Archivo de la etiqueta: ruanda

Victoire Ingabire y su trunca lucha por la democracia – Ruanda

Estándar

Por Bárbara Igor (Misosoáfrica)

 “Queremos una política que proteja a cada ruandés, para que nadie pierda su vida a causa de sus orígenes, de su religión o de sus opiniones políticas” fueron sus palabras durante su corta campaña a la presidencia de Ruanda.

 

Su nombre es VICTOIRE INGABIRE UMUHOZA, nació en Ruanda hacia 1968, pero permaneció exiliada de su país durante 16 años, encontrando su refugio en los Países Bajos.   Fue allí donde se formó en Derecho Comercial y Contable, y se licenció en Ciencias Económicas y Gestión Empresarial.  Su dominio de diversos idiomas, entre los que cuentan el holandés, inglés, francés y el kinyaruanda (su lengua materna), así como su rigor, la llevaron a ocupar un cargo como Gerente de departamento en una prestigiosa empresa Auditora con sede en Holanda.  Casada y con tres hijos, y pese al exilio, Victoire Ingabire nunca olvidó la tragedia que ha asolado por años a su país, ni mucho menos el hecho de que su Ruanda natal aun estuviera sumida en una terrible dictadura a cargo de Paul Kagame, miembro del Frente Patriótico Ruandés.

Al tanto de esta situación, Victoire decide hacerse parte activa de la oposición al régimen dictatorial, formada por los más diversos grupos de la diáspora tanto en América, como Europa y África.  En el transcurso de los años, parte de la diáspora organizada se configuró en las Fuerzas Democráticas Unificadas (FDU-Inkingi), el principal movimiento opositor, que más tarde ella presidiría.

Con su participación activa desde el exterior, Victoire, en su posición de Presidente de las Fuerzas Democráticas Unificadas y en conjunto con su coalición, decide volver a Ruanda para presentarse como candidata en las elecciones presidenciales de agosto 2010, pese a todos los riesgos que esta decisión conllevaba.  Su objetivo,  “trabajar por la democracia, la justicia y la dignidad de todos los rwandeses” se vió rápidamente suprimido a su llegada a Kagali el día 16 de enero, con la inmediata reacción del gobierno.

 El 21 de abril fue detenida bajo la acusación de formar parte de la agrupación terrorista FDLR, así como de negar el genocidio de 1994.  Se le acusó principalmente de segregacionismo y de financiar la formación de grupos armados para desestabilizar al país.  En esta labor que se le imputa, habría estado trabajando a la par con el considerado “héroe del hotel de Ruanda”, Paul Rusesabagina, quien también niega dichas acusaciones.

Victoire Permaneció en arresto domiciliario hasta el 14 de octubre, día en que fue trasladada a la cárcel.   Sólo en septiembre de 2011 se inició un juicio formal en su contra.  En la actualidad, aun se espera el veredicto luego de la suspensión del proceso, que supone la cadena perpetua para esta líder de la oposición.

Fuentes: Fundación Sur / Justicia, Paz, Creación (WordPress)

Imagen: in2eastafrica

Ahora que Charles Ntakirutinka ha sido liberado, se insta a Ruanda a poner fin a la represión de la disidencia

Estándar

Charles Ntakirutinka, ex ministro de Obras Públicas de Ruanda fue condenado a 10 años de prisión por incitar a la desobediencia civil y por asociación con elementos delictivos, después de un juicio injusto. Charles Ntakirutinka es preso de conciencia para Amnistía Internacional © Particular

La liberación hoy, tras una década de prisión, de un ex ministro del gobierno ha impulsado a Amnistía Internacional a pedir el fin de la persecución continuada de opositores políticos y periodistas en Ruanda.

“Charles Ntakirutinka pasó 10 años de su vida en prisión por formar un partido político”, ha manifestado Erwin van der Borght, director del Programa para África de Amnistía Internacional.

“Diez años después de su encarcelamiento, los opositores políticos y los periodistas siguen pasando años en prisión por decir lo que piensan”.

“El gobierno de Ruanda debe hacer realidad sus promesas de respetar la libertad de expresión y asociación”.

Charles Ntakirutinka, considerado preso de conciencia por Amnistía Internacional, fue detenido en abril de 2002 como parte de la represión previa a las elecciones presidenciales de 2003, las primeras que se celebraban desde el genocidio de 1994.

Tras ocupar el cargo de ministro en el gobierno posterior al genocidio, en 2001 formó un nuevo partido político, el Partido Democrático por la Renovación (PDR-Ubuyanja), junto con el ex presidente Pasteur Bizimungu.

Después de un juicio injusto celebrado en 2004, Charles Ntakirutinka fue declarado culpable de “incitación a la desobediencia civil” y “asociación con elementos delictivos”.

La fiscalía alegó que había organizado reuniones clandestinas, junto con sus colegas de partido, para alterar el orden público, provocar conflicto civil y planear el asesinato de ciertas autoridades gubernamentales.

Las autoridades ruandesas siguen procesando a opositores políticos y a periodistas por criticar al gobierno, y la represión va en aumento en los periodos previos a las elecciones.

Los meses previos a las elecciones presidenciales de agosto de 2010, en las que el presidente Kagame resultó vencedor con el 93 por ciento de los votos, hubo una oleada de represión de la libertad de expresión y asociación.

A los nuevos partidos de oposición se les impidió presentarse a las elecciones. El Frente Democrático Unido (FDU-Inkingi) y el Partido Democrático Verde no pudieron obtener la autorización de seguridad para organizar los mítines necesarios para poder inscribirse.

El único nuevo partido que consiguió inscribirse, el Partido Social Ideal (PS-Imberakuri), sufrió la infiltración de miembros disidentes y decidió no presentarse.

Bernard Ntaganda, presidente de PS-Imberakuri fue condenado a cuatro años de prisión en febrero de 2011. Había sido declarado culpable de “divisionismo” por pronunciar, antes de las elecciones de 2010, discursos públicos en los que criticaba la política gubernamental. También había sido declarado culpable de amenazar la seguridad del Estado y tratar de planear una “manifestación no autorizada”.

Su procesamiento por divisionismo y por amenazar la seguridad del Estado se basaba exclusivamente en discursos en los que criticaba la política gubernamental. Su caso se encuentra actualmente en proceso de apelación.

Victoire Ingabire, dirigente de las Fuerzas Democráticas Unidas (FDU-Inkingi), está siendo actualmente juzgada por cargos de terrorismo, creación de grupo armado, “ideología del genocidio”, “sectarismo” y propagación intencionada de rumores dirigidos a incitar a la opinión pública contra los dirigentes actuales.

El cargo de “ideología del genocidio” que se le imputa se basa, en parte, en la petición pública realizada por esta dirigente política de que se enjuicien los crímenes de guerra cometidos por el Frente Patriótico Ruandés (FPR).

Ref: Amnistía Internacional.

A 17 AÑOS DEL GENOCIDIO EN RUANDA

Galería