Archivo de la etiqueta: malí

La rebelión tuareg se hace fuerte en Tessalit

Estándar

El pasado sábado, los rebeldes tuareg lograron finalmente y tras una semana de intensos combates hacerse con el control de la base militar de Amashash, situada a seis kilómetros de Tessalit. El Ejército de Malí ha confirmado que los 600 soldados que resistían en esta base la han abandonado en lo que califican un “repliegue táctico”. Lo cierto es que la rebelión tuareg está más fuerte que nunca y está provocando un gran éxodo de civiles hacia Burkina Faso, Argelia, Mauritania y Níger que amenaza con convertirse en crisis humanitaria. La rebelión tuareg ha logrado una importante victoria con la toma de la base militar de Amashash (Tessalit), en la que se habían refugiado varios miles de habitantes civiles de la ciudad. Un equipo del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) acaba de llegar este lunes a Tessalit para realizar una evaluación de la situación y poner en marcha las medidas necesarias para ayudar a los civiles heridos o desplazados por los combates.

La última rebelión tuareg estalló el pasado 17 de enero liderada por el Movimiento Nacional de Liberación del Azawad (MNLA) que reivindica la independencia de este enorme y desértico territorio que incluye tres regiones del norte de Malí, Tombuctú, Gao y Kidal. En este momento es difícil precisar, dada la falta de información independiente, el estado de la rebelión. Por un lado, los rebeldes aseguran tomar ciudades que días después son recuperadas por el Ejército maliense, mientras que los soldados del Estado califican de “repliegues tácticos” lo que podrían ser retiradas en toda regla.

En todo caso, lo que sí parece evidente es que esta rebelión ya se ha cobrado la vida de cientos de combatientes en los dos bandos. Los rebeldes han mostrado una gran capacidad para golpear en todo el Azawad, desde el oeste cerca de la frontera con Mauritania hasta el este junto a Níger, y desde el norte fronterizo con Argelia hasta más allá de los límites de este territorio, con escaramuzas en la región de Ségou, al sur de Malí.

Y como en todo conflicto se están produciendo abusos sobre la población civil. Médicos sin Fronteras ha denunciado que el pasado 22 de febrero varios helicópteros del Ejército malí bombardearon un campo de refugiados cerca de Kidal, lo que provocó la muerte de una niña y heridas a nueve mujeres y niños. Amnistía Internacional ya ha pedido a Malí que deje de bombardear a la población civil en el norte del país.

Asimismo, circulan numerosos comentarios acerca de las presencia de mercenarios ucranianos especialmente agresivos que están pilotando estos helicópteros. Igualmente existen denuncias de graves abusos y detenciones indiscriminadas por parte de las milicias progubernamentales.

Frente a estas denuncias, el Gobierno malí insiste en señalar los supuestos vínculos entre los rebeldes y los terroristas de Al Qaeda del Magreb Islámico (AQMI) y señalan a la presunta matanza de decenas de soldados el 24 de enero en Aguelhok, desarmados y ejecutados de un tiro en la nuca. Sin embargo, los rebeldes niegan el vínculo con AQMI y aseguran que tratan bien a sus prisioneros, denunciando que algunas fotos que circulan en Internet sobre esta matanza son, en realidad, fotos de hace cinco años tomadas en Níger.

Mientras la posición oficial malí sigue tachando de “bandidos armados”, “terroristas” y “traficantes de droga” a los rebeldes, también apunta en la dirección de que están dirigidos por mercenarios que lucharon a favor de Gadafi en el reciente conflicto libio. Sin embargo, la realidad parece ser otra. Aunque sí hay ex oficiales gadafistas en la cúpula del MNLA y es evidente que algunas de las armas que poseen proceden de esta guerra, lo cierto es que otros dirigentes del MLNA no estuvieron en Libia y proceden de anteriores rebeliones o incluso del propio Ejército malí, de donde procede también la mayor parte del stock armamentístico rebelde.

La rebelión ha provocado ya dos consecuencias inmediatas. La primera es un incremento del nacionalismo bambara (principal etnia de Malí) y anti tuareg en el resto del país, lo que ha degenerado en abusos contra establecimientos y propiedades de tuaregs en ciudades como Kita y Bamako, la capital. Sin embargo, el problema más acuciante en este momento es la huída de decenas de miles de personas del escenario del conflicto, lo que se está convirtiendo en una crisis humanitaria de consecuencias imprevisibles.

El norte de Malí es una región ya de por sí frágil debido a la sequía, la presencia de terroristas de AQMI, especializados en secuestros de occidentales, y de traficantes de droga. Las agencias internacionales ya habían advertido de que el Sahel iba a sufrir una hambruna esta primavera y un éxodo de su población. Pero este éxodo se ha precipitado en Malí por la rebelión tuareg, que ha provocado la salida de al menos 100.000 personas a países como Mauritania, Níger, Argelia y Burkina Faso y la existencia de unos 70.000 desplazados internos en Malí.


JOSÉ NARANJO

Dakar 13/03/2012

Ref. guinguinbali

Gentileza de nuestro amigo y colaborador Carlos Souza (Brasil/RJ)

Anuncios

L’Orchestre National “A” de la République du Mali

Estándar

Modibo Kaita fue el primer presidente de Mali, gobernando la nación entre los años 1960 y 1968. Inspirado por Sékou Touré de Guinea, su gobierno promulgó una política cultural y radical que vio nacer a las orquestas regionales y nacionales.

