Archivo de la etiqueta: VIDA EN AFRICA

Menú linguístico angoleño

Estándar

Por Custódio Fernando (Angola)

Debo confesar: de todos los asuntos de los que me propuse escribir, este es el que más trabajo me dió, dada las variadas opciones del menú lingüístico angoleño.  Este término, cardapio*lingüístico,  que la primera vez que lo lei fue en el e-mail que recibí de un amigo, es el que voy a utilizar para justificar la existencia de varios idiomas que se hablan en Angola, además de la lengua portuguesa, que es la lengua oficial.

En efecto, sería mas fácil describir el asunto si sólo se tratase de un idioma, así como es más fácil escoger qué comer cuando no existen otros sabores en el menú, lo que ciertamente no sucede en este texto, pues, además de correr el riego de ser mal interpretado por algunos compatriotas con ideales regionalistas, corro también el riesgo de recibir varios tirones de orejas de estudiosos de los fenómenos etnolinguísticos de Angola.  Desde ya, debo adelantar que lo que me motiva a estar en este momento delante del computador es tan sólo compartir con otros amigos y hermanos luusófonos los míseros conocimientos que tengo, resultado de la poca información existente sobre este asunto que se consustancia en disertar  sobre los dialectos de mi y nuestra Angola.

Aprendí en historia que de la mayor parte de las lenguas que se hablan en Angola (entiéndanse idiomas o dialectos), siete de ellas promovidas al estatuto de lenguas nacionales en función tal vez de la cantidad de hablantes (Kimbundo, Umbundo, Kikongo, Kwanhama, Fiote, Kokwe e Ynhaneka Umbi), tienen como origen la lengua de los pueblos Bantú, nómades que durante varios años “zumbaran” por este inmenso territorio donde comparten, pacíficamente o no, con los Koisans y los Bosquimanos, también conocidos como Camussequeles.  Las lenguas nacionales se juntan a otras llamadas regionales, donde, para evitar que sean muchos mis errores, cabe apenas resaltar dos que efectivamente son habladas en mi tierra natal, Malanje, y también en el Kwanza Sur, Kwanza Norte y una por las Luandas que son el Mbangala y el Songo.

Recuerdo que a los doce años y porque la vida en Luanda en época de guerra era lo más cara posible, mis padres me enviaron a Namibe donde además de aprender a hablar inglés, encontré el incentivo de aprender una lengua nacional.  Por increible que parezca, el incentivo partió de una empleada que tuvimos, que cuando descubrió que era posible oir su idioma en la Televisión, me preguntó si yo sabia hablar tal idioma.   Claramente ella notó que yo no sabía hablar, finalmente vió que me levanté del sofá cuando el programa comenzó (para mi eran los treinta minutos más tediosos de la televisión) pero aun así esperó mi respuesta que era nada más y nada menos que NO, a lo que luego agregó: “entonces el mano no puede ser comisario.  ¿Cómo le va a hablar al pueblo?”.

Me chocó saber que el pueblo, aquel que tiene el poder de escoger a sus gobernantes, estima a los que pueden oir y resolver sus problemas usando el lenguaje que entendían, y que yo, aunque tuviese a penas poco más que una década de vida en aquel año, no estaba apto para ser líder de este pueblo del que formo parte.  Y como dice un proberbio en mi lengua materna, el Kimbundo: “Kala Wenda”(#)!  Sólo andando aprendí la lección de que necesitaba comenzar la búsqueda de los ingredientes para degustar uno de los platos del menú lingüístico angoleño.

Y ahora que creo que este texto no va a la carpeta de los borradores, permítanme hablar del miedo que siento cuando imagino que la cantidad de hablantes de las lenguas nacionales está disminuyendo.  Hoy nos admiramos más cuando vemos un niño de siete u ocho años hablando inglés que cuando oímos a un niño de cinco años hablando Umbundo por ejemplo.  La idea que se tiene es que el niño que habla inglés es “inteligente” porque ya habla una lengua extranjera, mientras el niño que habla Umbundo es “atrasado” porque habla la lengua del mato*.  El fenómeno se debe al bombardeo de otras culturas que comenzó con la llegada del navegante Diogo Cão en 1482, a la desembocadura del río Zaire, territorio en esa época perteneciente al Reino del Congo, cuya capital se encontraba exactamente en la provincia que hoy es conocida como Zaire.

