Archivo de la etiqueta: carlos souza

¡Nuestro primer año en la web – MISOSOÁFRICA CELEBRA!

Estándar

Por Bárbara Igor

Un año ha transcurrido desde que  MISOSOÁFRICA, un 6 de de septiembre, comenzara sus publicaciones con la Carta al Presidente Bush, cuyo remitente, es el célebre escritor mozambiqueño Mia Couto.

Pero fue un día 7 de septiembre cuando comenzamos nuestra difusión a nivel mundial, con un breve artículo acerca del símbolo patrio de Angola: la Palanca Negra Gigante.

Y la elección de este primer artículo, no fue obra del azar.  Luego de meses de conversaciones en torno a nuestro proyecto, Custódio Fernando sugiere para nuestro nombre “MISOSO”, palabra que, proveniente del kimbundu, es la lengua hablada por los naturales de la región de Malanje, que además de ser la tierra de Custódio, es el actual lugar de conservación de la Palanca Negra.

La llegada de Maximiliano Vega, nuestro primer colaborador especializado en Música, nos hizo ver la necesidad de crear un grupo multidisciplinario de colaboradores.  Fue así como con el correr del tiempo a nuestro grupo se suma Nicole Rademacher, Artista Visual, que dentro de poco iniciaría una residencia en Kenia para su proyecto “Tierra Común”; Carla Vargas, profesora de historia, con un compromiso social que traspasa las barreras continentales; Sebastián Arenas, observador político; Pablo Fontecilla con su labor desinteresada de traductor; y por último Carlos Souza, quien más allá de todas sus colaboraciones, ha constituido el eje de mi aprendizaje.

Sin extendernos más, quiero dejarlos con los saludos a manos de los propios colaboradores e intelectuales que diariamente contribuyen con nuestro espacio, para una verdadera difusión de la cultura de este continente Cuna de la Humanidad:  nuestra querida África.

Simão Souindoula desde Luanda dijo:

(Historiador, Perito Investigador de la UNESCO, PROYECTO RUTA DEL ESCLAVO)

“Me permito felicitarle, encarecidamente, por este aniversario.

Estos doce meses fueron sinónimo de un trabajo generoso, continuo y excelente.

Tu iniciativa fue absolutamente inteligente, teniendo en cuenta los extraordinarios progresos de las NTIC.

Se escoge un medio eficaz de promover, sobre todo, en las Américas y el Caribe, de habla hispana, las facetas de la cultura africana en renacimiento.

El hecho de denominar tu web-site con un término Kimbundu, en Chile, es para mi significativo.  Y tu animada atención con mi trabajo es muy emocionante.

Un nuevo y fuerte abrazo desde la contra-costa Atlántica “

Eugénio Costa Almeida desde Lisboa, dijo:

(Doctor en Relaciones Internacionales e Investigador)

“Misosoafrica” es un blog latinoamericano que muestra nuestra África sin extraños pudores y sin impedimentos.

En este dóa que conmemora un año, quiero, a través de su coordinadora Bárbara Igor Ovalle, felicitar a todos los que allá están, directa o indirectamente, por el magnífico trabajo de mostrar nuestro continente, tanto en su pureza como en su desventura, a todos los lectores de habla hispana.

Que este sea el primero de muchos años y que  Misosoafrica nos continúe mostrando las “distintas Áfricas” que (sobre)existen en nuestro Continente.

Orlando Castro desde Lisboa, dijo:

(Periodista y Escritor)

“Felicitaciones por el primer aniversario de este proyecto que continúa dando voz a quienes no tienen voz, sobre todo en África.  Este es, importante es no olvidarlo, un continente donde cada minuto 15 niños y 15 adultos mueren de hambre. 1,1 mil millones de personas en todo el mundo no tienen acceso a agua potable, siendo que la aplastante mayoría está en África.  Como decía el magnate británico de origen sudanés, Mo Ibrahim, hubo “faltas monumentales de los líderes africanos posteriores a la independencia, pues cuando nacieron los primeros Estados africanos independientes, en los años 50, África estaba  mejor”

Carlos Hernández Soto desde República Dominicana, dijo:

(Investigador y Escritor)

“Misoafrica me parece un sitio muy interesante. Para mí es una gran novedad y en español. No conozco otro sitio así.  Además, me entero de la política africana y en particular de Angola. 

Un abrazo.”

Nicole Rademacher dijo desde Los Ángeles – California:

¡¡Felicitaciones a MisosoÁfrica por su primer año!!

Muchas gracias por compartir y colaborar conmigo, ha sido un año maravilloso y que continuemos por muchos más …

Cariños

Pablo Fontecilla dijo, desde Santiago de Chile:

“En el primer aniversario de este gran espacio, quiero darle mis más sinceros saludos a todos los lectores que le han dado el lugar que merece y en mayor medida a todos quienes con su esfuerzo diario han hecho posible esta gran agrupación que nos concede tan valiosa información.  La mayoría de los mortales,  incluyéndome, desconocen lo que pasa día a día en África, todo por culpa del mundanal ruido del mundo occidental, y es justamente por eso que este sitio tiene el valor que en lo personal le he dado, el de mostrarnos una realidad llena de vida, tradiciones y gran diversidad política y cultural.  El motivo de estas palabras de reflexión, es dar pie para que cada uno de nosotros nos demos el tiempo investigar más, conocer esas distintas realidades y darlas a conocer a los que aún no logran interesarse.

Vamos por otro año más, otro año aún más exitoso, esperando poder en lo personal, darme el tiempo para otorgar mi aporte a la difusión de tan magnífico y desconocido continente. ¡Un abrazo grande a todos!”

Carlos Souza dijo desde Rio de Janeiro ¡y en español!:

 Felicitación por un año de difusión de la cultura africana por los países hispanos.
Carlos Altino Almeida de Souza

Sebastián Arena dijo, desde Santiago de Chile:

“Un gran saludo a todas aquellas y aquellos que se han tomado el tiempo ya sea de leer, escribir u organizar las lecturas que están en este sitio, uno podría pensar que es África la que gana con esto, pero no es así, conocer nos beneficia a nosotros, nos enriquece y nos muestra las posibilidades de la realidad, espero que esta comunidad crezca más y mejor, gracias por el espacio para expresar sobre todo las dudas. Un gran abrazo”.

Roxana Rusowsky dijo, desde Toronto:

“Cuando un extranjero reconoce que no sabe nada acerca de nuestro país, solemos ofendernos. Luego nos burlamos de su educación limitada, de no mirar afuera de sus propias fronteras. Pero para muchos de los ofendidos, las fronteras de África son un misterio. La mayoría de nosotros estudiamos la historia europea y latinoaméricana a fondo. Sabemos de norteamérica por la televisión y los medios. Incluso conocemos de memoria las calles de ciudades que nunca hemos visitado. Pero ¿ qué pasa con África? Pareciera ser una secuencia de guerras y conflictos, una gran masa de tierra árida que no tiene distinciones. ¿Qué sabemos de las colonizaciones anteriores al imperialismo, o los frutos culturales que produce hoy en día? Hace un año, Misosoáfrica se propuso la misión de indagar en todos los aspectos del continente africano, incluso aquellos que a simple vista parecen triviales, pero que actúan como una conciencia creadora que dibuja los bordes de un continente que alguna vez estuvo unido al nuestro. Como resultado, estos bordes están cada vez más nítidos en nuestra conciencia.”

Maximiliano Vega dijo, desde Santiago de Chile:

“Sé que este blog a minimizado aunque sea un poco mi etnocentrismo
típico, lamentablemente occidental
mi excusa de ser mitad nativo y mitad español proletario
África no es solo una lengua, no es solo una música
no es solo hambre ni dictaduras
Es un tipo de belleza que creo que es pura
más pura que muchas de las que llamamos alta cultura
Como pasa con Oriente, pareciera que el secreto de África esta vedado
para el extranjero.
Ya creo que lo escribí alguna vez
respecto a la música de muchos de sus países
pareciera que su cultura va en el aire
y es ligera y tranquila
África a pesar de todo sigue siendo ese secreto
y sigue siendo esa belleza
y espero que este blog solo sea un medio y no el final
del camino hacia una mejor comprensión de nuestros hermanos de ese continente”

Custódio Fernando dijo, desde São Paulo:

“En un mundo donde el capitalismo secuestró los medios, hablar de África bajo otros ángulos, es un desafío que pocos consiguen alcanzar.  Mis felicitaciones al blog MISOSO ÁFRICA por esta osadía que asume al llevar a los lectores de lengua española, el mensaje de los más variados pueblos africanos”.

Con estos saludos y el saludo de quien les escribe, iniciamos un año más de publicaciones, en las que esperamos contar con todo el apoyo de nuestros amigos lectores.

¡Muchas gracias!

Anuncios

“El ratón y el cazador” – Cuentos Africanos II

Estándar

Fue a partir de ese momento, que el ratón pasó a vivir en la casa del hombre, royendo todo lo que existe…

Antiguamente había un cazador que usaba trampas, abriendo cuevas en el suelo.  El tenía una mujer que era ciega y con la que tuvo tres hijos.

Un día, cuando visitaba sus trampas, se encontró con el león:

-¡Buen día señor! ¿Qué haces por aquí en mi territorio?

– Ando viendo si mis trampas atraparon alguna cosa, respondió el hombre.

– Tú tienes que pagar un tributo, pues esta región me pertenece.  El primer animal que agarres, es tuyo, el segundo es mío, y así sucesivamente.

El hombre concordó y convidó al león a visitar las trmapas, uno de los cuales tenía una presa: una gacela.  Conforme lo acordado, el animal quedó para el dueño de las trampas.

Pasado algún tiempo, el cazador fue a visitar a sus familiares y no volvió el mismo día.  La mujer, necesitando de carne, resolvió ir a ver si alguna de las trampas tenía alguna presa.  Al intentar encontrar las trampas, cayó en una de ellas con el hijo que traía en los brazos.

El león que estaba  espiando de  entre los arbustos, vio que la presa era una persona y quedó a la espera de que el cazador viniese para entregarle el animal, según  el contrato.

Al día siguiente, el hombre llegó a su casa y no encontró ni a la mujer, ni a su hijo más pequeño.  Decidió entonces seguir las pisadas que la mujer había dejado, que lo guiaron hasta la zona de las trampas.  Cuando llegó allí, vio que la presa del día era su mujer y su hijo.  El león de lejos, exclamó al ver al hombre aproximarse:

-¡Buen día amigo! ¡Hoy es mi turno! Tu trampa agarró dos animales al mismo tiempo.  ¡Ya tengo los dientes afilados para comerlos!

–  Amigo león-dijo el hombre- conversemos sentados.  La presa es mi mujer y mi hijo.

–  No quiero saber nada- protestó el león-  Hoy la caza es mía, como rey de la selva y según lo que hemos acordado.

De súbito apareció el ratón

-¡Buen día! ¿Qué sucede?, dijo el pequeño animal.

– Este hombre se rehúsa a pagar su tributo que habíamos acordado.

-Hombre, si acordaron eso, entonces ¿por qué no cumples?  Puede ser tu mujer o tu hijo, pero debes entregarlos.  Deja eso y márchate- dijo el ratón al hombre.

Muy confundido, el cazador se retiró de la conversación, quedando el ratón, la mujer, el hijo y el león.

-Oiga tío león, nosotros ya convencimos al hombre de darte las presas.  Ahora debes explicarme cómo es que la mujer fue atrapada.  Tenemos que recrear como es que esta mujer cayó en la trampa (y llevó al león cerca de otra trampa)

Al recrear la experiencia, el león cayó en la trampa.

Entonces, el ratón salvó a la mujer y al hijo, mandándolos a casa.

La mujer, viéndose fuera de peligro, invitó al ratón a vivir en su casa y comer todo lo que ella y su familia comían.  Fue a partir de ese momento, que el ratón pasó a vivir en la casa del hombre, royendo todo lo que existe…

——————————————————————————————————————————————————————————————–

Fuente: Cuentos de Apoyo Pedagógico, Salvador de Bahía, Brasil.

Traducción: Bárbara Igor (MISOSOAFRICA)

Gentileza de nuestro amigo y colaborador Carlos Souza (Brasil/RJ)

“Los secretos de nuestra casa” – Cuentos Africanos

Estándar

Cierto día, una mujer estaba en la cocina y al avivar el fuego, dejó caer ceniza encima de su perro.

El perro se quejó:

— ¡Señora por favor no me queme!

Ella quedó espantada: ¡un perro hablando! Hasta parecía mentira….

Asustada, decidió pegarle con el cucharón con que revolvía la comida.  Pero el cucharón también habló:

— El perro no me hizo nada malo, ¡no quiero pegarle!

