Archivo de la etiqueta: carlos souza

Gisele Bundchen visita comunidades sin energía en África

Estándar

La top model brasileña Gisele Bundchen, embajadora del programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma) estuvo en África la semana pasada para ver en terreno los problemas ocasionados por la falta de energía eléctrica. Esa realidad afecta al 70% de las familias en la África Subsahariana.

La modelo visitó comunidades rurales de Kenia y llamó la atención sobre un dato: con sólo el 3% de la inversión global en energía es posible llevar el beneficio a todos los habitantes del planeta.  El viaje es parte de una campaña del Pnuma (Instituto Brasil PNUMA es una entidad privada sin fines de lucro, que tiene como actividad principal la divulgación de los resultados del trabajo de PNUMA y sus publicaciones, además de la promoción y participación en actividades de educación y concientización ambiental), ya que el 2012 fue declarado “El Año de la Energía Sustentable para todos”, por la Asamblea General de la ONU. En una entrevista hecha durante la misión, por e-mail,  Gisele dijo que el problema afecta especialmente mujeres y niños: Son las mujeres que están en la cocina, inhalando el humo tóxico de los fogones alimentados por madera.  Y los niños  no tienen como estudiar por la falta de energía en casa, por lo que acaban abandonando la escuela.

Aquí en Kenia, en las áreas rurales, dos de cada tres familias no tienen acceso a la energía y millares de personas mueren todo el año por causa del humo inhalada en la cocina.  La top visitó locales donde hay proyectos de Pnuma para minimizar estos impactos.   En Kenia, la organización tiene sociedad con una ONG cuya campaña  “Use solar, salve vidas” ha sido ampliada al uso de pequeños sistemas solares en las casas donde la red eléctrica no llega.   Gisele va a presentar esta semana un informe con ideas para la actuación de la ONU en el local:  Es necesario localizar a las mujeres líderes de cada comunidad para que ellas puedan ayudar en la educación de la población sobre esos problemas. Ellas necesitarán de apoyo financiero para tener acceso a las diferentes formas de energía para cada realidad,  dijo la top model.

Gisele conoció también otros proyectos, como la generación de biogás en la favela de Kibera, substituyendo el carbón en los fogones. Ya en la región de Kisumo, en la área rural, hay “fogones eficientes”, hechos de cerámica que reducen hasta un 70% del humo y son más sustentables, pues precisan apenas de la mitad de la leña para hacer fuego. La meta establecida por la ONU es volver universal el acceso a la energía hasta 2030, con apoyo del gobierno y otras instituciones internacionales y locales.  El beneficio es considerado esencial para el desarrollo de un país, dando oportunidad, por ejemplo, para pequeños emprendedores.

REF:  O Globo. Martes, 17 de enero de 2012.  Por Camila Nobrega

Gentileza de nuestro amigo y colaborador  Carlos Souza (Brasil/RJ)

Anuncios

LA COCINA AFRICANA

Estándar

La cocina africana, aun bastante desconocida, ofrece un abanico muy amplio de platos de gran variedad y sabor. En África, las comidas, más que la satisfacción de una necesidad fisiológica, se traducen en  momentos de encuentro, de celebración, de fiesta, de homenaje.  Saborear los manjares típicos de un país es entrar en su cultura, en su historia y en su tradición a través del paladar, del olfato, y hasta del tacto, considerando que la mayoría de los bocados africanos se comen con la mano.  Además de esto, compartir la mesa es la manera más usual de brindar la generosa hospitalidad africana, siempre dispuesta a repartir de lo que hay con los convidados, los peregrinos, los extranjeros.

La tradición culinaria de África Occidental se sustenta en productos básicos, que incluyen la mandioca, el choclo y las especias, y en el  uso abundante del pimentón.  En toda la región está muy difundido el maffé, típico de Mali, que consta de carne picada con verduras y salsa de maní.

En Senegal, el plato tradicional es el tieboudienne, elaborado con pescado, arroz y verduras. También la yassa (manjar a base de pollo con salsa de cebolla, limón y pimientos y servido con arroz hervido) es típica de Senegal, de Costa de Marfil, de Burkina Faso y de Malí.   En los mercados es bastante común el aroma a mantequilla de karité, utilizada para freír y condimentar.  El boarake, bocado preparado con pescado, hojas de mandioca y aceite de palma, es otro de los platos ampliamente diseminados en toda la África Occidental.  En Togo, se come bastante la mutsella, que no es más que pescado con verduras y especias y el yekumé (pollopicante).

IMAGEN RUBBER SLIP

En África Central, la base de la alimentación es la mandioca.  Con ella se hace el famoso fufú (mandioca fermentada y molida en harina, para ser mezclada con agua hervida, con el objeto de transformarla en una masa compacta).  Se acostumbra acompañar la mandioca con verduras cortadas y trituradas, condimentadas con aceite, salsa de tomate y cebolla.