Esta mañana oí de un sociólogo entrevistado en un programa de TV que las primeras relaciones entre los portugueses y angoleños eran pacíficas, pero que con el correr del tiempo el cuadro cambió, con el principio de la colonización.  A partir de ahí los angoleños eran obligados a dejar sus costumbres y a pasar a adoptar hábitos occidentales en caso de que quisiesen ser considerados civilizados.  Una vez más me arriesgo a ser reprendido y/o mal interpretado al decir que uno de los más conocidos ejemplos es el Bautismo de uno de los personajes más conocidos de la lucha contra el dominio portugués, la Reina Njinga Mbandi, que pasó a ser llamada D. Ana de Souza(*).

Después de más de quinientos años todavía se siente este impedimento si consideramos que los niños que hoy nacen en las ciudades no son incentivados a aprender a comunicarse en los idiomas maternos, por ser considerados lengua de los analfabetos.

Custódio Fernando, es angoleño, natural de Malanje. Es periodista, locutor de radio y escritor. Actualmente vive en São Paulo-Brasil, donde estudia audiovisual y es co-productor y animador del programa Zwela! África como nunca ouviu!

——————————————————————————————————————————————————-

(#) “Kala Wenda”! Según los más viejos, detentores de la sabiduría, sólo descubrimos las cosas si salimos en su búsqueda.  Kala Wenda literalmente significa: anda para ver, anda y sabrás.

(*) Todavía son controversiales las razones del bautismo de la reina Njinga Mbandi (soberana del reino del Ndongo y de la Matamba).  Muchos creen que se trató de una estrategia usada por ella con la intención de establecer relaciones diplomáticas con los portugueses para poner fin al yugo colonial mediante el diálogo, mientras otros (inclusive su hermano el Rey Ngola Kiluanji) lo consideran una traición al reino.

Cardápio lingüístico*  Original en Português.  Cardápio: menú, lista de platos.

Publicado en Portugués por la Revista O Patifundio! quien nos cedió gentilmente, junto a Custódio Fernando, los permisos para su traducción y publicación en español.

Traducción: Bárbara Igor (MISOSOAFRICA)

Kenia Diariamente #5 – Nicole Rademacher

Estándar

Por Nicole Rademacher (En Nairobi)

Primero las pela y luego las ralla.  Ella es Fe*, la ayudante de la casa. A los kenianos no les gustan las cáscaras, ella me explica, de hecho tampoco comen la zanahoria picada. Dice que también dentro de su propia familia tendría que rallarlas para cocinarlas, incluso las que cultivan allí mismo. Es joven, quizás tenga 25, pero ha estado fuera de la cocina raras veces. Me sorprende que ella esté trabajando en esta casa en particular, porque ella es de una tribu distinta de la que la familia. Quizás la madre sea de la misma tribu de ella, pero no puedo asegurarlo. Una chica es de donde es su padre hasta que se casa y pasa a ser de donde es su esposo. Los apellidos se cambian muy fácilmente, pueden durar solo tres generaciones. La historia oral adquiere mas peso aquí.

Me contó acerca de su hermano mayor, que dulce, inteligente, estudió en la universidad. Murió joven pero era extremadamente mañoso para comer, nunca comió zanahoria, los verdes ni cebolla.  Una vez que Fe tuvo la edad suficiente para cocinar, aprendió a quemar las cebollas para facilitarle la tarea de identificarlas y sacarlas. Hasta que fue a la universidad ella reconoce que él no comió verdes en la casa, y sólo zanahoria rallada y cebollas negras.

*nombre cambiado por privacidad.

LEA ESTE ARTÍCULO EN INGLÉS

Nicole Rademacher está actualmente en Nairobi y hasta comienzos de mayo haciendo investigación y documentación del ritual domestico en Kenia, para su actual proyecto “Tierra Común”.  Esto es posible gracias a The North Carolina Arts Council, EEUU y a algunas donaciones privadas o patrocinadores.

Traducción: Sebastián Arenas.

Revisión de Textos:  Nicole Rademacher/Bárbara Igor

Janet Wambui Kabue – Desde Kenia

Estándar

Mi nombre es Janet Wambui Kabue, nacida y criada en Thika, Kenia.

Cuando nace un niño en la comunidad Kikuyu (mi comunidad), ellos son llamados con el nombre de acuerdo a la linea familiar del marido, a la que se le da prioridad.  Así que, siendo la quinta nacida en mi familia -mis hermanas y hermanos ya habían sido nombrados con los nombres de los  padres de mi padre-, fui nombrada como la hermana de mi papá,  la tía Janet.  Eso es con los primeros  dos nombres, el tercer nombre es de mi papá.