La mujer ya no sabía que hacer y resolvió contarle a sus vecinas lo que había pasado con el perro y el cucharón.  Pero cuando iba a salir de la casa, la puerta, con un aire irritado le advirtió:

— No salgas de aquí y piensa en lo que sucedió.  Los secretos de nuestra casa no deben ser repartidos entre los vecinos.

La mujer prestó atención al consejo de la puerta.  Pensó que todo comenzó porque trató mal a su perro.  Entonces, le pidió disculpas y compartió el almuerzo con el.

Comentario: es fundamental saber convivir los unos con los otros, garantizar el respeto mutuo, aunque a veces sea muy difícil…

——————————————————————————————————————————————————–

Cuento extraído de “Eu conto, tu contas, ele conta… Estórias africanas”, org. de Aldónio Gomes, 1999

Traducción: Bárbara Igor (MISOSOAFRICA)

Gentileza de nuestro amigo y colaborador Carlos Souza (Brasil/RJ)

Fallece Ahmed Ben Bella – Símbolo de la independencia argelina

Estándar

Fue desde Argelia, y con la participación del Che, que se quedó seis meses en nuestro país, que se creó el Estado Mayor del ejército de liberación de Sudamérica. Hoy puedo decirlo: todos los combatientes que participaban en la lucha de liberación en Sudamérica estuvieron en Argelia. De allí partieron todos los que luchaban. Mandela y Amílcar Cabral también estuvieron en Argelia. Yo los entrené. Después se fueron a llevar la lucha de liberación a sus países.

El expresidente argelino Ahmed Ben Bella, el primer jefe de Estado del país tras la independencia, ha fallecido en su domicilio de Argel a los 96 años de edad, según han revelado este miércoles fuentes próximas al antiguo mandatario a la agencia oficial APS.

Nacido en la ciudad argelina de Marnia, el 25 de diciembre de 1916 y maestro de formación, se inició en la política en 1945, cuando fue designado alcalde de su localidad natal.

Cuatro años más tarde concentraría sus esfuerzos en la lucha anticolonialista contra Francia y participaría en la fundación del Frente de Liberación Nacional (FLN), que en 1962 y tras casi ocho años de lucha armada, forzó la renuncia de París a continuar ocupando el territorio argelino.

Detenido en varias ocasiones por las autoridades coloniales, fue liberado definitivamente después de la firma del alto el fuego entre Francia y el FLN, el 18 de marzo de 1962.

Tras ser nombrado vicepresidente del Gobierno argelino, en agosto de 1962, un mes después de la declaración de independencia del país, regresó a Argelia de su exilio en Túnez para dirigir los designios de sus compatriotas.

Ben Bella, que se adhirió a las políticas socialistas e implementó importantes programas de reforma agraria, consiguió la entrada de Argelia en Naciones Unidas y fue uno de los principales promotores del Movimiento de los No Alineados.

Finalmente, fue derrocado por un golpe de Estado militar en 1965 y permaneció bajo arresto domiciliario hasta 1980.

Rebelión recupera la extraordinaria entrevista realizada por Silvia Cattori para la Red Voltaire en 2006, como parte de su legado por un mundo y una África más justos (Traducida para Rebelión por Rocío Anguiano y Guillermo F. Parodi)

Mientras que un malsano debate sobre los aspectos positivos de la colonización y la responsabilidad de los árabes en el estancamiento de sus sociedades tiene lugar en Francia, el presidente Ahmed Ben Bella recuerda varias verdades históricas: el carácter ilegítimo del dominio de un pueblo sobre otro -ya sea sobre la Argelia de ayer o la Palestina de hoy-, la realidad mundial -no la realidad árabe- de la colonización y de las luchas de liberación nacional, la injerencia occidental a favor del derrocamiento de los gobiernos nacionalistas y revolucionarios del Sur y el mantenimiento de las secuelas de la colonización. Y subraya que, hoy día, es el fundamentalismo evangélico el que exporta la violencia.

Ahmed Ben Bella es una de las más encumbradas figuras del nacionalismo árabe. Fue uno de los nueve miembros del Comité Revolucionario Argelino que dio lugar a la creación del Frente de Liberación Nacional (FLN). Logra escaparse después de ser arrestado, en 1952, por los ocupantes franceses. Hecho prisionero nuevamente en 1956, junto a otros cinco compañeros de lucha, es encarcelado en la prisión de la Santé, en Francia, hasta 1952. Después de la firma de los acuerdos de Evian, se convierte en el primer presidente electo de la Argelia independiente. En el plano doméstico, aplica una política socialista que se caracteriza por un vasto programa de reforma agraria. En el plano internacional, incorpora Argelia a la ONU y la incluye en el Movimiento de Países No Alineados. Su creciente influencia en la lucha contra el imperialismo lleva a las grandes potencias a favorecer su derrocamiento mediante un golpe de Estado militar. Se le impone arresto domiciliario de 1965 a 1980. Desde entonces se mantuvo al margen de los asuntos internos de su país pero sigue desempeñando un papel internacional, por ejemplo como presidente de la Campaña Internacional contra la Agresión a Irak. Protagonista de virajes de la historia, Ahmed Ben Bella responde a las interrogantes de Silvia Cattori en entrevista para la Red Voltaire.

Silvia Cattori: ¿Reside usted en Suiza cuando no está de viaje?

Ahmed Ben Bella: No, vivo en Argelia pero vengo a menudo a Suiza. Viví diez años aquí, luego de mis problemas con el poder de los militares argelinos. En Argelia me persiguen los periodistas. Así que cuando necesito un poco de descanso y de distancia en cuanto a lo que allá sucede, vengo aquí donde sigo teniendo un pequeño apartamento. ¡Tengo 90 años!

S.C.- ¡Parece un muchacho! ¿Sabe usted, señor Ben Bella, que ha dejado una imagen muy bella en el corazón de la gente de todo el mundo?

Ahmed Ben Bella: (Se ríe) Tuve una vida un poco especial. Participé en la liberación de mi país. Estuve entre los organizadores de la lucha de liberación allí. También participé de forma activa en todas las luchas de liberación.

S.C.- Usted es de origen árabe marroquí. ¿Qué vínculo mantiene con sus raíces rurales?

Ahmed Ben Bella: Sí, soy argelino de origen marroquí debido a mis padres. Pero mi vida es Argelia. Allí nací. Soy hijo de campesinos pobres que vinieron a vivir a Argelia siendo muy jóvenes. No fue hasta hace poco que conocí el lugar donde nacieron, en los alrededores de la ciudad de Marrakech.

S.C.- Mientras venía a verlo, me daba la impresión de venir a un encuentro con los pueblos y las causas por los cuales ha luchado usted a lo largo de su vida. Es muy emocionante conversar aquí de su lucha por un mundo más humano, más justo. ¿No encarna usted todo eso?

Ahmed Ben Bella: Sí, mi vida es una vida de lucha. Puedo decir que esa lucha no ha cesado ni un momento, una lucha que emprendí a los 16 años. Ahora tengo 90 y mi motivación no ha cambiado. Me anima el mismo fervor.

S.C.- En 1962, usted llega a las más altas responsabilidades de la Argelia independiente. Se abre todo tipo de esperanzas. Desde la Argelia colonizada hasta su liberación, desde la arena política internacional hasta la lucha altermundista, usted ha pagado caro el precio de su negativa a someterse.

Ahmed Ben Bella: Sí, pagué muy caro mi lucha por la justicia y la libertad de los pueblos. Pero hice lo que sentí que era mi deber, mi obligación. Así que no me resultó difícil escoger. Cuando me impliqué en la lucha por mi país, era muy joven. Mis horizontes se abrieron. Enseguida me di cuenta de que los problemas iban más allá de Argelia, que muchos pueblos eran víctimas de la colonización, que tres cuartas partes de los países del planeta estaban colonizados de una u otra manera. Para los franceses, Argelia era entonces un departamento de ultramar. Era Francia del otro lado del Mediterráneo. La colonización francesa en Argelia duró mucho: 132 años. Participé en aquella lucha en Argelia. Enseguida, después de la independencia, me uní a todos aquellos que, a través del mundo, luchaban también por liberar sus países. Vino entonces aquella fase de la lucha de liberación nacional en la que participé de manera total. En Túnez, en Marruecos, en Vietnam, Argelia se había convertido un poco en la madre de las luchas de liberación. Ayudarlos era para nosotros una tarea sagrada. Cuando alguien venía a pedirnos ayuda, era sagrado. Ni siquiera lo pensábamos. Los ayudábamos, aún cuando nosotros mismos teníamos pocos medios. Les ofrecíamos armas, un poco de dinero y, de ser posible, hombres.

S.C.- En 1965, no son los franceses quienes lo encarcelan a usted sino sus compañeros de armas. ¿Qué siente usted hoy hacia aquellos que le cerraron de pronto el camino?

Ahmed Ben Bella: No siento desprecio. No siento odio. Pienso que participaron en algo que no fue muy limpio y que fue muy perjudicial, no sólo para el pueblo argelino sino también para los demás pueblos que contaban con nuestro apoyo en aquel entonces. Mi lucha por mejorar las condiciones de vida de los argelinos, inmersos entonces en una gran miseria, y mi lucha por ayudar los otros pueblos aún colonizados a recobrar su libertad molestaba mucho a ciertos poderes. Desde su punto vista, yo iba demasiado lejos. Tenía que desaparecer. Lo que quiere decir que si el ejército argelino no me hubiese derrocado, otros lo habrían hecho. Yo tenía que desaparecer porque molestaba demasiado. Le proporcionaba abrigo a prácticamente todos los movimientos de liberación, incluyendo los que venían de América Latina.

S.C.- ¿Ya estaba en contacto con Fidel Castro?

Ahmed Ben Bella: Sí. El Che había venido a Argel a entregarme el mensaje de Fidel Castro, con quien ya me había reunido dos veces. Nos pedía apoyo para las luchas que se desarrollaban en Sudamérica, ya que Cuba no podía hacerlo debido al control de Estados Unidos, que ocupaba la base de Guantánamo. Así que nada podía salir de Cuba, ni una caja de fósforos, sin que lo supiera Estados Unidos. No vacilé un segundo. Fue desde Argelia, y con la participación del Che, que se quedó seis meses en nuestro país, que se creó el Estado Mayor del ejército de liberación de Sudamérica. Hoy puedo decirlo: todos los combatientes que participaban en la lucha de liberación en Sudamérica estuvieron en Argelia. De allí partieron todos los que luchaban. Los entrenamos, nos las arreglamos para hacerles llegar las armas, creamos redes.

Ahmed Ben Bella recibe a Ernesto Che Guevara, Argel, 1963.

S.C.- ¿En qué año vino el Che Guevara a Argelia?

Ahmed Ben Bella: El Che vino en 1963, poco después de mi llegada al poder. Con mi gobierno nos comprometimos a aportar nuestra ayuda a las luchas de liberación nacional. En aquel momento, numerosos países estaban colonizados aún o salían apenas de la colonización. Prácticamente África entera estaba en esa situación. Nosotros la ayudamos. Mandela y Amílcar Cabral también estuvieron en Argelia. Yo los entrené. Después se fueron a llevar la lucha de liberación a sus países. En el caso de otros movimientos, que no estaban inmersos en la lucha armada o que necesitaban solamente apoyo político, como en Malí, los ayudábamos en otros aspectos.

S.C.- ¿Quién lo apartó a usted del poder en 1965? ¿El ejército argelino o fuerzas exteriores?

Ahmed Ben Bella: Estoy seguro que hubo, indirectamente, una intervención de potencias extranjeras. Hemos visto en otras partes los mismos mecanismos. Dondequiera que triunfaron las luchas de liberación nacional se produjeron, luego de la constitución del poder, golpes de Estado militares que derrocaron a sus dirigentes. Ha ocurrido muchas veces. En dos años hubo 22 golpes de Estado militares, principalmente en África y en el Tercer Mundo. El golpe de Estado de Argel, en 1965, fue el que abrió la vía. Argelia no fue, por tanto, más que el principio de algo que estaba en ciernes. Por eso yo digo que el sistema capitalista mundial fue el que finalmente reaccionó en contra nuestra.

S.C.- ¿Usted es marxista?

