Archivo de la etiqueta: custódio fernando

En Angola, la necesidad tiene cara de hereje.

Estándar

Por Bárbara Igor

Hemos recibido de primera fuente, lo que, de habernos llegado por segunda vía, nos habría resultado simplemente la más espantosa manifestación del morbo. Durante días me he cuestionado la necesidad de exhibirlas, y en vista de que las redes sociales ya han cumplido con la ingrata labor, explicaré un poco sobre el contexto en que estas imágenes se enmarcan.

(Accese el vídeo bajo su propia resposabilidad, sólo para mayores de edad)

Dos mujeres, según se especula, zungueiras, que es el apelativo que reciben las vendedoras ambulantes en la ciudad de Luanda y otras regiones de Angola, son sorprendidas hurtando una botella de espumante, lo que deriva en su detención y una posterior golpiza sistemática que poco tiene que ver con la justicia, más aun si se tiene en cuenta la probabilidad de que el robo haya tenido como única justificativa la necesidad.

olhares.sapo.ptTiempo atrás, con el artículo “Mi amiga Martucha Gerónimo” del angoleño Custódio Fernando, supimos que el comercio informal, está mayoritariamente conformado por mujeres, las que, dejando de lado su vergüenza, salen a las calles en busca del dinero y de la comida que, sus maridos, en su mayoría ex militares desempleados, no pueden proveer.

Impacta, además de los golpes y la denigración a la que estas mujeres son sometidas, el estoicismo con que enfrentan todo el castigo que sus verdugos les hacen padecer.

Si bien no quedan dudas de que la dignidad puede subjetivarse en relación a su contexto, en un contexto como el descrito por Custódio Fernando, y precipitándonos en nuestro juicio, nos encontraríamos frente a una sociedad cuyos hombres no tendrían el más mínimo respeto por sus mujeres, lo que a primera vista también, tendría como resultante mujeres cada vez más fuertes y capaces de tolerar y hacer parte de su designio, las peores brutalidades.

 Y cabe preguntarse, si realmente en algún momento, estos hombres, guardianes del mercado, en sus dos sentidos, realmente pensaron en aleccionar a estas mujeres.  La manera sexualizada con que se les golpea y hasta un beso totalmente fuera de contexto, nos hace dudar de los verdaderos propósitos de este castigo, y más bien especular acerca de si solamente se trata de demostrar las posibilidades del poder masculino.  La sistematización de la violencia a partir de quien ejerce el poder, aunque sólo sea en una situación determinada, vuelve casi imposible no pensar en una sociedad que, posterior a la guerra que padeció, continúa ejerciendo dudosos métodos de disciplina y convivencia.

Con el correr de los días, nuevas informaciones hacen que nuestra visión precipitada de los hechos, cambie. La golpiza, según informaciones posteriores, habría tenido lugar en un mercado local de nombre “Prelex”, en el mes de diciembre de 2012 y habría contado con la participación del dueño del establecimiento.

Según informaran los propios vecinos, lo sucedido no se trataría de un hecho aislado, sino que más bien de una situación de la que ya se tenían algunos antecedentes.  Sin embargo, y según las entrevistas exhibidas por la televisora local, el hecho es totalmente repudiado por la ciudadanía, la que mayoritariamente considera que la justicia debe quedar en manos de los aparatos gubernamentales y no ser ejercida directamente por los afectados, sea cual sea el evento.

El MPLA, partido en el poder por más de 32 años, y en vista de que las imágenes han dado la vuelta al mundo gracias al periódico de oposición Folha 8sirviéndose de plataformas como Youtube y Facebook-, ha manifestado públicamente su repudio ante el hecho y tomando las providencias necesarias para la detención de algunos de los implicados.  En la actualidad, habrían sido detenidas al menos once personas relacionadas con la golpiza.   Es de esperarse que en un futuro próximo, no sea sólo por la publicación de este tipo de videos que la justicia se pronuncie.

El gobierno angoleño deberá tomar las medidas pertinentes para que este tipo de hechos, en un país donde las carencias son pan de cada día,  no vuelvan a ocurrir.

Imagen: olhares.sapo.pt

Menú linguístico angoleño

Estándar

Por Custódio Fernando (Angola)

Debo confesar: de todos los asuntos de los que me propuse escribir, este es el que más trabajo me dió, dada las variadas opciones del menú lingüístico angoleño.  Este término, cardapio*lingüístico,  que la primera vez que lo lei fue en el e-mail que recibí de un amigo, es el que voy a utilizar para justificar la existencia de varios idiomas que se hablan en Angola, además de la lengua portuguesa, que es la lengua oficial.