El tesoro más grande que tengo en mi vida, es haber sido criada en una aldea. Ahí viví la vida en su totalidad, desde crecer rodeada de todos mis parientes, hasta caminar millas para ir a la escuela primaria, y poder estar cerca de la naturaleza.

Janet Wambui Kabue es natural de Kenia y actualmente reside en Nairobi.  Con este primer texto en clave biográfica, inicia sus colaboraciones con MISOSOAFRICA, bajo el tópico de la experiencia cotidiana como habitante del cuerno de África.   ¡No te lo pierdas!

Traducción: Gladys Igor

Revisión de Textos: Pablo Fontecilla

 LEER EN INGLÉS (ORIGINAL)

LER EM PORTUGUÊS

El nombre del país es Guinea Ecuatorial

Estándar

Por Emerson Santiago (Tô Nem Ai)

El nombre del país es Ginea Ecuatorial, y es una antigua colonia española  próxima a Santo Tomé y Príncipe, que conquistó su independencia en 1968. Tuvo dos presidentes malvados y extremadamente corruptos hasta ahora, y… no se sabe mucho más.

El regimen semidespótico dificultamayores informaciones sobre la vida en Guinea Ecuatorial.

De su historia, tenemos que en 1488 el territorio recibió la visita de los portugueses, que lo colonizaron en conjunto con Santo Tomé, con quien continúa manteniendo estrecha relación hasta hoy en día. El control del territorio pasó a manos españolas en 1788,  cuando junto a Portugal,  resolvieran dar fin a las disputas en la región de la Plata, y a cambio de la colonia de Sacramento (que después de todo, no quedó anexada a Portugal, ¡pobrecitos!) dieron la actual Guinea Ecuatorial a España.

Esta permaneció hasta el fin como la única colonia española en la África Subsahariana. Allí, a pesar de todas las reglas (y falta de reglas) típicas de los regímenes colonialistas, España parece haber hecho un buen trabajo en su mayoría y un progreso de las condiciones de vida de la población local.

Hay una lengua criolla originaria del portugués en la isla de Annobón (próxima a Santo Tomé y Príncipe) el “Fa d´Ambu” (Habla de Año Bueno), que de cierto modo da una identidad a la isla, diferenciando la del resto del país. Aprovechando esa conexión de Annobón con la historia de Santo Tomé, Portugal y la lusofonía en general, el actual presidente guineano Teodoro Obiang Nguema Mbasogo decidió estrechar lazos con los países de lengua portuguesa, dando estatus oficial al idioma y solicitando la entrada de Guinea como miembro pleno da CPLP.  Esto permitiría atenuar el aislamiento al cual  Guinea quedó relegada, en parte por su condición única de país de lengua española dentro del continente africano.

Como el país es extremamente cerrado, y vive sobre un régimen semidespótico (que este que les habla desprecia profundamente), las noticias son pocas acerca de la reglamentación de la lengua portuguesa en el país. Al parecer, está fue realizada, pues hasta los opositores del régimen confirman tal mudanza. La verdad es que el gobierno que está llevando este país al espacio lusófono no es confiable y no merece respeto alguno por parte de quienes lean este artículo.

A pesar de los pesares, a pesar de no avalar la actitud del gobierno guineano, se vuelve importante decir que la oficialización de la lengua portuguesa en Guinea hace cierta justicia a la historia del país y su cultura. Hay una estrecha cooperación con Santo Tomé y Príncipe, una cooperación un poco menor con Angola, y una comunidad guineana de alguna importancia estudiando o viviendo en Lisboa. Esperemos que este nuevo país de lengua portuguesa (que tambien adopta el francês y el español como lenguas oficiales) se junte a los otros ocho de la CPLP y, a través de sus diferencias, contribuya para una apertura cada vez mayor del idioma portugués.

Emerson Santiago es brasileño, abogado, intérprete y traductor de mandarín (chino) y es un apasionado por las culturas lusófonas. La columna TÔ NEM AÍ es publicada todas las semanas en la Revista O Patifúndio, que gentilmente cedió los derechos de la publicación de este artículo a MISOSOAFRICA.

Traducción:  Carla Vargas   Revisión de Textos: MISOSOAFRICA

UN DÍA EN LA VIDA DE LOS BUSHMEN

Galería