Ahmed Ben Bella: No soy marxista pero me sitúo resueltamente a la izquierda. Soy árabe musulmán, de orientación muy de izquierda en mi acción y mis convicciones. Por eso, aunque no comparta la doctrina marxista, estuve siempre del lado de todos los movimientos de izquierda del mundo y de los países socialistas que, como Cuba, China y la URSS, emprendieron la lucha anticolonialista y antiimperialista. Con ellos fue que constituimos un frente de liberación y aportamos nuestro apoyo logístico a los ejércitos populares para ayudar a sus países a salir del colonialismo e instaurar un régimen interior nacional. Era la fase de liquidación del colonialismo. El colonialismo es una idea nacida en Occidente que llevó a los países occidentales -como Francia, Italia, Bélgica, Gran Bretaña- a ocupar países fuera del continente europeo. Un colonialismo en su forma primitiva, o sea mediante la instalación en los países ocupados de poderes extranjeros represivos con un ejército, servicios, policías. Esa fase se caracterizó por ocupaciones coloniales crueles que duraron hasta 300 años en Indonesia.

S.C.- Después de esa fase, ¿no se mantuvo usted en el Movimiento de Países No Alineados?

Ahmed Ben Bella: Ya no hay países no alineados. Aquel movimiento fue creado por hombres de gran envergadura, como Nehru, Mao Tsé-Tung, Nasser y otros grandes nombres, en una época en que existía sobre todo un peligro de guerra atómica. Era el enfrentamiento entre la URSS y Estados Unidos. Estábamos al borde de la guerra nuclear. Los Países No Alineados desempeñaron un papel importante en impedirla. Aquel Movimiento duró cierto número de años. Pero el sistema acabó por ponerle fin.

S.C.- Más tarde, ¿no desempeñó usted un papel importante en el desarrollo del movimiento altermundista?

Ahmed Ben Bella: El sistema mundial que controla todo lo que hemos mencionado encontró otra forma de dominación: la «globalización». «Globalización» es de por sí una palabra muy bonita, una palabra que puede unir, traer fraternidad entre los pueblos. Sin embargo, la palabra «globalización», tal y como fue concebida, es una palabra que hace mucho daño, que ha conducido a la globalización de la miseria, de la muerte, del hambre: 35 millones de personas mueren de malnutrición cada año. Sí, sería una palabra muy bonita si se hubiese globalizado el bien, si llevara el bienestar a todos. Pero es todo lo contrario. Es una globalización perversa que globaliza el mal, globaliza la muerte, globaliza la pobreza.

S.C.- ¿La globalización ha tenido sólo efectos dañinos?

Ahmed Ben Bella: La única ventaja que hemos sacado de ella es que hoy estamos mejor informados que antes. Nadie puede seguir ignorando que este sistema trae la extensión del hambre. Se han creado riquezas pero son riquezas ficticias. El verdadero peso, en el plano monetario, lo tienen multinacionales como General Motors y Nestlé, lo tienen grandes grupos industriales más que grandes países como Egipto. ¡Si nos basamos en sus ganancias, General Motors, por ejemplo, es cuatro veces más rica que Egipto que es un país de 70 millones de habitantes, el país de los faraones, un país extraordinario, el más educado de los países árabes! Eso da una idea de lo que significa la palabra «globalización». Por eso combatí ese sistema que favorece grupos que representan, en el plano monetario, mucho más que un gran país y que generan tantas desigualdades. Por eso nosotros tenemos que favorecer una mejor comprensión de los problemas que otros han complicado lo más posible pero que son finalmente la expresión de una sola cosa: la instauración de un sistema inhumano.

S.C.- A pesar de la voluntad claramente expresada, en 2003, de las tres cuartas partes de los países del planeta, los movimientos progresistas no lograron impedir la guerra. ¿No le parece a usted, a veces, que aquellos que se encuentran a la cabeza de esos movimientos cometieron un error, o que simplemente siguieron un camino equivocado porque no supieron identificar las verdaderas motivaciones del adversario?

Ahmed Ben Bella: Yo, que soy un hombre del Sur, he comprobado que algo cambió en el Norte, algo que es muy importante señalar. Lo que cambió precisamente en esa área supuestamente adelantada del Norte, que nos hace la guerra, que nos colonizó, que nos ha hecho cosas terribles, es que hoy existe una opinión pública que se expresa, que hay jóvenes que dicen «¡basta!». Eso indica que ese sistema mundial nefasto no golpea solamente al Sur sino que también afecta al Norte. Antes se hablaba de pobreza, de miseria, solamente en el Sur. Ahora hay mucha miseria, muchos males que también causan víctimas en el Norte. Eso se ha evidenciado: este sistema mundial no está hecho para servir al bien de todos sino para servir a las empresas transnacionales.

Por consiguiente, dentro de ese Norte, que tanto hemos combatido, hay ahora un movimiento, hay toda una juventud que quiere actuar, que se lanza a las calles, que protesta, aunque la izquierda no haya sabido darles a esos jóvenes que quieren cambios las llaves de la solución. Eso siempre pasa: todo movimiento comienza de esa manera. El movimiento de liberación que dirigí en Argelia, la organización que creé para combatir al ejército francés, era al principio un pequeño movimiento de nada. No éramos más que unas decenas de personas en toda Argelia, un territorio que es cinco veces el de Francia.

S.C.- ¿Qué obtuvieron esas generaciones de jóvenes que pusieron tantas esperanzas en ATTAC, por ejemplo, que ahora propone «reformar la globalización»? ¿No había que rechazar el principio mismo y tomar medidas más radicales ante el carácter radical del llamado sistema liberal?

Ahmed Ben Bella: La gente de izquierda, cuando llega al poder, no es distinta que la de los otros partidos. En lo tocante a Argelia, nosotros quisimos trabajar con la izquierda francesa y no conocimos peor poder que el que ejerció el Partido Socialista francés. Lo peor que nos sucedió fue con los socialistas. Ningún poder político anterior nos había combatido tan duramente como el del socialista Guy Mollet. Le estoy hablando de hechos específicos. Hablo de lo que conocí. Yo estaba a la cabeza del FLN cuando el gobierno de Guy Mollet -después de entender que Francia no podía mantenerse en Argelia- se puso en contacto con el gobierno de Gamal Abdel Nasser para que nos preguntara si estábamos dispuestos a conversar con ellos. Era lo que yo había pensado desde siempre, que algún día nos íbamos a tener que sentar alrededor de una mesa y definir el mejor modo de que Argelia se convirtiera en un país totalmente independiente. Era el objetivo que buscábamos: volver a ser libres, no vivir más bajo la férula de un sistema opresivo. Yo dije que sí, que estaba dispuesto a negociar, con la condición de que fueran ellos -los franceses- quienes lo pidieran. Exigí que las negociaciones se desarrollaran en Egipto. Las negociaciones duraron seis meses. Llegamos a una solución. Con aquel pedazo de papel en el bolsillo fui, en septiembre de 1965, a informar a Mohamed V, el rey de Marruecos. Él se había implicado en aquella lucha, nos había ayudado, incluso militarmente. Entonces, cuando íbamos para Túnez, donde pensábamos informar también a las autoridades, fuimos perseguidos por la aviación francesa. Fue el primer desvío de avión de la historia. En aquel avión estaban dos tercios de los dirigentes de la revolución argelina. Nos querían liquidar inmediatamente. Fue un milagro que escapáramos a la muerte. Le cuento eso para decirle lo que pienso de los socialistas: era Guy Mollet que, apenas terminando de firmar un compromiso, ya lo estaba traicionando. Lo mismo podría decirle del gobernador Lacoste, que también era socialista. En todo caso, era la izquierda la que nos interesaba y a su lado sigo luchando. Yo soy un hombre de izquierda.

S.C.- Entonces, ¿cuando se ve al lado de los representantes de la Internacional Socialista, en las tribunas de los Foros Sociales, piensa a veces que ellos están allí principalmente por una cuestión de prestigio personal?

Ahmed Ben Bella: Sí, a veces pienso que no son serios. Yo sí deseo verdaderamente cambiar el mundo. Quiero que este mundo cambie. Para cambiar las cosas necesitamos gente sincera y, sobre todo, desinteresada.

S.C.- ¿Cree usted en la necesidad de un cambio?

Ahmed Ben Bella: Sí, desde mi temprana juventud creo en esa necesidad. Vuelvo a lo que usted preguntaba, lo que me hace abrigar, en lo personal, cierta confianza en el futuro. Quiero hablar de lo que observo aquí, en Occidente. Estoy convencido de que el sistema liberal no tiene futuro. A esos jóvenes, a esos estudiantes de la enseñanza media que he visto lanzarse a las calles, que no tienen otra cosa que su ideal de justicia; a esos jóvenes que participan en las manifestaciones, que buscan otros valores, me gustaría decirles: «Yo empecé así, cuando tenía la edad de ustedes, con pequeños pasos. Y poco a poco me siguió todo un pueblo.» Cuando voy a manifestaciones, los observo, hablo con ellos, veo que son ellos quienes tienen las cartas en la mano.

S.C.- Se plantea con insistencia la pregunta siguiente: ¿Los dirigentes de los movimientos antiimperialistas han evitado criticar a Israel, Estado ideológica y legislativamente racista que desde su creación está aplicando una limpieza étnica en Palestina? ¿Han orientado entonces mal a generaciones de jóvenes, han falseado el debate mientras que Israel se mantenía muy activo junto a Estados Unidos en el combate contra el comunismo, contra Nasser y contra el nacionalismo árabe y apoyaba regímenes horribles?

Ahmed Ben Bella: Son preguntas que están sobre la mesa y son objeto de polémica. Nosotros no queremos una solidaridad falseada. No queremos un Estado que, como el de Israel, sea el instrumento preferido de este cruel sistema global que dirige Estados Unidos, país cuya política ha hecho ya tanto mal. Para nosotros, hay una doble traición. La traición, primero, de aquellos que, en el bando de la izquierda, deberían haber estado de nuestro lado, leales a la causa palestina y árabe, y no estuvieron. Esta también es la traición de todos esos judíos a los que nos sentimos próximos, con los que tenemos algún parecido, con los que vivíamos en perfecta armonía. Árabes y judíos son primos. Hablamos la misma lengua. Ellos son semitas, como nosotros. Hablan arameo y nosotros hablamos arameo. El arameo tiene varias ramas: Etiopía habla arameo, Eritrea habla arameo, la gente de confesión judía habla arameo, los árabes hablan arameo. Eso es lo que nos hace mucho daño, el sabernos traicionados por quienes tan cerca están de nosotros, por gente que son nuestros primos, que se parecen a nosotros y que hablan arameo como nosotros. Conocemos el antisemitismo porque nosotros somos semitas. A eso agrego que hasta el profeta de ellos es nuestro profeta. Moisés y Jesucristo son profetas para nosotros.

Ahmed Ben Bella y Gamal Abdel Nasser

S.C.- Desde el fin del multilateralismo, la ONU está bajo control de Washington y de los neoconservadores. Todo país árabe que no se somete al dictado de estos es puesto al margen de las naciones. ¿Cómo juzga usted esa situación? ¿Cómo salir de ella? Ante el enfrentamiento del unilateralismo israelí ¿no está condenado Hamas a fracasar y a renunciar a aquello por lo que lucha su pueblo desde hace 60 años?

Ahmed Ben Bella: Pienso que Hamas es característico de lo que sucede entre nosotros, de esa dimensión que toma ahora una fuerte connotación religiosa, que abraza el Islam. Yo soy árabe musulmán. No quisiera vivir en un país dirigido por un integrismo islámico. Pero, y le hablo con toda franqueza, no los critico porque esa necesidad de religión ha sido creada por las distorsiones del sistema capitalista. A fuerza de hacernos daño resulta que finalmente, en vez de encontrarse ante un movimiento que reclama el carácter árabe, que abraza la cultura y se mantiene abierto, se ven ante los extremistas. Israel y Estados Unidos se encuentran ante esa dimensión. Ellos mismos provocaron esa situación.

S.C.- ¿Usted no desea una respuesta religiosa?

Ahmed Ben Bella: Yo soy musulmán pero no deseo que la respuesta sea religiosa. Lo que rechazo no es el hecho religioso en sí sino que se pueda hacer una lectura que no vaya en el sentido de la renovación del Islam, que se pueda hacer una lectura retrógrada del Islam cuando el Islam tiene la ventaja de creer también en dos religiones: la religión judía y la religión cristiana. Para nosotros, Mahoma es la continuidad de Jesucristo y de Moisés.

S.C.- ¿Se han puesto los musulmanes a la cabeza de la resistencia anticolonial actual? ¿No tendríamos que reconocer que lo que combaten los arabo-musulmanes no son los valores de Occidente sino su política agresiva? El Hezbollah, por ejemplo, que tiene tan mala reputación entre nosotros, ¿no ha hecho acaso retroceder el imperialismo estadounidense e israelí en el Líbano? ¿No deberían los progresistas sobreponerse a sus prejuicios sobre los musulmanes, considerarlos como un elemento dinámico en la lucha contra la opresión y apoyarlos?