L´Orchestre National “A” de la République du Mali fue la primera de estas bandas, y fue formada un día después de que Mali se independizara.  En concordancia con las políticas culturales del nuevo gobierno, la orquesta fue formada por “músicos que han jurado servir a su país contribuyendo con toda su genialidad a proteger y revalorizar la música de Mali”.  La orquesta tenía entre sus filas a algunos de los mejores músicos en su país, sin embargo no todos podían encajar en esta categoría, por lo que en los años venideros se formaron también las orquestas nacionales B y C.

La orquesta nacional “A” fue dirigida por Keletigui Diabaté, un multi-instrumentista que tocó la primera guitarra en la agrupación. La conexión entre las políticas culturales de Guinea y Mali se consagra en el grupo en parte gracias a Keletigui, quien también fue  uno de los miembros formadores de la Guinea’s Orchestré de la Garde Républicaine  (en su primera formación).  El único LP de la Orquesta nacional “A” (imagen de arriba) fue realizado aproximadamente en 1970 por el sello discográfico Barenreiter-Musicaphon.  Este contenía 2 canciones de la tradición narrativa épica de los griots, ‘Tara’ y ‘Duga’, esta última a la par con las mejores versiones registradas en Mali.  Sin embargo, lo mejor del LP es “Janfa”, una canción acerca de la tradición del amante (también interpretada por la Tjiwarra Band, entre otros). Es una excelente pieza, con un solo de guitarra fascinante interpretado por Keletigui Diabaté, y fue sin duda una inspiración para muchos de los músicos de la nación. Es difícil entender como este LP, junto con otro editados por Barenreiter-Musicaphon, nunca fueron re-editados.

Un cassette no estrenado comercialmente de la Orquesta Nacional “B” sobrevive, el personal incluía a Kessemady Diabaté en la voz, Madou “Guitare” Sangaré en la guitarra principal (ex-Kéné Star and Orchestre Régional de Mopti), y Baubacar Diallo en la guitarra rítmica (National Badema & Oumou Sangaré). En la orquesta nacional “C”, de quienes no se dispone de grabaciones, figuraban Daouda “Flani” Sangaré, Diabaté Zani y Madou “Guitare” Sangaré.  Las orquesta A y B se combinaron para formar la Orchestre National Badema, quienes aún siguen tocando, mientras que la orquesta nacional C se convirtió en la Super Djata Band.

Sugerencia Musical y traducción de textos: Pablo Fontecilla (Chile)

REF: RADIO ÁFRICA

Rail Band – Buffet Hotel de la Gare Bamako

Estándar

La legendaria banda que ha sido una institución en Mali desde los tardíos sesentas, Super Rail Band (Super banda del Riel), mezclaba instrumentos tradicionales africanos con Guitarras eléctricas, conducidos por la hipnotizante presencia del cantante y guitarrista Djelimady Tounkara.  La SuperRailBand nació de un subsidio del gobierno de Mali en los años cincuentas que se daba a grupos locales para integrar tradiciones folclóricas indígenas en su música, incluyendo canciones Mandingo Jeli y canciones “de caza”, las cuales la banda mezclaba con ritmos de danza Afrocubano, con guitarras eléctricas y baterías Traps.  Por años la banda ancló una animada escena internacional en el “dance bar”  operado por la Compañía Mali Rail, en la estación de trenes de Bamako, la capital de Mali.

Traducción a cargo de Leonardo Pacheco.

Selección Musical Nicolás Kliwadenko

Música – Malí – Alí Farka Toure

Estándar

por Maximiliano Vega

“Es probable, aunque no tengo datos concretos, que el Blues no sea un canto de lamento, sino más bien un canto de la naturaleza que a veces deriva en lamento. Esa conjetura viene a raíz de leer unas declaraciones del difunto músico malí Ali Farka Toure.  A mediados de los noventa gana un premio Grammy ( el primero de él, el primero de un músico africano, algo que es cierto y triste decirlo), se le compara con un bluesman de norteamerica, el gran John Lee Hooker, pero Ali, hijo no arrancado de África es el primero que expresa de manera tajante que Hooker sabía la forma, pero no el fondo: “Hooker toca canciones cuyas raíces no comprende. Vienen de África, y particularmente de Malí. Vienen de la historia, de la tierra, de la naturaleza, de los animales. No vienen de la cerveza y el whisky.”

Nació en 1939 con el nombre de Ali Ibrahim -ganando el apodo de Farka (burro) como identidad-,  en la ciudad de Kanau, cerca de Tombuctú, en una de las zonas más pobres del planeta.

Siempre privilegió a su comunidad antes que la fama. Su salto al estrellato no le hizo olvidar a su pueblo y prácticamente se radicó en Malí, recibiendo visitas ilustres en su última década de vida como Ry Cooder o Martin Scorcese. Cuando fue escogido Alcalde de Niafunké, dejo la guitarra a un lado : “entre la música y el campo, prefiero la agricultura; primero hay que tener el estómago lleno para luego poder hacer música”.

Murió días después de enterarse que ganaba su segundo Grammy, de un aparente cáncer de huesos. Sin querer y sin proponérselo, la naturaleza, por medio de una tormenta de arena, provocó que la despedida de Ali fuera con una marcha fúnebre por sus tierras hasta su lugar de entierro,  acompañado de su pueblo lleno de lamentos.”

  Maximiliano Vega, natural de Chile, es Periodista.  Aficionado a la música y la literatura, inaugura con este artículo su participación colaborativa en MISOSOAFRICA.