Archivo de la etiqueta: corrupción

20 muertos y un centenar de heridos en Angola tras manifestación de carácter nacional

Estándar

Por Orlando Castro

cas

La policía Naciona, apoyada por la Unidad de la Guardia Presidencial y por helicópteros de la Fuerza Aerea, repelió hoy, de forma brutal y nunca vista, la manifestación pacífica convocada por UNITA, y que tuvo el apoyo en terreno, entre otras organizaciones y personalidades, de la CASA_CE, PRS y el Bloque Democrático, en memoria de los activistas Alves Kamulingue e Isaías Cassule, asesinados por el régimen de José Eduardo dos Santos.

En todo el país se registraron centenares de detenciones, cerca de 20 muertos y decenas de heridos.  Además de Luanda, los principales incidentes de registraron en Cabinda, Cuando-Cubango, Huambo y Namibe.  La represión fue de tal magnitud que las fuerzas policiales y militares hayanaron las sedes de la UNITA en las ciudades de Menongue, capital provincial de  Cuando-Cubango, Anfulo, en Bié y en el Municipio de Cacuaco, en Luanda.

Por la mañana, abriendo fuego la policía intentó impedir la concentración de gente junto al Cementerio da Santana, lugar donde se registraban los primeros heridos.  Se intentó que uno de los heridos fuese tratado en el centro médico en Rangel, sin embargo, ante el rechazo de sus responsables, fue asistido en la Clínica Snide, en el Bairro Popular.

Ni los líderes de la Oposición escaparon al ensañamiento represor de las fuerzas del régimen, como sucedió con Joaquim Nafoia del partido Renovación Social, Isaías Samakuva de la Unita, David Mendes del Bloque Democrático y Abel Chivukuvuku del CASA-CE.

La policía Nacional lanzó varias granadas de gas lacrimógeno contra los dirigentes partidarios que acompañaban a los manifestantes, usó carros lanza agua y fuego real.  Samakuva y el vicepresidente de la UNITA, Ernesto Mulato, tuvieron varias dificultades para salir del lugar.

A la vez que reprimía de forma violenta e inusitada la manifestación de la Oposición, la Policia Nacional garantizó la segurança de otra marcha, organizada por el MPLA, partido en el poder.

Algunos de los periodistas presentes de la Agencia Lusa, Reuters, RTP y AGI vieron su material de trabajo confiscado.

Por lo menos 126 dirigentes nacionales y militantes de base del CASA-CE fueron detenidos durante la jornada de hoy, aunque la gran mayoría ya había sido liberada.

Lindo Bernardo Tito, vicepresidente del CASA-CE, dijo que entre los detenidos estaba Américo Chivukuvuku, hermano de Abel, líder del partido, hecho que motivó la confusión al indicar previamente que había sido detenido por la Policía Nacional.

Las detenciones ocurrieron cuando varias brigadas formadas por dirigentes y militantes del CASA-CE se repartieron por la ciudad para pegar afiches que denunciaban el secuestro y asesinato, hace casi un año y medio, de los ex-militares Alves Kamulingue e Isaías Cassule.

Entre los muertos registrados está, conforme confirmó  Abel Chivukuvuku,  el dirigente del CASA-CE Wilbert Ganga, de la Juventud Patriótica, ala juvenil del partido, asesinado por efectivos de la Unidad de Guardia Presidencial.

Además de Américo Chivukuvuku, miembro del Secretariado Ejecutivo Nacional, fue detenido otro dirigente nacional: Xavier Jaime, también miembro del órgano en donde dirige el Gabinete Técnico.

El macabro capítulo, que hoy fue escrito por las fuerzas del régimen con la sangre y el dolor de los angoleños será, oportunamente, motivo de un análisis más pormenorizado.

El caso será llevado a  instancias internacionales.

Anuncios

Si el MPLA va a barrer con la oposición en Angola, entonces en la colonia de Cabinda será mucho peor

Estándar

Por Orlando Castro

Porque la esperanza es legítima y es lo último que se pierde, muy buenas personas desean que el próximo día 31, los angoleños muestren una tarjeta roja al régimen que desgobierna Angola desde 1975.

Todo indica, como es típico en las dictaduras, que eso no va a suceder.  La máquina del MPLA, con la criminal venia de la comunidad internacional, va – como dijo hace días el ministro Kundi Paihama – a “barrer” la Oposición.