Ahmed Ben Bella: Sí, sí. Ahí hay un problema de educación. Son aquellos que dirigen los partidos progresistas quienes tienen que responder correctamente ante determinadas situaciones. Pero, no es lo que sucede. Tenemos una bandera y un himno nacional. Lo demás son los occidentales, de las diferentes tendencias, quienes lo deciden por nosotros. Todo eso se envuelve con palabras bonitas, bajo la ayuda de organismos como el Banco Mundial y el FMI, que no son más que instrumentos de tortura que Occidente ha creado para continuar su dominación. lo cual significa que salimos de un sistema de colonialismo directo para caer en otra cosa que parece mejor pero que no lo es. Sin embargo, le repito que tengo la esperanza de que en ese Norte que nos ha hecho tanto daño esa juventud esté tomando conciencia de que esa lógica de dominación provoca más y más pobreza, tanto en el Norte como en el Sur. Aunque no sea la misma dominación que se aplica en el Sur, se trata de una situación de indigencia que no puede aceptar ningún ser libre. ¿Cuánta gente es víctima del desempleo, de la pobreza? ¿Cuántos han sido echados a la calle? Quizás sea eso lo que acabará por llevar a los pueblos del Norte a cambiar su visión de las cosas y a unirse francamente a nosotros.

S.C.- No vemos hoy mucha gente protestar en Occidente contra las atrocidades cometidas en Irak, en Palestina y Afganistán. ¿No tiene usted la impresión que hay tantos prejuicios, cuidadosamente alimentados, en contra de árabes y musulmanes -incluso en el seno de las organizaciones antiguerreristas- que la posibilidad de apoyar la resistencia de ustedes les parece una idea lejana?

Ahmed Ben Bella: Es cierto, los partidos de izquierda que esperábamos no han venido a nosotros. Se empecinaron en eso. Cuando se menciona el Islam, ellos hablan de Bin Laden. No me gustaría vivir en su república pero no lo critico. Cuando veo lo que hace Bush no me puedo permitir criticar a Bin Laden. Le digo a usted con toda franqueza que los ataques contra las torres de Nueva York yo no los condené. Yo condeno a Bush, condeno al gobierno estadounidense, porque considero que Bin Laden es fruto de la política de ellos. Ellos cerraron todas las puertas del diálogo a los arabo-musulmanes. Les hicieron creer, por décadas, que si hacían esto o aquello Occidente haría justicia en Palestina. Sin embargo, Israel y sus aliados no quisieron nunca la paz en nuestra tierra. Israel no ha dejado nunca de hacer la guerra y de aterrorizar a nuestros pueblos. Indirectamente Bin Laden es una creación de Bush y de Israel. Esos dos Estados siembran la muerte y el odio en el Medio Oriente y en el mundo. No nos han dejado más alternativa que la confrontación violenta. Todos esos movimientos radicales, calificados de «terroristas» e «integristas», nacieron como respuesta a los terroristas que, desde Tel Aviv y Washington, dirigen guerras de destrucción contra pueblos árabes. ¿Qué alternativa tienen esos pueblos que ellos bombardean tan salvajemente? Ante los ejércitos modernos no les queda otro recurso que sacrificar sus propias vidas en atentados suicidas. Y eso es lo que hacen. En el Corán, eso se llama «shahadah». Esa palabra expresa un recurso extremo, un estado de desesperación tal que quien lo sufre no puede seguir soportando la vida. Y se sacrifican, no en pos de una vida mejor para sí mismos sino para que al menos los suyos vivan mejor. Es el mayor sacrificio. Aquí, en Occidente, los llaman «terroristas». Pero le voy a decir con toda sinceridad que yo me inclino ante quien haga un sacrificio tan grande, se lo aseguro.

S.C.- Si entiendo bien, ¿usted dice que todo lo que causa la rebelión de la gente en el Medio Oriente ha sido generado por Occidente, que el que lucha tiene que sacrificarse y sufrir por los demás, que los árabes dieron pruebas de tolerancia en el pasado?

Ahmed Ben Bella: Así es. La violencia que se expresa en el mundo arabo-musulmán es el resultado de la cultura de odio y violencia que engendró Israel al imponerse por la fuerza en las tierras de los árabes. Las atrocidades de ese Estado ilegal obligan a los más valerosos a reaccionar. No creo que haya lucha más noble que la de los palestinos que resisten al ocupante. Cuando veo lo que ha sufrido ese pueblo desde hace más de un siglo y que sigue encontrando fuerzas para luchar, sólo puedo expresar admiración. Los mismos que masacran a ese pueblo presentan ahora a la gente de Hamas como fascistas y terroristas. ¡No son fascistas! ¡No son terroristas! ¡Son gente que resiste!

S.C.- Palestina es una nación encarcelada. ¿Cómo se llegó a hablar de «terrorismo», incluso en el seno de la izquierda, en vez de hablar del derecho a resistir con los armas? ¿Encuentra usted grandes similitudes o diferencias entre la colonización francesa en Argelia y la colonización israelí en Palestina?

Ahmed Ben Bella: Es peor en Palestina. Allí hay, además, un apartheid. Los franceses no podían expulsarnos de un país que tiene cinco veces el tamaño de Francia. Trataron de crear una zona de contención en el norte, con la menor cantidad de argelinos posible, pero no dio resultado. No establecieron un verdadero apartheid, como hacen los israelíes en Palestina. El Estado de Israel creó la más terrible de las dominaciones.

S.C.- ¿Cree usted que los palestinos vivirán bajo la ocupación menos tiempo que los argelinos?

Ahmed Ben Bella: Yo creo que sí. En primer lugar, el colonialismo es un fenómeno claramente identificado y condenado por las leyes internacionales. Además, si hay un asunto sobre el cual existe unanimidad en el mundo árabe, ese es el problema palestino. Mientras no se haga justicia a los palestinos, el mundo árabe musulmán tampoco podrá sentirse libre. Es una parte de su ser que se mantiene cautiva.

S.C.- En otra época, la política no era más noble pero había aún un equilibrio. Desde que se acabó la bipolaridad fueron barridos los principios morales más elementales. Se habla constantemente de combatir el «terrorismo» pero no se habla de los 800 niños abatidos en Palestina por los soldados israelíes desde el año 2000 ni de los millones de niños iraquíes asesinados o enfermos que no tienen ya derecho a un desarrollo normal. ¿Habrían sido posibles las atrocidades de Guantánamo y Abu Ghraib si la comunidad internacional hubiese tenido la decencia de decir no a la violencia de Washington? ¿Qué dirigente de un Estado tiene aún las manos limpias en esta supuesta guerra contra «el terrorismo»?

Ahmed Ben Bella: Lo que sucedió en Guantánamo, en Abu Ghraib y en otras partes es enorme. Y todo ese horror sigue propagándose y provocando grandes sufrimientos. Supimos que Estados Unidos instaló prisiones en Europa Oriental para esquivar sus propias leyes y que Europa es partícipe de todo eso. Incluso se le critica a Suiza el haber autorizado que sobrevolaran su territorio los aviones que transportan prisioneros fantasmas, secuestrados, sometidos a torturas.

S.C.- ¿Cuáles serían a su entender los medios de contrarrestar la estrategia de Bush y los neoconservadores?

Ahmed Ben Bella: ¡Ese es un movimiento integrista, pero cristiano! El problema que enfrentamos hoy es el siguiente: la ideología de Bush es el peor integrismo que se pueda imaginar. Los que inspiran a Bush son los famosos evangelistas protestantes. Es un integrismo terrible. ¿Qué medios tenemos para combatir? Ya le hablé de las esperanzas que pongo en la juventud, aunque sé que no tiene verdaderos medios de combatir ese espantoso sistema. Sé que no basta con lanzarse a la calle. Hay que pasar a otra cosa, inventar otros medios de acción, pero lo necesario es actuar en vez de sufrir. Y cuando se tiene la impresión de que no se avanza, hay que pensar que existen fases, que se necesita cierto tiempo para que la mayoría nos entienda. La acción empieza con los que tienen una comprensión clara, aunque esta no cubra todos los problemas. Pero después hay que vencer los obstáculos y pensar que ni el partido socialista, con todo lo socialista que dice ser, ni tal o más cual asociación son los que van a cambiar este mundo.

S.C.- ¿La solución para llegar a un reequilibrio puede venir de China y Rusia?

Ahmed Ben Bella: Pienso que China puede ser una esperanza. En el pasado Rusia nos ayudó extraordinariamente. Pero, por el momento, desgraciadamente, Rusia no está en una situación fácil. Yo no pondría esperanzas en ella. Yo contaría mucho más con China. En primera, tiene argumentos que Rusia no posee. Es un país que se encuentra a la cabeza de los países en expansión. El propio Occidente se implantará en China para reactivar su economía. De aquí a 20 años habrá que ver el nuevo mapa político.

S.C.- ¿Qué decir, mientras tanto, a los pueblos abandonados a su suerte en Palestina, en Irak?

Ahmed Ben Bella: Nunca actuamos pensando que somos nosotros los que vamos a beneficiarnos. Actuamos porque hay que actuar. Las grandes conquistas no han sido nunca producto de una sola generación. En nuestro país dicen que el que come no es el que sirve el plato. Hay que crear redes de solidaridad que apoyen incondicionalmente la lucha de esos pueblos.

S.C.- ¿Qué decir también a esa juventud que usted ha mencionado, testigo de tantos abusos?

Ahmed Ben Bella: No pueden respetar las barreras, tienen que tomar iniciativas. Si no basta con reunirse periódicamente en grandes demostraciones, si nada cambia, hay que pasar a otra cosa, inventar sin demora otras formas de lucha.

S.C.- Pero, ¿no ha llegado la hora de que los árabes tomen la dirección del movimiento antibelicista, hasta ahora en manos de los occidentales?

Ahmed Ben Bella: Sí, sí. Ante la gravedad de la situación en el Medio Oriente, son los palestinos o representantes de los movimientos del mundo árabe los que tienen que actuar. Pienso que ese movimiento árabe, el movimiento palestino, todas esas fuerzas, si se conjugan y se sobreponen a sus divergencias, son una esperanza no sólo para los árabes. Esas fuerzas también pueden contribuir a cambiar este mundo, el sistema global tal y como funciona.

S.C.- ¡Parece usted optimista!

Ahmed Ben Bella: ¿Sabe usted? No sólo soy optimista. Me paso la vida actuando. No me conformo con hacer discursos. Dedico todo mi tiempo a la acción mediante la organización Norte-Sur. También creo que, a veces, las fuerzas de la esperanza vienen de donde menos se espera.

S.C.- El primer congreso constitutivo de la Alianza Popular Árabe de Resistencia tuvo lugar a fines de marzo de 2006, en El Cairo. Los participantes llamaron a los pueblos a ponerse «bajo la bandera del internacionalismo para apoyar al pueblo árabe en su lucha contra la agresión imperialista». ¿Constituye eso el punto de partida de una campaña que, si los partidos progresistas de Occidente se uniesen a ella, podría reactivar el movimiento antibelicista e ir en el sentido de sus deseos?

Ahmed Ben Bella: Sí, en lo personal soy favorable a esa iniciativa. Lo importante es avanzar. No se avanza si se duda, si se piensa que se acabó, si nos estancamos en las divergencias. Avanzar o corregir los defectos, eso es la vida. Del lado de los árabes también hay muchos obstáculos que vencer. Tenemos que hacer un esfuerzo para vencer las divergencias. En el seno del movimiento árabe encontramos, en efecto, las mismas debilidades que encuentra el movimiento antiimperialista en Occidente.

S.C.- Hay más de 10 000 palestinos injustamente encarcelados en las prisiones israelíes y que no son reconocidos como prisioneros políticos. Ahmed Sa’adat -secuestrado por Israel en Jericó en marzo de 2006 junto a cinco de sus compañeros, cuando estaba bajo custodia de estadounidenses y británicos- está siendo sometido desde entonces a torturas constantes. Él ha reafirmado su voluntad de no ceder al decir: «Donde quiera que esté, seguiré combatiendo.» Usted se reconoce seguramente a sí mismo en esa afirmación. ¿Sabe usted lo que significa vivir encarcelado?

Ahmed Ben Bella: Sí. Yo viví 24 años y medio en prisión. Cuando los franceses me encarcelaron en La Santé, me encerraron con los condenados a la guillotina. Desde mi celda podía ver la guillotina. Son terribles los malos tratos que Israel inflige a los palestinos. Actualmente no tengo otro proyecto que Palestina. Haré todo lo que pueda por ayudarla. Para alcanzar la paz, en Palestina y en el mundo, tiene que acabar este sistema de mercaderes. Porque los problemas son inmensos, los daños son inmensos. Dejar el mundo en manos de mercaderes y asesinos constituye un crimen. Es ese el verdadero terrorismo, no Bin Laden.