En efecto, sería mas fácil describir el asunto si sólo se tratase de un idioma, así como es más fácil escoger qué comer cuando no existen otros sabores en el menú, lo que ciertamente no sucede en este texto, pues, además de correr el riego de ser mal interpretado por algunos compatriotas con ideales regionalistas, corro también el riesgo de recibir varios tirones de orejas de estudiosos de los fenómenos etnolinguísticos de Angola.  Desde ya, debo adelantar que lo que me motiva a estar en este momento delante del computador es tan sólo compartir con otros amigos y hermanos luusófonos los míseros conocimientos que tengo, resultado de la poca información existente sobre este asunto que se consustancia en disertar  sobre los dialectos de mi y nuestra Angola.

Aprendí en historia que de la mayor parte de las lenguas que se hablan en Angola (entiéndanse idiomas o dialectos), siete de ellas promovidas al estatuto de lenguas nacionales en función tal vez de la cantidad de hablantes (Kimbundo, Umbundo, Kikongo, Kwanhama, Fiote, Kokwe e Ynhaneka Umbi), tienen como origen la lengua de los pueblos Bantú, nómades que durante varios años “zumbaran” por este inmenso territorio donde comparten, pacíficamente o no, con los Koisans y los Bosquimanos, también conocidos como Camussequeles.  Las lenguas nacionales se juntan a otras llamadas regionales, donde, para evitar que sean muchos mis errores, cabe apenas resaltar dos que efectivamente son habladas en mi tierra natal, Malanje, y también en el Kwanza Sur, Kwanza Norte y una por las Luandas que son el Mbangala y el Songo.

Recuerdo que a los doce años y porque la vida en Luanda en época de guerra era lo más cara posible, mis padres me enviaron a Namibe donde además de aprender a hablar inglés, encontré el incentivo de aprender una lengua nacional.  Por increible que parezca, el incentivo partió de una empleada que tuvimos, que cuando descubrió que era posible oir su idioma en la Televisión, me preguntó si yo sabia hablar tal idioma.   Claramente ella notó que yo no sabía hablar, finalmente vió que me levanté del sofá cuando el programa comenzó (para mi eran los treinta minutos más tediosos de la televisión) pero aun así esperó mi respuesta que era nada más y nada menos que NO, a lo que luego agregó: “entonces el mano no puede ser comisario.  ¿Cómo le va a hablar al pueblo?”.

Me chocó saber que el pueblo, aquel que tiene el poder de escoger a sus gobernantes, estima a los que pueden oir y resolver sus problemas usando el lenguaje que entendían, y que yo, aunque tuviese a penas poco más que una década de vida en aquel año, no estaba apto para ser líder de este pueblo del que formo parte.  Y como dice un proberbio en mi lengua materna, el Kimbundo: “Kala Wenda”(#)!  Sólo andando aprendí la lección de que necesitaba comenzar la búsqueda de los ingredientes para degustar uno de los platos del menú lingüístico angoleño.

Y ahora que creo que este texto no va a la carpeta de los borradores, permítanme hablar del miedo que siento cuando imagino que la cantidad de hablantes de las lenguas nacionales está disminuyendo.  Hoy nos admiramos más cuando vemos un niño de siete u ocho años hablando inglés que cuando oímos a un niño de cinco años hablando Umbundo por ejemplo.  La idea que se tiene es que el niño que habla inglés es “inteligente” porque ya habla una lengua extranjera, mientras el niño que habla Umbundo es “atrasado” porque habla la lengua del mato*.  El fenómeno se debe al bombardeo de otras culturas que comenzó con la llegada del navegante Diogo Cão en 1482, a la desembocadura del río Zaire, territorio en esa época perteneciente al Reino del Congo, cuya capital se encontraba exactamente en la provincia que hoy es conocida como Zaire.

Esta mañana oí de un sociólogo entrevistado en un programa de TV que las primeras relaciones entre los portugueses y angoleños eran pacíficas, pero que con el correr del tiempo el cuadro cambió, con el principio de la colonización.  A partir de ahí los angoleños eran obligados a dejar sus costumbres y a pasar a adoptar hábitos occidentales en caso de que quisiesen ser considerados civilizados.  Una vez más me arriesgo a ser reprendido y/o mal interpretado al decir que uno de los más conocidos ejemplos es el Bautismo de uno de los personajes más conocidos de la lucha contra el dominio portugués, la Reina Njinga Mbandi, que pasó a ser llamada D. Ana de Souza(*).