Y si en Angola es así, en su colonia de Cabinda va a pasar lo mismo.  Además, tal como sucede con los angoleños, también los cabindeses pasan hambre, viven en una pobreza generalizada y en cuanto a la salud, la situación es gravísima, no teniendo los hospitales siquiera las condiciones mínimas para realizar un parto.

Teniendo los cabindeses una elevada estatura moral, continúan serenamente sin dar al régimen colonial la oportunidad que espera para barrerlos de la región.

Siendo un pueblo pacífico que, con todo, no se arrodilla delante de los hombres, apuesta por la vía del voto a decir a los políticos angoleños que la represión, entre otras técnicas dictatoriales, tiene un plazo de validez que hace mucho que caducó.

Los cabindeses, y la comunidad no sabe eso sólo porque se vendió al régimen angoleño), saben bien que en materia de empleo, por ejemplo, sólo son admitidos los que tuvieran  Tarjeta del MPLA.  Tal como saben que por las reglas del régimen colonial angoleño, son siempre culpables hasta que se pruebe lo contrario.

Sin embargo, gran parte del Pueblo de Cabinda ni siquiera tiene libertad para cultivar sus campos, buscando de esta forma medios mínimos de subsistencia.  Los militares ocupantes, determinan hasta el acceso a los campos de cultivo.

Lamentable es que la Comunidad de Países de Lengua Portuguesa (CPLP) pase por el lado de la realidad y ni si quiera toma posición en relación al hecho de que en Cabinda, si una mujer embarazada en labores de parto, quiere ser atendida en el Hospital – en caso de que quiera tener alguna asistencia – el alcohol, el algodón, las ligaduras, las compresas y las jeringas.

Esa situación que si no fuese tan dramática seria ciertamente anecdótica, no impide que la Procuraduría General de la Republica en Cabinda, tenga dinero para poner en terreno campañas de lo que llama “educación cívico-jurídica electoral” pero que, en realidad, se puede traducir como “manifiesto de solicitud al voto por el MPLA”

De acuerdo con el Procurador de la Republica de Angola en la colonia de Cabinda, Antonio Nito, la campaña tiene como objetivo prestar apoyo institucional a los órganos que intervienen en la organización de las elecciones generales del 31 de este mes.

Las campañas, dice la propaganda del régimen, apuntan también a la elevación de la consciencia jurídica de los ciudadanos sobre la organización de las elecciones, teniendo en cuenta que los periódicos electorales son potenciadores de conductas contrarias a la ley, a las buenas costumbres, como a las reglas democráticas.

El magistrado destacó la urgencia de disciplinar la conducta de los partidos políticos o coaliciones de partidos, candidatos, militantes y simpatizantes de los partidos, órganos de comunicación social, fuerzas de orden público, electores, miembros de las asambleas de votos, observadores y delegados de listas en las asambleas de votos.

Están contenidos en los paquetes de estas campañas, temas como “las elecciones generales y la libertad de prensa a la luz de la constitución de la ley”, “La ley contra la violencia doméstica y las ofensas como consecuencia de la divergencia política en el seno de las familias”, “Las elecciones generales a la luz de los derechos, libertades y garantías fundamentales”.

Traducción: Bárbara Igor (MISOSOAFRICA)

“Todo queda en familia”

Estándar

Más detalles en Público.pt

La promoción de la imagen de Angola en el extranjero, principalmente a través de CNN y del canal internacional de la televisora estatal TPA, estaciones en que la presidencia del país prevé gastar este año cerca de 40 millones de dólares, es hecha a través de una empresa controlada por los hijos del Jefe de Estado, José Eduardo dos Santos, la empresa “Semba Comunicaciones”.

Según el periodista y activista angoleño Rafael Marques, la “responsabilidad principal de la mejoría de la imagen del régimen” cabe a la empresa desde su fundación, en 2006.

“Lo que no se sabía antes es que el dinero para la divulgación pasaba por los hijos”, dijo ayer al PÚBLICO Rafael Marques, quien se ha caracterizado por sus denuncias de abusos por parte de la cúpula político-militar angoleña y reveló la situación en su sitio MaKa Angola.

Texto Divulgado en Alto Hama, por el periodista Orlando Castro.