S.C.- Cuando oye jefes de Estado que dicen que hacen la guerra en Irak en nombre de la libertad y de la democracia ¿qué les diría?

Ahmed Ben Bella: Les digo que el derecho a la vida es el más importante de los derechos humanos. Los derechos humanos son el derecho a vivir. Todos los filósofos hablan del derecho a la vida. Salvaguardar la vida, vivir es lo primero a que aspira todo el mundo. Pero el sistema mundial no se molesta en garantizar ese derecho. Explota y mata. Y cuando no puede matar construye cárceles sin control, abusos que pretenden aportar democracia. Estados Unidos está haciendo en Afganistán e Irak lo que siempre hizo Israel contra los palestinos. Nos hablan de democracia israelí, de democracia estadounidense. Pero ¿qué democracia han aportado ellos al destruir toda posibilidad de vida?

S.C.- ¿Sufre usted por Irak?

Ahmed Ben Bella: Ah, sí. Para mí, Irak… estuve quince veces en Irak ¿sabe? (Silencio) 1 Casi me matan en Irak. ¡Es insoportable ver lo que le están haciendo a Irak! ¡Lo que están haciéndole a ese país que es la cuna de la civilización! Fue en Irak que se empezó a cultivar la tierra. Allí nació la humanidad. Allí se forjaron los primeros principios. Allí nació el alfabeto, el primer código, el de Hammurabi. Todo eso fue destruido por dirigentes incultos, por una nación de sólo 250 años de historia, que fue colonia de Gran Bretaña. Que liquidó el colonialismo inglés e instauró un colonialismo mundial. ¿Qué se hicieron los 80 millones de amerindios? Nunca volveré a Estados Unidos. Es un país de bandidos.

S.C.- ¿Las guerras desencadenadas en Afganistán y el Medio Oriente son para usted guerras racistas?

Ahmed Ben Bella: Exactamente. Son guerras contra el Islam, contra la civilización árabe. Eso salta a la vista. Entre los países que según Bush están fuera de la ley sólo uno no es arabo-musulmán: Corea del Norte. Los demás, Siria, Irak, Sudán, Irán, son todos musulmanes. Las cruzadas tenían como objetivo supuesto la recuperación de la tumba de Cristo. A veces, para molestar a los occidentales les pregunto: ¿Qué lengua hablaba Jesucristo? Hablaba mi lengua, no la de ustedes. Hablaba arameo, ¡como yo! Cuando usted lee la Biblia, Jesucristo dice: «Eli, Eli, Lama sabakta-ni» 2 Y nosotros decimos en Argelia: «Ilahi limada sabakta-n». Son exactamente las mismas palabras que pronunció Jesús. Jesús hablaba como yo. El Islam saca muchas cosas del Evangelio o de la Biblia, que el propio Islam viene a completar.

Yo exploto de ver tanto abuso. Nos han hecho tanto daño… Han afectado nuestra dignidad. Sin hablar de aquel pequeño pueblo en Palestina. ¿Cuántos palestinos tienen que vivir bajo la férula más abyecta? Nuestra reacción no tiene que ver con el racismo, se lo aseguro. Estamos más que cansados. Occidente nos ha hecho mucho daño. ¿No fue acaso en Occidente donde se cometieron los peores crímenes contra la humanidad? ¿Dónde nació el fascismo? ¿Dónde nació el nazismo? ¿Dónde nació el estalinismo? La famosa Inquisición, que duró 400 años, ¿dónde se desarrolló? Francamente, hace falta mucha abnegación para decirse diariamente: «No quiero odiar a Occidente».

S.C.- ¿No habría que incriminar a los defensores del «choque de civilizaciones», a los proisraelíes, como los principales instigadores de lo antiárabe, antiislám, que se propaga de forma inquietante contra sus pueblos?

Ahmed Ben Bella: Por supuesto. El lobby israelí en Estados Unidos es algo terrible. Hasta ahora no se podía mencionar sin que lo acusaran a uno de antisemitismo. Recientemente aparecieron varios estudios que demuestran con ejemplos irrefutables el peso del lobby israelí en las opciones políticas y militares de las que somos objeto 3. Ya nadie puede negar hoy la importancia, hasta el peligro que representa ese lobby que penetra todas las esferas estratégicas. Me siento, por tanto, muy implicado en ese aspecto de las cosas que dificulta más aún la solución de la cuestión palestina.

Tengo que decirle que aunque el Islam sufrió muchos males, el Islam nunca hizo daño a otros países. A lo largo de la historia, el Islam mostró una tolerancia que no existe en ninguna otra parte, mientras que Israel logró implantarse por la fuerza en un espacio y en un lugar que están habitados por los palestinos -uno de los pueblos árabes más evolucionados- y creó, despojándolos de sus tierras, un Estado racista. Mientras que Israel se niegue a reconocer el derecho de los palestinos a existir y a regresar a sus tierras, no habrá paz en el mundo.

Entrevista realizada por Silvia Cattori para la Red Voltaire.

Fuente: http://www.voltairenet.org/Ahmed-Ben-Bella-estima-que-la

1 En 1990-91, el presidente Ahmed Ben Bella dirigió una mediación entre Francia e Irak para tratar de impedir la guerra del Golfo. Los negociadores franceses eran Edgard Pisani y Marc Boureau d’Argonne, administrador de la Red Voltaire. Leer «Le double jeu de François Mitterrand», Voltaire, 3 de noviembre de 2003.

2 «Eli, Eli, Lama sabakta-ni», palabras atribuidas a Jesús en Los Evangelios poco antes de su muerte. Traducción: «Padre, Padre, ¿por qué me has abandonado?»

3 Ben Bella se refiere al ensayo, publicado por la London Review of Books, intitulado «Le Lobby israélien et la politique étrangère des États-Unis» (The Israel Lobby and US Foreign Policy), redactado en conjunto por el profesor John Mearsheimer, de la Universidad de Chicago, y el profesor Stephan Walt, decano de la Kennedy School of Governement de la Universidad de Harvard. Una versión al francés aparecerá próximamente en el sitio Voltairenet.org.

Ref: voltairenet.org

Gentileza de nuestro amigo y colaborador Carlos Souza (Brasil/RJ).

Artesanía Tuareg

Estándar

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La población conocida en occidente por el nombre genérico “tuareg”, se encuentra actualmente repartida en gran parte del Sahara y en Sahel, faja semi árida al sur del desierto. Viven en las actuales repúblicas de Argelia, Níger, Malí y Burkina Faso y en el reino de Marruecos. Los Tuareg son parte del gran grupo Amazigh (o Berebere) que vivía en el norte de África antes de la llegada de los árabes a esta región en el siglo VII. Convertidos al islam, hasta hoy los tuareg son los maestros del desierto, criadores de camellos y caravaneros. Su habilidad para cruzar el Sahara ha garantizado desde siglos la relación comercial y el tránsito cultural entre el Magreb y los grandes centros difusores al sur del desierto, como las ciudades históricas de Tombuctú, en Mali, o Agadez, en Níger. Divididos en subgrupos, los tuareg comparten la lengua tamasheq y la escritura tifinagh.

Su cultura material está marcada por los dibujos geométricos. La plata, considerada como “bendecida por el Profeta”, es el metal más preciado por los tuareg. Sus eximios artesanos, utilizando técnicas simples como el modelado por el método de cera perdida, crean objetos y adornos refinados. El acabado es hecho manualmente con cincelado y grabación. El cuero es también trabajado con maestría por los tuareg, siendo esta actividad ejercida por hombres y mujeres. El tallado en madera y los bordados presentan los mismos detalles geométricos utilizados en las demás técnicas artesanales.

Ref: Casa das Africas

Traducción: Bárbara Igor

Gentileza de nuestro amigo y colaborador Carlos Souza (Brasil/RJ).

Más de 30.000 desplazados por la rebelión tuareg

Estándar

 

El norte de Malí está de nuevo en el ojo del huracán. A mediados del pasado mes de enero, el recién creado Movimiento de Liberación Nacional del Azawad (MLNA) lanzó una amplia ofensiva contra varias ciudades del norte de este país africano y se enfrentó en varias escaramuzas al Ejército malí. Al menos medio centenar de personas han perdido la vida desde entonces y decenas de miles han huido de la zona. El MLNA reclama la creación de un estado tuareg, pero por ahora sólo ha logrado generar una crisis humanitaria en una región del Sahel ya castiLa historia de las rebeliones tuareg en esta zona tiene casi un siglo. Desde que en 1916 estallara una insurrección armada contra el gobierno colonial francés, la llamada rebelión de Kaocen que logró apoderarse de varias ciudades de las montañas del Air (Níger) durante más de tres meses, los tuaregs se han mostrado siempre combativos contra todo poder que venía del exterior. En la década de los sesenta del siglo pasado volvieron a la carga, en esta ocasión contra el poder establecido en Bamako del recién nacido estado de Malí y una ley de reforma de tierras que atentaba contra sus tierras tradicionales. La respuesta del Gobierno maliense fue brutal e incluyó masacres a pueblos enteros. El alto el fuego de 1964 fue muy precario.

Entre 1990 y 1996 se vivió la llamada tercera rebelión tuareg, en la que los miembros de esta etnia reivindicaban la creación de un estado independiente al considerarse excluidos de la toma de decisiones. La rebelión afectó al norte de Malí y Níger y se produjo tras una hambruna y crisis de refugiados. Los enfrentamientos entre los ejércitos de ambos países y los tuaregs volvieron a dejar un reguero de muertos y desplazados. Sin embargo, diez años después volvieron a reproducirse los problemas en la llamada cuarta rebelión tuareg.

El pasado mes de octubre se producía el nacimiento oficial del Movimiento de Liberación Nacional del Azawad (MLNA), un grupo político-militar que reivindica la independencia de esta región que abarca casi todo el norte de Malí, una parte del norte de Níger y el sur de Argelia, donde han vivido tradicionalmente las tribus tuaregs, pero no solo ellas. El MLNA surge de la fusión del Movimiento Nacional del Azawad (MNA) y el Movimiento Tuareg del Norte de Malí (MTNM) y se ha visto reforzado en los últimos meses por la llegada de combatientes tuaregs que participaron en la guerra civil de Libia, la mayoría contratados como mercenarios por el régimen de Gadafi, pero otros bajo la bandera del Consejo Nacional de Transición libio.

Y a mediados de enero, el MLNA ha comenzado su última ofensiva, coincidiendo no solo con la llegada de los combatientes procedentes de Libia sino con la inminencia de las elecciones presidenciales en Malí, previstas para el próximo mes de abril. Los ataques se han producido sobre todo en las ciudades de Menaka, Anderamboukane, N’Tillit, Tessit y Aguelhok. La cifra de muertos varía según las fuentes, se habla de medio centenar, ochenta o incluso de cien, entre los que habría soldados malienses, muchos civiles e incluso algunos ejecutados de manera sumaria, sobre todo en Aguelhok.

HUIDA DE CIVILES

Los ataques prosiguen con mayor o menor intensidad y están provocando una auténtica huida de civiles del lugar. Se calcula que unos 15.000 malienses han cruzado ya la frontera en dirección a Níger y que al menos otros tantos podrían haberse trasladado a otras ciudades próximas, como Gao o Kidal, donde intentan encontrar refugio de los ataques en casa de sus familiares. En total unas 30.000 personas, de las que, según el Comité Internacional de la Cruz Roja, unos 26.000 proceden de Menaka y otros 4.000 de Aguelhok, donde se han producido los ataques más cruentos.

Los problemas a los que se enfrentan estos desplazados están directamente relacionados con la comida y el agua para abastecerles. De hecho, la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) ya ha iniciado conversaciones con los gobiernos de Níger, Mauritania y Burkina Faso, países todos limítrofes con Malí, para habilitar campos de refugiados donde ordenar un vasto plan de ayuda humanitaria.

La situación es complicada y se viene a sumar a los dos males endémicos que sufre la región del Sahel. Por un lado, el deterioro de las condiciones de vida a consecuencia del brusco parón vivido por una de las industrias más rentables, el turismo, a causa de los secuestros y la actividad terrorista en la zona de Al Qaeda del Magreb Islámico (AQMI) y, por otro, la amenaza de una hambruna que podría tocar a cientos de miles de personas y de la que las agencias humanitarias internacionales ya han advertido de que estamos a las puertas.

