Archivo de la etiqueta: dakar

Lo Fashion se instala en África – El continente que tiene Moda

Estándar

Por Carla Vargas (MISOSOAFRICA)

Sin duda, la globalización nos permite informarnos de mucho, especialmente de la moda, tema importante para muchas mujeres de las cuales no soy la excepción.

No es de extrañar que hace unos años se iniciara un movimiento de diseñadores y eventos de moda africanos, como el “Dakar Fashion Week”, bajo el liderazgo de su figura central, la diseñadora Adama Paris, de origen Senegalés, que destaca mundialmente por sus bikinies y el trabajo del wax: tela tratada con cera.

Es importante que se reconozca a África en otros ámbitos, como la Moda, pues este continente con sus colores y diversidad tiene todo lo esencial para el desarrollo de la industria del vestuario.

Quizás algunos cuestionarán que en este continente se replica la frivolidad y glamour de Europa, mientras que un alto porcentaje de la población se mantiene en condiciones de carestía y miseria, pero creo que lo importante es que estas manifestaciones permiten la masificación de artistas de la moda, dar a conocer diseñadores y expresiones artísticas de africanos para de este modo, dar a conocer más al mundo sobre África. De esto fueron conscientes en Casa África (España), que cumplió con apoyar y divulgar el evento que ya cumplió 10 años siendo el escenario de diseños innovadores, sin perder la esencia africana.

Ahora sólo nos queda disfrutar con estas imágenes y soñar con alguno de estos maravillosos diseños.

¡Que lo disfruten!

Anuncios

Más de 30.000 desplazados por la rebelión tuareg

Estándar

 

El norte de Malí está de nuevo en el ojo del huracán. A mediados del pasado mes de enero, el recién creado Movimiento de Liberación Nacional del Azawad (MLNA) lanzó una amplia ofensiva contra varias ciudades del norte de este país africano y se enfrentó en varias escaramuzas al Ejército malí. Al menos medio centenar de personas han perdido la vida desde entonces y decenas de miles han huido de la zona. El MLNA reclama la creación de un estado tuareg, pero por ahora sólo ha logrado generar una crisis humanitaria en una región del Sahel ya castiLa historia de las rebeliones tuareg en esta zona tiene casi un siglo. Desde que en 1916 estallara una insurrección armada contra el gobierno colonial francés, la llamada rebelión de Kaocen que logró apoderarse de varias ciudades de las montañas del Air (Níger) durante más de tres meses, los tuaregs se han mostrado siempre combativos contra todo poder que venía del exterior. En la década de los sesenta del siglo pasado volvieron a la carga, en esta ocasión contra el poder establecido en Bamako del recién nacido estado de Malí y una ley de reforma de tierras que atentaba contra sus tierras tradicionales. La respuesta del Gobierno maliense fue brutal e incluyó masacres a pueblos enteros. El alto el fuego de 1964 fue muy precario.

Entre 1990 y 1996 se vivió la llamada tercera rebelión tuareg, en la que los miembros de esta etnia reivindicaban la creación de un estado independiente al considerarse excluidos de la toma de decisiones. La rebelión afectó al norte de Malí y Níger y se produjo tras una hambruna y crisis de refugiados. Los enfrentamientos entre los ejércitos de ambos países y los tuaregs volvieron a dejar un reguero de muertos y desplazados. Sin embargo, diez años después volvieron a reproducirse los problemas en la llamada cuarta rebelión tuareg.

El pasado mes de octubre se producía el nacimiento oficial del Movimiento de Liberación Nacional del Azawad (MLNA), un grupo político-militar que reivindica la independencia de esta región que abarca casi todo el norte de Malí, una parte del norte de Níger y el sur de Argelia, donde han vivido tradicionalmente las tribus tuaregs, pero no solo ellas. El MLNA surge de la fusión del Movimiento Nacional del Azawad (MNA) y el Movimiento Tuareg del Norte de Malí (MTNM) y se ha visto reforzado en los últimos meses por la llegada de combatientes tuaregs que participaron en la guerra civil de Libia, la mayoría contratados como mercenarios por el régimen de Gadafi, pero otros bajo la bandera del Consejo Nacional de Transición libio.

Y a mediados de enero, el MLNA ha comenzado su última ofensiva, coincidiendo no solo con la llegada de los combatientes procedentes de Libia sino con la inminencia de las elecciones presidenciales en Malí, previstas para el próximo mes de abril. Los ataques se han producido sobre todo en las ciudades de Menaka, Anderamboukane, N’Tillit, Tessit y Aguelhok. La cifra de muertos varía según las fuentes, se habla de medio centenar, ochenta o incluso de cien, entre los que habría soldados malienses, muchos civiles e incluso algunos ejecutados de manera sumaria, sobre todo en Aguelhok.