Después de más de quinientos años todavía se siente este impedimento si consideramos que los niños que hoy nacen en las ciudades no son incentivados a aprender a comunicarse en los idiomas maternos, por ser considerados lengua de los analfabetos.

Custódio Fernando, es angoleño, natural de Malanje. Es periodista, locutor de radio y escritor. Actualmente vive en São Paulo-Brasil, donde estudia audiovisual y es co-productor y animador del programa Zwela! África como nunca ouviu!

——————————————————————————————————————————————————-

(#) “Kala Wenda”! Según los más viejos, detentores de la sabiduría, sólo descubrimos las cosas si salimos en su búsqueda.  Kala Wenda literalmente significa: anda para ver, anda y sabrás.

(*) Todavía son controversiales las razones del bautismo de la reina Njinga Mbandi (soberana del reino del Ndongo y de la Matamba).  Muchos creen que se trató de una estrategia usada por ella con la intención de establecer relaciones diplomáticas con los portugueses para poner fin al yugo colonial mediante el diálogo, mientras otros (inclusive su hermano el Rey Ngola Kiluanji) lo consideran una traición al reino.

Cardápio lingüístico*  Original en Português.  Cardápio: menú, lista de platos.

Publicado en Portugués por la Revista O Patifundio! quien nos cedió gentilmente, junto a Custódio Fernando, los permisos para su traducción y publicación en español.

Traducción: Bárbara Igor (MISOSOAFRICA)

No disuelvan el Kuduro

Estándar

Por Custódio Fernando (Angola)

Después de leer este artículo, las personas podrán cuestionar quien soy y donde estuve.  Todo va a depender del punto de vista.  Si su ángulo de visión está dirigido hacia los famosos y las estrellas, ¡olvídalo! ¡Tú nunca vas a saber quien soy! Entre tanto si así como yo, es de aquellos que aun a lo lejos acompañan las actividades que nuestros ídolos andan por ahí haciendo, entonces tu sabes quién soy yo.  ¡Soy el pueblo! Soy tu, sólo que en otro cuerpo y con otra mente.  Pero como no podemos ser la misma persona dividida en dos cuerpos, entonces…. Digamos que somos dos personas en dos cuerpos, dos personas preocupadas con el estado de salud de nuestra sociedad.

Esta sociedad se forma con personas de los más variados estrados, con los más diversos gustos,  y las más raras manías.  Y fue en esta sociedad a la que pertenecemos, que un día surgió un estilo musical que más tarde vino a ser llamado Kuduro.  Quien creo, quien desarrolló, quien animaba o quien danzaba mejor, ¡eso no nos interesa discutirlo ahora! Interesa decir que hoy el Kuduro se tornó una auténtica fuente de recetas que va proporcionando bien estar a los que consiguen ejecutarlo en el más alto escalón, y algún desahogo a los que en la base van grabando esta o aquella música que cae en el gusto del pueblo y así consigue surgir, aunque de modo descartable.  Pero no siempre fue un mar de rosas, y eso es lo que me preocupa.  Ya fue duro hacer Kuduro.  Y nadie, además de los “animadores” (si, escribí ANIMADORES-sólo hoy es que nosotros los conocemos como Kuduristas) se atrevían a defender el estilo.  Todos escapaban!  Lanzaban piedras contra los artistas, agitaban para que las radios no los tocaran porque eran considerados bandidos y vagabundos.  Pero el Kuduro prosperó.  Ya fue mbrututo, ya fue azúcar, ya fue gato preto, ya metió dibengo, se volvió mamakudi, mamadi, y sus “creadores”  sobrevivieron agresiones después de los shows hasta que hoy ya todo está bien.

Hoy tenemos personas diciendo que se identifican con el Kuduro.  Si, ustedes aman el Kuduro y nosotros también.  Pero no vengan a usar el Kuduro como hándicap para la internacionalización de sus carreras. Queremos internacionalizar el verdadero, el original, el Kuduro Kazenga, del Rangel, del Sambila, de los Combatientes, de la Viana, el Kuduro que se sienta en la “bauca” y se reparte por los “candongueiros” por hasta llegar a las 18 provincias, ya que lo que nace allá, no tiene kumbu para llegar a la Nguimbe, la capital de esta, ¡nuestra Angola!  Porque el kuduro es de Angola y debe ser reconocido como tal.