Más allá de la consideración de si las reivindicaciones de los tuaregs que luchan con el MLNA son justas o no, una gran parte de la población tuareg y los árabes, songhais, peuls y de otras etnias que conviven en esta parte del mundo están sufriendo las consecuencias de una rebelión que está poniendo en serios aprietos su propia supervivencia y que está condenando a esta región del mundo a una inestabilidad que será difícil superar. Como dice un proverbio africano, cuando los elefantes pelean es la hierba la que sufre. Y en el Azawad, aunque no haya mucha hierba, sí que hay mucha gente sufriendo.

NARANJO

Dakar 21/02/2012

REF: Canariassocial

———————————————————————————————————————————————————————

Gentileza de nuestro amigo y colaborador Carlos Souza (Brasil/RJ)

Kenia, territorio en libertad

Estándar



En el este de África hay una nación llamada Kenia. Antes de ser territorio colonial eran extensiones de tierra habitadas por distintos grupos indígenas de origen Bantu, algunos de tradición nómada y otros sedentaria. Hay gente de lago, de mar, de río, de desierto, de sabana y de montaña. A pesar de tener ciertos rasgos comunes en cuanto a su cosmovisión, cada uno de estos grupos tiene una cultura particular y no siempre han coexistido pacíficamente.

…..Hacia las últimas décadas del siglo XIX, las puertas del corazón de África se abrieron ante los ávidos imperios europeos; Reino Unido, Francia, Alemania, Italia, Portugal, Bélgica y en menor proporción España, comenzaron a repartirse el continente.

…..En 1949 un misionero y filántropo inglés llamado Livingstone, emprendió una expedición hacia el sureste del continente africano en busca de la fuente de nacimiento del río Nilo. Desde su partida hasta su fallecimiento, en 1873, Livingstone develó a los ojos europeos que el corazón de África que se creía desierto tenía la riqueza de grandes lagos, así como una ruta de comercio de esclavos, establecida entre los swahilis de la costa oriental y el sultanato otomano de Zanzíbar.

…..El excursionista Speeke, en 1862, descubrió que la boca del río Nilo era el lago Victoria, en el occidente de lo que hoy es Kenia, cerca de la frontera con Uganda. En esencia, la expedición de Livingstone fue la que exhortó al Imperio Británico a adentrarse a esas nuevas áreas del continente, que se presentaban estratégicas para nuevos mercados. El misionero promovió que en África se emprendiera una cruzada de las tres “c”: civilización, cristianismo y comercio.

La repartición de África

Con el propósito de aprovechar la ruta comercial de los esclavos, los británicos construyeron un ferrocarril que comunicaba la costa del Océano Índico con lo que hoy es Uganda. Conforme se conoció la riqueza natural africana y el potencial de la tierra para el cultivo de café y té, fue cobrando importancia y atrajo colonos europeos.

…..Las investigaciones científicas también valoraron la diversidad del mundo animal y vegetal de la sabana. Fue entonces que la zona del este africano fue repartida entre Alemania e Inglaterra. Los límites geográficos de Kenia se marcaron y se decidió que el Klimanjaro sería la frontera con Tanzania, el lago Turkana el límite norte con Etiopía y, al oeste, el lago Victoria marcó el linde con Uganda. Así, limitada por una montaña, dos lagos y un mar, se conformó una colonia llamada Kenia, que tras un movimiento guerrero, obtuvo su independencia en 1963.

…..Una vez que Kenia se conformó como nación en 1963, a todas las etnias se les enmarcó en un mismo territorio: se les dijo que tenían que convivir, que ahora se llamarían kenyanos, que debían honrar a una bandera, regirse bajo las mismas reglas y obedecer a un presidente sin importar su origen tribal.

…..Frente a la diversidad de lenguas, el swahili* y el inglés se declararon idiomas oficiales. Estos se volvieron los códigos comunes para la educación, el comercio, la política y los medios de comunicación. Sin embargo, cada grupo mantiene su lengua particular. Kenia se ha enfrentado al reto de que la diversidad es muy amplia y la idea de nación se complica.

*El swahili es una lengua que nace en las costas del mar índico. Cuando los territorios que hoy conforman Kenya y Tanzania pertenecían al Imperio Otomano el swahili se convirtió en lengua común; es una composición de raíz bantú con vocabulario árabe, portugués y alemán.

Tras el pretexto de un tren…

Tras la construcción de la línea ferroviaria que unió la costa del Océano Índico con el interior del continente africano, Nairobi, capital keniana, cobró importancia como una estación estratégica del tren y con el tiempo comenzó a crecer. Se convirtió en el punto de encuentro de mercados así como en el centro de operaciones del gobierno colonial.

…..Hoy en día, en las calles y en los colegios de Nairobi, predominan ciudadanos de las distintas etnias: indios de distintas religiones, en cuyas manos está el mayor porcentaje del comercio y son la segunda o tercera generación en Kenia. Hay también una comunidad amplia de kenianos descendientes de colonos británicos, quienes en ocasiones pretenden revivir patrones de ese periodo.

…..Debido a que hay dos sedes de Naciones Unidas, PNUMA (Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente) y HABITAT (Programa de Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos); y dada la importancia de su diversidad natural y cultural, Nairobi es una ciudad receptora de personas de todo el mundo, aunque predomina la gente proveniente del Golfo Pérsico y de Asia. También hay muchos europeos y uno que otro latinoamericano; de estos últimos, la mayoría son misioneros.

…..Esta urbe, como cualquier otra, es receptora de inmigrantes del medio rural. Pero en Nairobi hay poca industria, el Producto Interno Bruto de Kenia depende de la producción del té, el café y la afluencia turística que viaja, fundamentalmente, a visitar en safari la vida salvaje de las reservas naturales.

La Kenya natural

Aún hay un alto porcentaje de gente que vive de acuerdo a su economía tradicional, tal como lo hacen los nómadas pastores. Pero las condiciones de la naturaleza no siempre son favorables, y éstas se trastocan conforme se construye infraestructura o se abren las fronteras a nuevas formas de vida. Al salir de Nairobi, uno se pierde en un mundo de inmensas extensiones de tierra donde es poco común encontrar distritos con infraestructura contemporánea.

¿Quiénes colaboran con proyectos de desarrollo?

Organismos internacionales como el PNUD (Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo) o HABITAT han buscado proyectos para el desarrollo de las comunidades. Pretenden que todos tengan acceso a la educación, electricidad, agua potable y a los centros de salud. Pero el proceso ha sido lento. En este trabajo también han labrado un camino importante comunidades religiosas musulmanas, cristianas y católicas.

…..Desde la expedición de Livingstone y su llamado a la cruzada de llevar la cristiandad al continente africano, la evangelización ha participado de modo activo en el devenir de Kenia; algunos han intentado implantar modelos de desarrollo occidentales y suelen considerar muchos aspectos tradicionales como un obstáculo para el bienestar. Algunos son promotores de la migración a las ciudades y otros promueven el estudio de nuevos oficios. Dada la fuerte presencia árabe en el este de África, el Islam ha sido la religión más difundida y con mayor presencia económica en hospitales e infraestructura civil.

…..Las empresas de evangelización han jugado un papel primordial en el devenir de Kenia. El Islam ha sido la religión más aceptada, le sigue el cristianismo y por último el catolicismo. Cada una ha destinado inversión y trabajo para programas de desarrollo e infraestructura, aunque son cuestionables las transformaciones culturales que las tres religiones han ocasionado.

Alternativas para subsistir

Una de las razones para la diversidad cultural que tiene Kenia, es su variada composición climática: hay sabana, desierto, bosques, colinas de clima frío y costas. La región de la sabana se conserva fundamentalmente como parques naturales, que se sostienen del turismo fundamentalmente. Los grupos étnicos que viven en ellos han mantenido su vida tradicional, aunque es creciente la cantidad de migrantes hacia otros distritos; principalmente a Nairobi, donde aprenden el swahili e inglés.

…..La oferta de empleo suele ser en los sectores de servicios o como obreros. Quienes viven en tierras cultivables, conservan este oficio ya sea en tierras propias o como jornaleros de grandes propietarios. La pesca y el comercio son fundamentales para la economía del país y, sobre todo, para las comunidades que viven en las costas lacustres y marinas. La gente de la costa también ha encontrado alternativas de desarrollo en la afluencia turística.

Alternativas para el desierto

Pero la gente de las zonas áridas del norte, como el distrito de Isiolo, se ha enfrentado a otros problemas de incorporación con las nuevas dinámicas del mercado. En el norte de Kenya, habitado por grupos nómadas, la subsistencia se daba básicamente a través del trueque con ganado y la pesca en el lago Turkana. Pero las tierras en esta región han comenzado a ser vendidas. Por los procesos de construcción de carreteras y establecimientos de hoteles o el paso de los automóviles ha cambiado el clima de la región y las formas de subsistencia se han complicado.

…..En el distrito de Isiolo, en el noreste de Kenia, se han conformado grupos de ayuda para llevar a cabo proyectos de desarrollo. Existe un Comité de Desarrollo para el Distrito, el cual está encargado de coordinar las actividades de desarrollo y de servir como comité aprobatorio de cualquier iniciativa gubernamental o no. Hay 17 ONG´s trabajando, entre las que destaca la Diócesis católica, que es la que lleva más años en el lugar.

La Iglesia católica participa en el apoyo a la mujer

La Diócesis católica del Distrito de Isiolo es un ejemplo actual de la influencia que ha tenido la Iglesia en la subsistencia tradicional de las comunidades y en especial el rol de las mujeres. Los papeles sociales siempre han estado bien definidos, en la mayoría de las comunidades la mujer tiene un papel primordial en el trabajo físico: son campesinas, construyen las casas, preparan el alimento, entre otras labores. Pero el comercio, las decisiones políticas y la guerra han sido tareas dominadas por el género masculino.

…..En el 2002 la Diócesis del Distrito de Isiolo promovió microcréditos para las mujeres de familias nómadas, con el fin de que éstas se aventuren a aliviar la pobreza con el comercio del ganado. Hoy en día hay dos grupos, cada uno compuesto por 30 mujeres: éstos han tenido éxito y venden de 13 a 20 cabezas de ganado a la semana.

La administración del crédito

Estas mujeres dicen trabajar con el fin de proveer productos básicos a sus familias, así como de cubrir las cuotas escolares. Para obtener fondos se organizan entre ellas en una entidad de una cuenta de préstamo revolvente a la que le llaman “rondas de felicidad”. El modo organizado como condujeron este negocio promovió que se les diera un préstamo de 100 mil shillings kenianos*. Hoy en día se ha pagado el 85% del préstamo y una mujer del grupo dice que la comunidad ahora puede pagar escuela, vestimenta y alimento para la familia.

*Equivalencia 1 US dólar = 75 Shs (V-2004).

¿Cómo se organizan?

Cada cuatro días, las mujeres compran ganado barato local y contratan gente que les ayude a transportarlo a los mercados más dinámicos en áreas aledañas donde pueden ganar más dinero. Para ir a revender, el grupo vota para elegir un representante. Quien es elegido para ir a vender se embolsa 4 mil shillings y el resto de las ganancias se va al fondo común. Entonces el grupo decide cuánto se ahorra y cuánto se destina a pagar el préstamo.

Trabas para el éxito.

Los mercados de ganado están a miles de kilómetros de distancia de Nairobi. Hay un costo por el pago de quien transporta el ganado. Se corre el riesgo de que los animales salvajes ataquen la mercancía. El mercado ha apelado para que se revivan los sistemas de comercio de ganado, por lo que las comunidades solicitan que se establezcan mercados en puntos estratégicos de áreas marginales, con el fin de reducir el riesgo del ataque de ladrones y animales salvajes, así como el costo de transporte.

…..Estos mercados podrían atraer a marchantes de áreas lejanas, como las ciudades de Nairobi y Mombasa. El incremento en las ventas persigue el objetivo de que las mujeres puedan dedicarse a otros sectores de la economía, como abrir hoteles o casas para alimentar a los hombres de negocios que se acercan a estas zonas. Además de potenciar la economía de las mujeres y motivarlas para otras formas de subsistencia, a las empresas a mediana escala les han proporcionado cierta independencia de sus maridos en términos de provisión de productos básicos, con lo que se trastocan formas tradicionales de relación social.

Los roles cambian

La transformación de los roles trae consigo nuevas generaciones que se enfrentan a las formas tradicionales, las cuestionan y a veces las cambian. Existe un rechazo a la economía y a las formas heredadas, comienza a haber una adopción de nuevos valores y modelos de futuro.

