña SOS Hábitat, denunció este lunes 7 de agosto de 2016, la muerte por impacto de bala de un niño, a manos de un militar, en el contexto de un proceso de demoliciones de centenares de casas en la zona del Zango III, en los suburbios de Luanda.

El coordinador de la dirección de la SOS Hábitat, Rafael Morais, dijo que aquella organización de defensa de los Derechos en la habitación está acompañando de cerca la situación que consideró “muy lamentable”.

El activista refirió que las demoliciones, asunto que está siendo fuertemente cuestionado en la sociedad angoleña, tuvieron inicio el día 31 de julio. Desde esa fecha la organización ha realizado varias acciones, en el sentido de observar lo que está en la base de estos actos, atribuidos por los moradores a la Zona económica especial y a su ejecución a cargo de militares.

Rafael Morais dijo que en el Zango II más de 2500 familias fueron afectadas por las demoliciones y en el Zango III más de 620 residencias.

Mientras tanto, la activista angoleña Sizaltina Cutaia lanzó un emplazamiento en las redes sociales apelando a las autoridades para proceder a la detención del General Carlitos Simao Wala responsable por el asesinato por impacto de bala del Adolescente Rufino Marciano António, muerto por el hecho de haber cuestionado la demolición de la casa donde vivía con sus padres.

La activista justifica que el lugar de los bandidos está en la cárcel y no dirigiendo hombres armados, razón por la cual considera como “asesino” a esta alta figura del ejército, bajo el mando del comandante en jefe, José Eduardo Dos Santos. “El general Wala es un asesino, porque un verdadero militar conoce el orden, la disciplina y la jerarquía. La actitud bandida de este señor pone en cuestión la seriedad de las fuerzas armadas angoleñas y la autoridad de su Comandante en Jefe, el Presidente de la República. No es la primera vez que se oyen noticias de militares envueltos en asesinatos de civiles en obediencia a las órdenes superiores”.

“¿Quién da las órdenes finalmente dentro de las fuerzas armadas? ¿Cómo podrán el general Nunda y el presidente José Eduardo Dos Santos,  explicar al pueblo angoleño que en tiempos de paz se ordene la salida de militares de los cuarteles para matar niños? ¿Cómo es que se puede garantizar la seguridad de los angoleños y angoleños, si los propios asesinos son de las fuerzas armadas y matan en el cumplimiento de sus funciones? ¿Para eso es que el Estado invierte tanto en la defensa y seguridad nacional,  para que bandidos uniformados anden expropiando los bienes del pueblo, desalojando familias y matando niños?

Por el bien del país acaben con esto y detengan al general Wala, porque el lugar del bandido es la cárcel y no dirigiendo hombres armados. El país lo agradecerá”.

en portugués: https://www.facebook.com/jornalfolha8/