HUIDA DE CIVILES

Los ataques prosiguen con mayor o menor intensidad y están provocando una auténtica huida de civiles del lugar. Se calcula que unos 15.000 malienses han cruzado ya la frontera en dirección a Níger y que al menos otros tantos podrían haberse trasladado a otras ciudades próximas, como Gao o Kidal, donde intentan encontrar refugio de los ataques en casa de sus familiares. En total unas 30.000 personas, de las que, según el Comité Internacional de la Cruz Roja, unos 26.000 proceden de Menaka y otros 4.000 de Aguelhok, donde se han producido los ataques más cruentos.

Los problemas a los que se enfrentan estos desplazados están directamente relacionados con la comida y el agua para abastecerles. De hecho, la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) ya ha iniciado conversaciones con los gobiernos de Níger, Mauritania y Burkina Faso, países todos limítrofes con Malí, para habilitar campos de refugiados donde ordenar un vasto plan de ayuda humanitaria.

La situación es complicada y se viene a sumar a los dos males endémicos que sufre la región del Sahel. Por un lado, el deterioro de las condiciones de vida a consecuencia del brusco parón vivido por una de las industrias más rentables, el turismo, a causa de los secuestros y la actividad terrorista en la zona de Al Qaeda del Magreb Islámico (AQMI) y, por otro, la amenaza de una hambruna que podría tocar a cientos de miles de personas y de la que las agencias humanitarias internacionales ya han advertido de que estamos a las puertas.

Más allá de la consideración de si las reivindicaciones de los tuaregs que luchan con el MLNA son justas o no, una gran parte de la población tuareg y los árabes, songhais, peuls y de otras etnias que conviven en esta parte del mundo están sufriendo las consecuencias de una rebelión que está poniendo en serios aprietos su propia supervivencia y que está condenando a esta región del mundo a una inestabilidad que será difícil superar. Como dice un proverbio africano, cuando los elefantes pelean es la hierba la que sufre. Y en el Azawad, aunque no haya mucha hierba, sí que hay mucha gente sufriendo.

NARANJO

Dakar 21/02/2012

REF: Canariassocial

———————————————————————————————————————————————————————

Gentileza de nuestro amigo y colaborador Carlos Souza (Brasil/RJ)

Batalla campal en las calles de Dakar

Estándar

Dakar17/02/2012


Este viernes por la tarde se han vivido graves enfrentamientos entre manifestantes y policías en las calles del centro de Dakar cuando  grupos de jóvenes intentaron alcanzar la plaza de la Independencia para expresar su rechazo a la candidatura del presidente  Abdoulaye Wade a las elecciones del próximo 26 de febrero. Hay un número indeterminado de heridos leves por contusiones en la  refriega, entre ellos algún policía apedreado. La mezquita Zawiya de la cofradía Tidjiania ha recibido el impacto de granadas de gases  lacrimógenos y la indignación popular se ha disparado.

Rotonda del mercado de Sandaga, en pleno centro de Dakar a unos cientos de metros de la plaza de la Independencia. Una pick-up de  la unidad BIP de la Policía senegalesa con media docena de agentes hace guardia. Durante toda la tarde se han vivido enfrentamientos  en las calles aledañas. De repente, les cae una lluvia de piedras de gran tamaño. Los policías se ven obligados a saltar del coche y  protegerse; uno de ellos, recibe un impacto. Y comienzan a lanzar gases lacrimógenos a todas partes.

Esta escena y otras parecidas se vivieron ayer en el barrio de Plateau de la capital senegalesa, una ciudad en la que aumenta cada día la  indignación por la proximidad de unas elecciones presidenciales entre cuyos candidatos se encuentra el actual jefe de Estado,  Abdoulaye Wade, pese a que ha superado el límite de dos mandatos establecido por la Constitución. E indignación porque la policía se  está empleando sin contemplaciones y cada vez con más dureza contra los manifestantes.

Tras la jornada de ayer jueves en la que la policía impidió por la fuerza que un grupo de manifestantes de Y’en a marre tomara la plaza  del Obelisco, deteniendo a dos de sus principales líderes, Kilifeu y Simon, y a una decena de miembros de este movimiento, todo  parecía apuntar a que este viernes se volvería a liar en Dakar. Y así fue. En los últimos días, los jóvenes parecen haber perdido el miedo  a las pelotas de goma y los gases y se han enfrentado con la policía que custodiaba la plaza de la Independencia para evitar  cualquier tipo de protesta en ella.

Las calles de Plateau se convirtieron en el escenario de una especie de juego del gato y los ratones entre policías y manifestantes, pero  los momentos de mayor violencia se vivieron frente al mercado de Sandaga, donde la policía tuvo que emplearse a fondo para  dispersar a los jóvenes que les lanzaban piedras, y en la mezquita Zawiya, de la cofradía Tidjiania, que sufrió daños en sus ventanas a  consecuencia del lanzamiento de gases lacrimógenos por parte de la policía, además de que los fieles sufrieron las consecuencias de estos gases.