La cocina de la región costera de África Oriental se caracteriza por la influencia recibida de Oriente, principalmente de Kenia, Tanzania, Sudáfrica y Madagascar, donde innumerables platos tradicionales son enriquecidos con salsas y especias importadas de la India,  China, Arabia,  Yemen y del Líbano.

Uno de los aperitivos más habituales en esta región es el sambusa, un triangulo de masa frita relleno de carne picada y aromatizada.

En Etiopía hay un plato nacional y exclusivo: la enjerá, un tipo de crepe o masa de pizza, de color ceniza y consistencia esponjosa y cuyo sabor es un poco ácido, producido a partir de harinha de tef, un cereal cultivado casi únicamente en este país. El wet es la guarnición que mejor combina con la enjerá. Puede ser de pollo, cordero o vaca, con una salsa picante (berberé) compuesto por pimentón picante, hiervas y especias varias, o de verduras, papas, tomates, habas o ajíes. El wet más apreciado es el de cordero (sega wet), reservado para celebraciones especiales.

Texto extraído de: Rua Direita
Con la Gentileza de Carlos Souza (Brasil-RJ), que nos envió este material.
Traducción: Bárbara Igor

La cocina cultural africana en América Latina.

Estándar

La cocina cultural africana estaba ligada a los rituales religiosos. Para que no fuesen descubiertos, los negros esclavos intentaban esconder sus manifestaciones dentro de las haciendas, con esto terminaron relacionando a sus dioses con los santos de la religión católica, seguidos por los hacendados brasileños.

la tradicional “rabada”

En África, según la tradición, los dioses del candomblé tuvieron origen en los ancestros de los clanes africanos.  Sus adeptos creían que los hombres y las mujeres eran capaces de manipular las fuerzas de la naturaleza.  En las senzalas o barracones se sucedían las confraternizaciones sociales y era allá también donde la cultura era enseñada a los otros.

En la cocina africana, los alimentos son hechos de dos formas distintas, una de ellas destinada al culto de los orixás y otra al público visitante.  Existen también las ofrendas de bebidas que pueden ser hechas solas o acompañadas de alimento.

En la preparación de  la comida de los santos, los rituales son seguidos de forma minuciosa por las llamadas labás, que son las mujeres que detentan a los orixás, con sus vestimentas ritualísticas, sus cuentas en el cuello, en ollas de barro, con cuchara de palo, donde hasta inclusive el modo de mezclar o agitar, tiene su significado específico.  Luego de la preparación, ellas incluyen los búzios (caracoles) con cebolla (alibaça) para saber si el orixá aceptó la oferta, en caso de no haber sido aceptada, ellas reinician todo el proceso ritual.  La misma comida también es hecha para los visitantes, sin los mismos detalles, pero con la misma atención.

En la umbanda, también hay ritual para la preparación del alimento de los orixás, pero con otras bebidas y hecha de modos diferentes.  Lo que destaca la religión es la costumbre de sus entidades espirituales reunirse con los visitantes e hijos de la casa, bebiendo vino, confraternizando en amistad.  Para ellos, el acto de beber y reunir personas amigas en un mismo círculo, trae alegría y momentos de felicidad.

La tradición africana traída por los negros al Brasil, se inició en Bahía, en los hábitos de las baianas de colocar sus bandejas de acarajé (1) montados en las calles para la venta de sus “quitutes” (bocados)

En los días viernes es fácil observar el homenaje a Oxalá, orixá de ese día, en sus bandejas sólo dulces de color blanco, entre ellos cus-cus, tapioca, cocada, manjar, biju de coco y bolinhos de tapioca.  La Equedi (persona que auxilia a los orixás) Maria Moura explica: “Todos los orixás tienen sus preferencias en la cocina, y para agradar en la oferta el alimento tiene que ser preparado con lo que a él le gusta”.  Como ejemplos de alimentos para orixás destacamos: Xangô, el orixá de la justicia, gusta de Amalá (Carne de pecho de buey), rabada (2) con quiabo.  Oxalá, el orixá que simboliza la paz, gusta de cará (papa grande o ñame blanco) y eco (harina de acaçá o de choclo blanco).  Oxum, el orixá femenino de los ríos y cascadas, gusta de algunas frutas y quindim (3).  Iansã, el orixá femenino de los vientos, gusta del acarajé.

acarajé (1)  al parecer se trata de un pastel de frijoles.

rabada (2) plato preparado con el rabo del buey

quindim (3) especie de flan dulce, muy común en el nordeste brasileño.

Información extraída de Culinária África.

Agradecemos la gentileza de Carlos Souza (Brasil) por compartir con nosotros esta información.