Por eso, un recado para ti, que no te conozco, sin embargo ni tu a mi me conoces.  Si quisiéramos mostrar el Kuduro en la diáspora, traiga Los Lambas, traiga Nacobeta, traiga el Xru Bantu, traiga Puto Prata o al maestro Yara, Fofandó o Noite e Dia, traiga a quien tu creas que es kudurista, pero no venga a cantar semba dando “toques de Kuduro” y presentar ante los “pulas” como Kuduro.  ¡Eso no por favor!  ¡El Kuduro es otra cosa! El Kuduro es nuestra historia, es la contemporaneidad del angoleño cuyas letras o mensajes sólo sirven, reparten lo que vivimos hoy en los barrios de Luanda con una luz que oscila, y en el oscuro de la periferia de Angola donde la luz ni llega.  Por eso cantamos, por eso hacemos “el” Kuduro para seguir adelante y continuar felices.  Viva el Kuduro.

Bauca: en los “colectivos” o “van” de Luanda, el sector del motor (caliente y movedizo) donde generalmente va sentado quien no tiene dinero o más espacio para viajar.

Candongueiros: es el nombre dado a los taxistas informales.  Viene de la palabra Kimbundu Kandonga, que significa “negociante o explotador”

Pulas: En Angola, blancos extranjeros.

Custódio Fernando, es angoleño, natural de Malanje. Es periodista, locutor de radio y escritor.  Actualmente vive en São Paulo-Brasil, donde estudia audiovisual y es co-productor y animador del programa Zwela! África como nunca ouviu!

—————————————————————————————————————————————————–

IMAGEN GRACIAS A LA GENTILEZA DE LA GRAN PARADOJA

TRADUCCIÓN: BÁRBARA IGOR (MISOSOAFRICA)

Mi amiga Martucha Gerónimo*

Estándar

Por Custódio Fernando.

Una historia basada en el día a día de varias mujeres que venden en las calles de las distintas ciudades de Angola.

Ella es conocida por todos los angoleños, no sólo por la peculiaridad de la profesión que ejerce, si no que también por la capacidad emocional con que cumple la noble misión, aunque esta no esté en los ranking de los más apreciados oficios.

No fue a la escuela y por lo tanto no consigue ni deletrear su nombre. De hecho, la única cosa que sé es que se llama Martucha, hija del señor Gerónimo y de la Mana Josefa, ahí la razón de que la llamen Martucha Gerónimo*. Dice que tenía documentos pero fueron quemados durante la guerra; nunca fue a la escuela porque tenía que cuidar de la casa mientras los papás iban a labrar y sus hermanos a la escuela. ¿Valió la pena? No, dice ella. Los hermanos que probablemente la ayudarían por haber ido a la escuela están todos muertos, víctimas de un accidente causado en las minas.

Martucha aparenta tener menos de treinta años (ni ella sabe su edad- dice que nació en la época de cosecha de maíz) pero no falta mucho para tener un número de hijos equivalente a un equipo de balón-mano, el séptimo está ya ahí en camino, en los últimos meses de gestación. Una vez me confidenció que fue para la casa del marido antes de antes de alcanzar la juventud.  Unirse a un militar fue la única salvación cuando la guerra se casa con el hambre, la miseria, la desnutrición y claro, el odio. Ella dice que siente odio de los que hicieron la guerra, hasta de su mismo marido. “Yo sé que él también mató familia de otras personas”, dice.

Su trabajo la hace despertar más temprano que la propia mañana. Antes del primer canto del gallo ya tiene todo preparado. El uniforme roto del marido, lavado, la ropa gastada de los hijos y claro su instrumento de trabajo. Rasga la madrugada en el oscuro barrio sin luz eléctrica, cuando ni la misma sombra osa en seguirle. Minutos después está en el asfalto donde se encuentra con sus compañeras y competencia, formando juntas  un ejército femenino rumbo al almacén de donde sólo salen al rayar el sol. ¿Parece poco? Pues sepa que la lucha sólo ahora comienza. Junta la mercadería (de todo un poco, dependiendo del día y la búsqueda, material escolar o alimentación, ropa o cosméticos, en fin de todo que de para revender) esta es su profesión.

Salida del almacén, la calle es su local de trabajo. Grita lo más alto que puede el producto que lleva, sus cuerdas vocales parecen no importar aunque sí su creatividad es más solicitada: “Y es …pescado…!”…, “Muchacha, mira la corvina?” “cincuenta la Tanga (1) … refinada ¿quién lo viera?… Joven, ¿no va a comprar hilo dental para llevar a su mujer?