Por otra parte, al menos dos periodistas sufrieron heridas de diversa consideración durante el desempeño de su trabajo. Por la tarde noche, la tensión y los enfrentamientos continuaban en algunos puntos de la ciudad. Toda esta situación se vive a una semana de la  primera vuelta de unas elecciones presidenciales de máximo riesgo para la estabilidad del país.

JOSÉ NARANJO (TW: naranjo_p)
REF: guinguinbali

Gentileza de nuestro amigo y colaborador Carlos Souza (Brasil/RJ)

Youssou N’Dour – Música – Senegal

Estándar

Por Bárbara Igor (MISOSOAFRICA)

Estas últimas semanas, Youssou N’Dour ha hecho noticia con su decisión de postularse a la presidencia de su país, Senegal.

Este país ubicado en África Occidental, actualmente enfrenta momentos críticos debido a las elecciones presidenciales que se  desarrollarán este año, en donde la  reelección de su mandatario  Abdoulaye Wad, ya por un tercer período, resulta inminente.

A la fecha, 13 son los postulantes que consiguieron inscribir sus candidaturas, siendo desafortunadamente la de Youssou N’Dour rechazada por no haberse podido identificar 4.000 de las 12.000  firmas de apoyo que recibió para legalizar su campaña.

Abdoulaye Wad, con dos períodos presidenciales a su haber, intentará un tercero, pasando por alto la ley votada en 2001, la que se estipula que un mandatario no puede exceder un límite de dos períodos consecutivos. Argumentando que esta ley sólo se promulgó durante su segundo período, Abdoulaye Wad se presentará nuevamente como candidato, pese a las críticas que le envuelven por su incapacidad en estos casi 12 años en el poder, de llevar a Senegal por el camino de la superación de la pobreza y la desigualdad social.

Youssou N’Dour, como sabemos, es un activista que ha luchado incansablemente por el desarrollo social y cultural de su país.  En homenaje a su labor, los invitamos a oír una vez más este clásico tema, en el que tampoco deja de lado los problemas de su África Natal.

¡Que lo disfruten!

Sugerencia Musical:  Daniel Bloch

Los estudiantes de la Universidad se suman al combate en Dakar

Estándar

JOSÉ NARANJO (Dakar)

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Los estudiantes de la Universidad Cheikh Anta Diop de Dakar se unieron este miércoles a las protestas contra la candidatura del presidente Abdoulaye Wade en Senegal y protagonizaron una jornada de graves enfrentamientos con la Policía. El epicentro de los enfrentamientos fue la Avenida Cheikh Anta Diop, donde quemaron un microbús. La policía usó gases lacrimógenos para dispersarlos y los estudiantes les lanzaron una lluvia de piedras. Parece que Senegal, y más en concreto Dakar, no va a tener ni un día de tregua de aquí hasta las elecciones. Al menos eso es lo que ocurrió este miércoles 1 de febrero cuando miles de estudiantes decidieron sumarse a las protestas contra la candidatura de Wade con el objetivo de “vengar” la muerte de Mamadou Diop, un joven de 30 años que la noche anterior fue arrollado por un camión de la Policía cuando yacía en el suelo durante la carga policial contra la manifestación anti Wade de la plaza del Obelisco.  Ya desde por la mañana, un numeroso grupo de estudiantes intentó entrar por la fuerza en el hospital donde se encontraba el cadáver del joven Diop, pero la Policía logró contener este primer movimiento. Posteriormente, los estudiantes se fueron reagrupando en la Avenida Cheikh Anta Diop, donde se encuentra la universidad del mismo nombre, y un grupo pegó fuego a un microbús.  Fue entonces, a primera hora de la tarde, cuando intervino la Policía para dispersar a los chicos que para entonces ya eran varios cientos. Y ahí comenzó el lanzamiento de piedras por parte de los estudiantes y de gases lacrimógenos por parte de la Policía. Muchos jóvenes se refugiaron en las residencias universitarias y las facultades de la zona. Los estudiantes han protagonizado varias protestas en las últimas semanas toda vez que la huelga de profesores, a quienes el Gobierno hace meses que no les paga su salario, está a punto de hacer, si no lo ha hecho ya, que todos ellos pierdan un año de carrera. En la enseñanza secundaria la situación es similar. Este caldo de cultivo, unido a la indignación por la muerte de Diop, “has cruzado una línea que no debías cruzar”, le dijeron por la mañana mediante un comunicado, hace que la situación en la Universidad sea explosiva y ha hecho que los estudiantes se sumen de manera clara a las protestas contra Wade.

REF: guinguinbali.

Gentileza de nuestro amigo y colaborador Carlos Souza (Brasil/RJ)