…..Los proyectos de alternativas económicas para el desarrollo de una sociedad pueden ser una solución, pero los modelos no deben ser transportados de una cultura a otra sin anteponer un análisis político, cultural y económico. La esencia cultural de los pueblos es también motor de desarrollo y su destrucción implicaría un empobrecimiento irreversible para el mundo. Los microcréditos para un desarrollo sustentable han demostrado que son una muy buena alternativa para la independencia económica de algunas mujeres kenianas, así como un estímulo para los ingresos de la familia. Pero los programas económicos que se implementan deben conllevar una reflexión sobre los valores que fundan y resguardan la identidad de cada cultura.

FAMILIAS DE IDIOMAS

REF: KENIA, NACIÓN EN MOVIMIENTO

Gentileza de nuestro amigo y colaborador Carlos Souza (Brasil/RJ)

África es un continente tan próximo como desconocido

Estándar

Por Rosa Martínez

13/02/2012

“Debemos abandonar la idea de que poco a poco sea sinónimo de ociosidad o de poca predisposición por trabajar, puesto que es al contrario. Si en algún lugar del mundo he visto que se trabaja, o que las cosas todavía se hacen con eficiencia y diligencia, es en África.”

“A los pies de la Gran Falla del Rift, ante los conocimientos y la sabiduría de un cazador recolector hadzabe o de un ganadero masai, los analfabetos somos nosotros”, escribe el arqueólogo Jordi Serrallonga, miembro del Grupo de Estudios de Evolución de los Homínidos y otros Primates de la UB, en su último libro, “África en 10 palabras. Mi manual de supervivencia en la jungla de asfalto”. Experto en la búsqueda de los orígenes humanos, divulgador y guía científico, Jordi Serrallonga nos plantea un viaje al continente africano mediante diez palabras clave de origen suajili, la lengua franca que se habla en muchos países que atraviesan la Gran Falla del Rift, desde el mar Rojo hasta Mozambique.

Empezamos con una palabra amable: asante, que en suajili quiere decir ‘gracias’.

¿Compartimos el mismo concepto sobre la gratitud y la generosidad que un guerrero masai?

En otros tiempos, tanto en nuestros pueblos como en los barrios de las grandes ciudades, existía el mismo concepto de gratitud. Pero creo que hoy en día en la jungla de asfalto hemos perdido el sentido auténtico de la palabra gracias. Hemos abandonado el altruismo y el espíritu de cooperación que, hace millones de años, en los bosques y en las sabanas africanas, hicieron posible el éxito de la línea evolutiva de los homínidos. Por el contrario, somos egoístas e individualistas. Sin ir más lejos: en África un regalo se ofrece sin pretender recibir ninguna compensación; en nuestra casa, en cambio, muchas donaciones benéficas todavía buscan ventajas fiscales o el reconocimiento público.

«África volvió a congraciarme con el saludo con el que me educaron mis padres», dice usted. En la sabana africana, el viajero recupera la esencia del saludo ―un jambo― entre desconocidos.

¿También hemos perdido eso, en nuestro mundo de asfalto y cemento?

Le explicaré una anécdota que tuvo lugar en Tarangire (Tanzania). Hacía de guía de un grupo de expedicionarios naturalistas y nos habíamos parado para recuperar fuerzas mientras veíamos una gran familia de elefantes. Solos, en medio de la naturaleza, apareció otro grupo de Homo sapiens forastero. Ni nos miraron, y menos aún respondieron a nuestro saludo. Entonces, uno de mis asistentes locales me dijo: «Profesor, ¿por qué los blancos (wazungu) no os saludáis?» En efecto, en África es impensable no saludarse, ni entre conocidos ni entre desconocidos. Y yo hago lo mismo: me gusta saludar aunque la persona que te encuentres en el ascensor (un académico rival o un vecino problemático) evite hacerlo.

Pole sana (‘lo siento mucho’) es más que una disculpa. Implica una mirada de respeto, de empatía hacia el otro. Desde el punto de vista evolutivo, ¿qué papel han tenido estos sentimientos en el linaje de los homínidos?

Richard Dawkins, con su libro El gen egoísta, provocó a la comunidad científica con la metáfora sobre el deseo de sobrevivir de nuestros genes —el impala macho no salta ante el león por altruismo (no intenta salvar a una hembra de su harén), sino que demuestra que es fuerte y ágil. Pero Dawkins, y los que trabajamos en el mundo de la evolución, vemos que el altruismo y la empatía fueron herramientas esenciales en la supervivencia de los ancestros. Hace muchos años que estudio a los hadzabe, una etnia de cazadores recolectores africanos que viven en pequeños grupos nómadas con una tecnología propia del paleolítico, y la clave de su existencia son las estrategias cooperativas.

Cuando habla de la mama (‘mujer respetable’), hace una revisión de la hipótesis del hombre cazador y del contrato sexual como base de las sociedades más primitivas. ¿Qué le ha revelado el estudio de la cultura hadzabe sobre este mito?

Convivir con los hadzabe me ofrece la gran oportunidad de estudiar un modelo vivo de economía humana predadora eludiendo los péndulos teóricos. Durante mucho tiempo, nuestras interpretaciones sobre los pueblos cazadores recolectores del pasado se habían basado en las modas e ideologías de cada época. Por ejemplo, tras las grandes guerras mundiales (con el trasfondo de la violencia), y con las academias dominadas por hombres, se le otorgó un papel relevante al macho cazador.

Pero los hadzabe nos demuestran que eso no es así: los hombres, efectivamente, cazan, pero las mujeres — recolectoras de vegetales— aportan entre el 80 y el 85 % de la dieta del grupo.

Pole pole (‘poco a poco’) parece la mejor directriz para un caótico día de estrés e imprevistos en la jungla de cemento. ¿Aún identificamos el ritmo más pausado de África con la lentitud, la falta de eficiencia?

En África todo parece que vaya poco a poco, pero no es así, es solo un tópico y una ilusión (el sol también parece moverse lentamente desde nuestra percepción terrestre). No deberíamos confundir la parsimonia y el ritmo constante, pero tranquilo, con la extensa e inexacta opinión de que nada evoluciona o funciona en este continente. En pocas palabras, debemos abandonar la idea de que poco a poco sea sinónimo de ociosidad o de poca predisposición por trabajar, puesto que es al contrario. Si en algún lugar del mundo he visto que se trabaja, o que las cosas todavía se hacen con eficiencia y diligencia, es en África. Somos nosotros los que quizá vayamos demasiado deprisa: ¿dónde está nuestro trabajo bien hecho?

Charles Darwin no pisó nunca África, pero en su obra The Descent of Man (1871), señalaba este continente como la cuna de la humanidad. Cuesta mucho, dice usted, reconocer nuestro vínculo de sangre con África. ¿Ha encontrado alguna explicación?

Le diré que, todavía hoy, algunos de mis alumnos universitarios, o de los asistentes a mis conferencias, me preguntan si es cierto que la cuna humana es africana. Cuando ya habíamos superado la oposición social y académica a las ideas novecentistas de Darwin, o al encuentro de homínidos fósiles africanos del siglo xx, ¿por qué renacen estas dudas? Por un lado, sabemos que África es un continente tan próximo como desconocido, pero también se debe al hecho de que algunos colegas presentan el hallazgo de nuevos homínidos y primates fósiles en Europa como si fueran nuestros eslabones más antiguos. Vigilemos los juegos de palabras, solo confunden a la opinión pública.

«La historia de la humanidad es el viaje más bello que podamos imaginarnos», dice en el libro. Los grandes viajes —safari, en suajili— nacen con unos homínidos intrépidos, los primeros exploradores de nuevos continentes. ¿Por qué migraron los primeros homínidos africanos?

No disponemos de una máquina del tiempo para visitar el pasado —hace más de un millón y medio de años— y observar la conducta migratoria de nuestros ancestros desde África hasta Euroasia. Ahora bien, si estudiamos la naturaleza que nos rodea, veremos que uno de los motivos del viaje animal —y, en consecuencia, también humano— es la necesidad de sobrevivir. Los primeros homínidos eran predadores nómadas, se movían por el territorio en busca de sus recursos, y en algunos de estos viajes, al llegar a tierras poco ricas, quizá se vieron obligados a cruzar pasos de agua que hoy nos parecen insalvables. Como primates exploradores que somos, seguro que la curiosidad también tuvo su papel.

Las diez palabras del libro son un regalo de África hacia nosotros. De nuestra cultura, ¿qué palabra mágica escogería como ofrenda al continente africano?

La palabra sonrisa. Cuando hice mi búsqueda personal en África oriental, cuando acompaño a equipos de científicos o cuando guío grupos de expedicionarios interesados por la arqueología, la paleontología, la zoología o la etnología africanas, todos, desde un masai hasta un warusha, me saludan con un jambo (‘hola’) y se despiden con un tutaonana (‘hasta luego’). Todos ellos lo hacen siempre con una sonrisa dibujada en los labios. Un gesto tan automático que dudo mucho de que sean conscientes de él. Por eso, ante la inexistencia de un espejo cada vez que te saludan o se despiden de ti, quiero que adopten una palabra nuestra (sonrisa), que no pronuncian pero sí expresan cada día.

Jordi Serrallonga, arqueólogo e investigador de la Universidad de Barcelona

Localización:Cataluña
Fuente: UNIVERSIDAD DE BARCELONA -WEBISLAM

Gentileza de nuestro amigo y colaborador Carlos Souza (Brasil/RJ)

Instrumentos Musicales

Estándar

Amigos, en MISOSOAFRICA los invitamos a descubrir un poco de los instrumentos más utilizados en el continente cuna de la humanidad, siempre con el objetivo de seguir expandiendo nuestras informaciones con sus colaboraciones y comentarios.

Un saludo afectuoso a nuestros lectores.

MISOSOAFRICA

M b e l a

Su utilización, según los grabados rupestres, se cifra en unos 15.000 años, y es considerada como la madre de todas las arpas.  Los Ngbaka de Congo y Rep. Centroafricana lo utilizan en muchos de sus rituales.

N g o m b i

Instrumento utilizado en varios paises centroafricanos

B a l a f o n

Recibe muchos nombres diferentes según la región: Marimba, Mbila, Kogiri, …

K o r a


El Kora de Senegal, recibe otros nombres en Costa de Marfil, Gambia, Guinea Conakri, Malí, … como Ngombi, Soron y otros

M B I R A

Mbira es el nombre que se le da en Zimbabwe, siendo conocido por Likembe en Congo, Sanza en la Rep.Centroafricana, Kisanze en Angola, Kalimba, Mbirambila, etc.canción “Chemutengure” utilizada para el aprendizaje

D j e m b e

El Djembe de Senegales uno de los nombres con que se denomina este tipo de tambor, llamado también Linga, Sabar, Kpanlogo, Kutiro, Bugarabu

F l a u t a s   y   T r o m p e t a s

Una muestra de instrumentos de vientos son estos instrumentos de madera utilizados por el Pueblo Banda en la Rep.Democ. del Congo, Rep. Centroafricana y Sudán

L a ú d  d e  C h a d

Similar a los que aparecen en las pinturas del Antiguo Egipto, este instrumento es utilizado hoy, entre otros sitios, en la región de Tibesti (Sudán)

L i n g a   d e   C e n t r o á f r i c a

Los linga del pueblo Banda aún se siguen utilizando como medio de comunicación. Se emplean en grupos de dos a cuatro instrumentos, de diferentes tamaños (los más grandes pueden medir más de dos metros), colocados sobre cuatro patas. Cada músico golpea los bordes de la abertura con un par de mazos que acaban en una pelota de látex, para producir sonidos diferentes.

D u n g u

República  Democrática del Congo.

O b o k a n o,  B e g a n n a, K i s s a r (Arpa Kisii)

A x a t s e

A t o k e   d e   G a n a

C o c o t u

REF: ikuska.com

Gentileza de nuestro amigo y colaborador Carlos Souza (Brasil/RJ)

La lenta batalla contra la mutilación genital femenina

Estándar

LAURA GALLEGO

Islas Canarias 06/02/2012

Hoy, en el Día Mundial contra la mutilación genital femenina (MGF), las ong nos recuerdan que sólo en el continente  africano cada año 2 millones de niñas son mutiladas. Se practica en, al menos, 28 países de África y en otros de Asia y Oriente Medio.