El sol se torna más intenso y su cuerpo se deshidrata. Comprar un refresco es arriesgarse a no cenar. “Más o menos” es la palabra del día cuando no siempre el negocio funciona. Hoy quien corrió fue ella cuando apreció un carro de donde descendieron personas uniformadas que patearon sin piedad los baldes (3). En fracción de segundos todo explota. ¡Sí todo! Incluyendo el deseo de dar una comida diferente. Del negocio nada sobra. Sólo el dinero de las dos únicas ventas que guardó entre el sujetador de sus senos caídos protegidos por el sujetador. Del resto de todas sus cosas fueron recogidas por la policía. ¡Sí! Veo su rostro. Su rostro amargo y sus problemas que se derraman con el sudor.

De vuelta a casa, sus lágrimas no caen porque sólo se secan de tanto sufrimiento, todo se vuelve rutina, los gritos de hambre de los hijos, el golpe que recibe del marido, y todo esto después de la corrida que se lleva de la policía. Esta es mi amiga Martucha Gerónimo, es Zungueira (4) de profesión.

(1 a 2) – Tanga e Fio dental – Ropa interior donde normalmente uma o dos piezas transparentes protegen de la visibilidad la parte frontal y/o trasera de la mujer.

(3) Entiéndase Banheira por un recipiente redondo, poco profundo la mayoría de las veces de plástico, usado para transportar o conservar agua u otras materias.

(4) Zungueira (o): Del verbo en Kimbundú Ku Zunga, traducido literalmente por andar sin rumbo cierto, hoy utilizado para designar a los vendedores ambulantes en Angola.

* Nombre ficticio, Historia basada en el día a día de muchas mujeres que venden en las calles de varias ciudades de Angola.

Custódio Fernando, es angoleño, natural de Malanje. Es periodista, locutor de radio y escritor.

Traducción: Carla Vargas Villarroel

Revisión de Textos: Bárbara Igor

Texto gentilmente cedido por la revista O Patifundio! observatório multicultural da lusofonia.

MISOSOAFRICA EN ZWELA!, “África como você nunca ouviu”

Estándar
Amigos, para todos los que gustan de descubrir nuevos sonidos, aquí les va la segunda edición del año del programa Zwela! “África como tu nunca la oíste”.  Además de que podrás escuchar la participación de MISOSOAFRICA, en este programa transmitido a todo el mundo por el mayor portal de entretenimiento de Angola, Platina Line.
Zwela! es un programa independiente original de los locutores Custódio Fernando (Angola) y Claudia Leite (Brasil) y es transmitido desde São Paulo.

“En la segunda edición de enero de 2012 tuvimos la participación de  Chile con la autora del blog MisosoÁfrica y  también de Cabo Verde con el Dj Isaac Power de la radio Crioula FM.”

Zwela! Africa saluda a MISOSOAFRICA

Estándar

Zwela! África es una producción original del angoleño Custódio Fernando.   En esta ocasión y pese a que no es posible hacer ningún tipo de traducción de este programa, lo publicaremos en íntegro para todos aquellos que se atrevan a descubrir los sonidos africanos.

Y bueno, tal como el título nos convoca, luego de los 10 primeros minutos de programa, se puede escuchar el saludo fraterno que nuestros amigos de Zwela  hacen a MISOSOAFRICA, en reconocimiento a nuestra labor en la difusión de la cultura africana.

Esta segunda edición de Zwela! África es  transmitido cada tarde de sábado por la radio angoleña Platina Line (www.platinaline.com), el mayor portal de entretención de Angola, bajo la conducción de Renata Leite y Custódio Fernando, desde São Paulo, Brasil.

Conociendo el Kuduro, la danza que Michael Jackson inspiró.

Estándar

POR MISOSOAFRICA

VAGABANDA: DO MANGANZA

Nos preguntamos si tenemos alguna capacidad motriz para esta danza  ¿¿no??

Sugerencia Musical: Custódio Fernando (Angola)

CABO SNOOP

Pero, ¿Y el Kuduro?

Estándar

Por Custódio Fernando

Al final, independiente de la provincia en que se creó o de donde ganó más notoriedad, seguidores y promotores, hoy es el estilo musical que hace que muchos quieran conocer Angola.

Sería regionalismo exagerado pedir que el Kuduro fuese considerado propriedad inmaterial de Malanje.  Entre los malanjinos apenas queda el reconocimento por el hecho de que el “creador” del estilo musical sea de allá, aunque el mismo haya asumido en entrevista con la TPA (televisión pública de Angola), que nació en Moxico y que solamente fue criado en las tierras de la palanca negra gigante.  Y eso nadie podría dudarlo: Tony Amado creció en Malanje y fue justo en la calle 15 de Agosto que todos lo vimos competir en torneos de MotoCross al volante de una Simpson manteniendo siempre la tradicional última posición y donde ganó el apodo de Tony Cabeza.  Todo  malanjino sabe de esta historia.  Y fue también en Malanje que lo vimos desarrollar sus técnicas de danza inicialmente imitando al glorioso Michael Jackson, asi como varios otros jóvenes y adolescentes de la época como es el caso de Kajihadi y Tony (éste último, murió por accidente de mina en los alrededores del aeropuerto de Malanje;  pero esta es otra historia y no tiene nada que ver con el Kuduro).

Lo que pocos se detienen a pensar es que tal vez el kuduro haya nacido con la simple intención de adaptar la música que venía de afuera (tecno o música electrónica) a un lenguaje  más angoleño. Lo que quiero decir amigos, es que Tony Amado cuando hace el primer Kuduro, no lo hace ya pensando en el impacto que tiene hoy.  Sin embargo, si bien me recuerdo, nació apenas como danza. Quien escuche hoy el hit “I like move, move”, parte de la banda sonora de la película animada Madagascar recordará que en los pasados años  noventa, cantábamos acompañados por el instrumental de la música adaptando una letra que decía “comi papa de fuba de milho”.  Una vez más recuerdo, habrá nacido así el Kuduro.

De ahí las cosas fueron siguiendo el curso de lo que se pretendía en aquel tiempo en que la situación del país estaba caótica y que todo lo que necesitábamos era cantar para olvidar el dolor, cantar para ignorar que minutos antes sólo se oían los silbidos de los morteros BM21 y las estridentes ráfagas de las PKM.  Así nació el Kuduro como danza, así como nació el mbrututo, gato preto, azúcar de entre otros estilos de danza “inventados” por jóvenes creadores como Angelo Boss, Caló Pascoal, Rei Weba y claro el Tony Amado que con ayuda de Sebém consiguieron hacer que el Kuduro sobreviviese a la guerra y dejase atrás los otros estilos de baile.  Así eran las cosas ya a finales  de los noventa, donde Sibém surge con el hit “la felicidad – todos nosotros queremos” sólo para citar uno.   Pero esta es la historia del Kuduro contada por quien oía  independiente de los autores.  Si, quien oía, oía de todo, de Tony Amado a Sibém, pasando por Queima Bilhas, Se Mal, Fofandó y Puto Prata, Noite e Dia y Mestre Yara. Oíamos todo y veíamos bailarines como Gato Vaiola bailando lo que era en aquel tiempo Spider (era así como conocíamos el Kuduro donde lo que hoy es letra o “rimas” era conocido como “nóias”).  Y en materia de nóias ciertamente nadie vencía al Sibém.   Imagino que hasta hoy nadie consigue (?).

De allá para acá muchos autores de músicas que quedaron en la boca del pueblo, pasaron por este camino tan duro respecto al kuduro.  Muchos pasaron y aunque no hayan ganado proyección nacional, tuvieron éxito entre los suyos.  Y yo conocí muchos de ellos. Los vi gastar dinero para grabar música que hasta hoy no se ha tocado en radios ni fueron en un show. Pero ellos grabaron y se asumen kuduristas.  Pregunten nombres de algunos a los Djs que ganaron y continúan ganándose la vida grabando instrumentales para kuduro.  En Malanje conocí varios, voy a citar al Dj Pita Bué, Dj Inglês, y el bien considerado DJ Surround.

Uno de los más aclamados debates entre Tony Amado y Sibem en el programa Tchilar del Canal 2 de la TPA.

Y es por esto que cuando la discusión es sobre quien es el rey del Kuduro, es para donde va el estilo musical que hoy crea envidia en muchos lugares, Tony Amado infla el pecho y dice que a través de su creación, generó empleo para muchos jóvenes.  ¿Alguien va a dudarlo? Luego, ya que sería regionalismo de más pedir que el Kuduro fuese considerado patrimonio inmaterial de Malanje, pido que sea considerado de Angola.  Al final, independiente de la provincia en que se creó o de donde ganó más notoriedad, seguidores y promotores, hoy es el estilo musical que hace que muchos quieran conocer Angola.

Custódio Fernando, es angoleño, natural de Malanje.  Es periodista, locutor de radio y escritor.