 

 

Se lleva a cabo en todos los niveles educativos, en todas las clases sociales, y entre muchos grupos religiosos (musulmanes, cristianos, animistas), aunque ninguna religión la contempla como obligatoria. PLAN, organización internacional de protección de la infancia, alerta en concreto de la situación en Egipto, donde sigue teniendo un especial impacto en las zonas rurales del sur del país, con mayores tasas de analfabetismo y pobreza que las urbanas. En 2008 el  gobierno egipcio promulgó una ley que prohíbe esta práctica con penas de hasta dos años de prisión y multas de hasta 600 euros, sin embargo, en muchas zonas del país la ley es desconocida entre la población y su aplicación es nula. De hecho, según las cifras que maneja PLAN, el 72% de las niñas y mujeres de entre 15 y 30 años del país es víctima de esta práctica atroz.  Vinculada tradicionalmente a la religión, se trata sin embargo de una costumbre cultural, perpetuada por las propias mujeres y sostenida y avalada por las familias con la creencia de que una mujer no mutilada es una mujer impura que no podrá ser casada.

Reconocido desde 1990 como un problema de salud y una violación de los derechos humanos por Naciones Unidas, la ablación total o parcial de los labios vaginales y el clítoris está asociada a problemas durante la menstruación, el parto, hemorragias, infecciones del aparato urinario y graves trastornos psicológicos de por vida. “La MGF es una práctica muy  arraigada. Para que el cambio sea real debe venir de dentro de las comunidades. Por eso en PLAN trabajamos con grupos locales en los que médicos e incluso hombres religiosos explican a las mujeres cuáles son los efectos fisiológicos y psicológicos de la práctica en las niñas.  Una vez que las mujeres tienen toda la información son ellas mismas las que deciden  detener la tradición e impedir que sus hijas pasen por lo mismo que ellas han pasado”, explica Concha López, directora general de PLAN en España.  La MGF está estrechamente vinculada al estatus social, económico y político de las mujeres y las niñas. Por este motivo, desde 2006, según explica su directora, PLAN trabaja en programas de integración económica como grupos de ahorro y de alfabetización de mujeres donde además se aprovecha para abordar temas sensibles como la mutilación. Assiut, una localidad rural a 400 kilómetros de El Cairo, es una de las zonas donde la ONG ha establecido grupo de trabajo con mujeres.  En las reuniones semanales se habla y se comparte información sobre higiene, pequeñas finanzas, matrimonio temprano, formación profesional y MGF.

En diciembre del año pasado más de 1.000 mujeres habían participado en los grupos.

En la graduación de uno de esos grupos, en el pueblo de Blayza, las mujeres extendieron una pancarta en la que se podía leer: “Nosotras mujeres, hombres y niños, declaramos que no aceptamos más la práctica de la MGF y el matrimonio temprano”

En ese día, On Ahmed, vecina de 37 años, dio testimonio frente a 450 personas de su localidad de su nueva forma de ver el mundo:  “Mi marido y mi suegra me presionaban para que mutilara a mi hija pero después de acudir a las sesiones me sentía bien informada y con derecho a defender su salud, así que dije: no.   También he convencido a mi hermano para que no case a su hija siendo una niña”.

REF: guinguinbali


Gentileza de nuestro amigo y colaborador Carlos Souza (Brasil/RJ)

Awalé, la esencia de África

Estándar

Aunque hay juegos Manqala esparcidos por todo el mundo, el awalé propiamente dicho, el del tablero de 12 hoyos, se juega  básicamente en África. Y muchos estudiosos han querido ver en este juego una metáfora clarísima de la manera de ser africana.  La economía y la sociedad africana aún se basa hoy en día en la agricultura de subsistencia.

Las 2 tiradas básicas del awalé, el sembrar y cosechar, son el día a día de la mayoría de africanos. Su cultura está profundamente arraigada a la tierra en todas sus manifestaciones. En el awalé es importante ser capaz de hacer pequeñas sumas y restas con mucha agilidad. Las posesiones de un africano medio son muy escasas y este tipo de operaciones  matemáticas también son su pan de cada día. Aunque hablamos de personas analfabetas que no han podido ir nunca a la escuela. Quien ha estado en África sabe que la cultura del regateo afecta a todo (y hay que entrar en el juego si no se quiere ofender a la persona que tenemos delante). No hace falta decir que esta capacidad de hacer pequeños cálculos muy rápidamente es muy útil en aquellas sociedades. El awalé también nos enseña en este sentido no sólo a ser más rápidos que nuestro adversario, sino también a ser prudentes y prever sus reacciones. No gana una partida de awalé quien sabe más, sino quien tiene más capacidad para prever la evolución del juego de su contrincante.

El awalé no es sólo un juego, sino el reflejo de una cultura, de unos valores ancestrales y de una tradición secular. Algunos estudiosos incluso han relacionado las semillas que se siembran en los huecos con una simbología de la fertilidad (tengamos en cuenta que el culto a la fertilidad es un piedra angular de todas las religiones animistas de África). La tendencia que demuestran los jugadores expertos de no dejar nunca una semilla aislada podría simbolizar el espíritu tribal de la unión para hacer frente a los contratiempos. La  excelente táctica de acumular muchas semillas en un solo agujero (krou) responde a las necesidades de construir graneros y de acumular allí reservas por poder tener buenas cosechas futuras. La penalización que supone eliminar el contrincante, dejándolo sin semillas (quien lo hace, pierde la partida) representa la justicia tribal donde quien agrede o abusa de otro es expulsado de la comunidad. La solidaridad dentro de los miembros de la tribu, se ve representada en el awalé con el hecho de que no se puede dejar pasar hambre al adversario (si se quedara sin semillas sin poder evitar esto, le tenemos que facilitar alguna de nuestras para que pueda seguir jugando). Es importante que los Awalé entren en las escuelas con finalidades didácticas. No sólo para fortalecer el razonamiento matemático y estratégico de los niños, sino también para conocer lo más noble del alma africana.

Ref: Awalé.Info

Gentileza de nuestro amigo y colaborador Carlos Souza (Brasil/RJ)

MALÍ: un viaje por sus tejidos

Estándar

Mucho más que moda pasajera, los tejidos de Malí cargan una rica simbología capaz de descifrar el alma de los pueblos ancestrales.  Flecos que evocan a la lluvia, el trazo que señaliza un buen camino, la flecha que alerta contra personas deshonestas…  En este país el ovillo de significados es infinito.

Por Marie Ange Bordas.

Hablar de tejidos en la África occidental, significa mucho más que hablar de moda o artesanía: es un camino para descifrar costumbres locales y comprender un poco más de la intrincada historia de cada lugar.  En la raíz de la cultura textil oeste africana, está la tejeduría, técnica dominada por las antiguas civilizaciones desde el siglo 9, mucho antes de la llegada de los europeos.  Cuando desembarcaron en la costa del actual Senegal en el siglo 15, los portugueses quedaron estupefactos al ver que los “salvajes” no sólo cultivaban y tejían el algodón, si no que también lo teñían de azul intenso.  El azul del índigo luego se convertiría en materia prima disputada por los europeos, así como lo fueran las tiras de algodón, tejido utilizado como moneda de cambio hasta poco tiempo después de la segunda guerra mundial.

Segundo mayor productor de África (después de Egipto), Malí tiene una tradición textil que se remonta a más de mil años, cuando casi todas las mujeres sabían hilar y la mayoría de los agricultores tejían en sus horas libres.

Tejer tiene significados rituales y mitológicos.  Para el pueblo dogón, el lenguaje es indisocible del tejer.   El término sou por ejemplo, significa palabra pero también una faja de tejido que sale del telar.    Para ellos, estar desnudo, es estar sin palabras.

Segunda Piel

El primer destino es el taller Ndomo, centro de formación y creación en teñido natural, fundado por el artista Boubakar Doumbia en la ciudad de Segou.  El taller es construido en banco, mezcla de tierra, paja y un poco de aceite de karité, extraído del árbol del mismo nombre) para dejar la estructura impermeable.   La entrada ya traduce la filosofía del negocio: coronando la puerta hay cinco columnas adornadas con caracolas.  Ellas representan la máscara Ndomo y hacen alusión a los 5 dedos de una mano que es capaz de transformar la materia prima en riqueza.

Ndomo también es el nombre de la primera fase de iniciación por la que pasan los jóvenes bambara a partir de los 7 años para aprender a vivir en sociedad.

Significando literalmente “hecho con tierra”, el bogolan (bogo=tierra) es la atracción principal del taller.  Ese nombre terminó por ser asimilado como el tejido acabado, pero la verdad es que designa el diseño hecho con barro rico en óxido de fierro, aplicado sobre tejidos teñidos con tinturas vegetales, como el Basilan.  Según la tradición, ese teñido con plantas que son también medicinales (basi=curar), da al tejido no sólo bellísimos tonos de ocre, marrón y amarillo, pero también propiedades curativas.  Con alta concentración de tanino, las plantas utilizadas son fijadores naturales, lo que garantiza a los tejidos un color que nunca desaparecerá.  El proceso es largo.  Las hojas del N’galama y del Cangara y las cascaras del N’péku son secas al sol y peladas para luego ser hervidas o puestas en remojo para soltar su color.

Con el baño listo, las fajas del tejido son sumergidas y puestas al sol varias veces, dependiendo de la tonalidad deseada.  Terminado el teñido, se pasa al Bogolan, el diseño con barro recogido en el lecho de los rios y guardado en jarros cerrados por tres semanas.

Hoy en día, son principalmente hombres los que realizan el trazado de los motivos (llamados binye) en el taller Ndomo.  Ellos entraron en el ramo durante los años 80, cuando el tejido tuvo éxito internacional en el mercado de la decoración y del turismo.  Pero tradicionalmente, esa era una tarea exclusiva de las mujeres.  Ellas siempre retuvieron no sólo los secretos de la arcilla, como el vocabulario simbólico de los motivos: cada uno de ellos significa un valor, un mensaje pasado entre generaciones, sobre todo por medio de los ajuares.

A continuación, algunos de los diseños más característicos:

Céfarin jala: literalmente, la cintura del corajudo.  Simboliza la bravura o la fecundidad

Dankun: cruce de dos caminos. Evoca un sacrificio por otras personas

Falifereke: la imagen representa animales domésticos presos. Es un símbolo de inmovilismo.

Juru sarabali ka sira: zig-zag, el camino tomado por quien no quiere pagar sus deudas.

Kalabanci ka sira: camino hecho por el impostor, aquel que finge ser quien no es.

Kolon kisèso: la casa de las conchas (o monedas). Es el lugar donde se guarda la fortuna.

Bunteni ku: la cola del escorpión, siempre asociada a personas deshonestas, traicioneras.

Aferrados a la idea de una comunicación estrictamente femenina, se concreta un encuentro con Madame Pakarsa Traoré, fundadora de la cooperativa Bogolan de Djenné.  Fundada en el siglo 9, abriga una de las más impresionantes mezquitas africanas, símbolo del islamismo tolerante de Malí.  Declarada Patrimonio Mundial por la Unesco, la Gran Mezquita es sólo una de las señales visibles de la importancia de la ciudad para el mundo islámico.  Lo otro menos evidente, puede ser percibido de mañana, al recorrer los tortuosos pasajes de la vieja ciudad: es la hora en que los niños frecuentan las madrassas o escuelas coránicas.  Sentadas a la sombra de los edificios, ellas se concentran en escribir en sus tableros de madera los versos del Corán.

Embriagados por la misteriosa ciudad de fachadas impenetrables y laberínticas calles sorprendentemente vacías, se siente un gran alivio al subir hasta el tejado de la cooperativa y permanecer al aire libre.  Desde allí la vista de la ciudad impresiona.  Es en los patios y en los tejados que la vida acontece cuando el sol no brilla inclemente.  Las mujeres cocinan, lavan ropa, los niños juegan… Protegidos del calor en un pequeño nicho, tomamos el té mientras Madame Traoré explica que los tejidos teñido absorben las virtudes de las plantas terapéuticas y por lo tanto, son protectores, una segunda piel que cubre y protege el cuerpo, en momentos cruciales a lo largo de la vida, como el nacimiento, la menstruación, la circuncisión de los niños y la mutilación genital de las niñas en algunas etnias- según varios estudios científicos, la planta N’galama tiene alto poder cicatrizante.

El trabajo de las maestras del trazo llamadas binyetigi es delicado.  No existe margen de error.  Con una pequeña espátula de fierro y un bastón de madera, ellas van delineando trazos de arcilla que, después de lavados, quedarán negros e indelebles.  Sosteniendo un palito de madera, el hijo de Madame Traoré traza los motivos en el suelo, mientras ella explica sus significados: un trazo significa tomar un buen camino en la vida;  dos trazos, evite tomar dos rumbos al mismo tiempo; una flecha, no sea deshonesto; una “X”, Dankun, la encrucijada que simboliza el sacrificio para los otros; un círculo con un punto, Kolon Kisèso, el lugar de la fortuna; el zig-zag, el camino de aquel que no quiere pagar sus deudas; el Suraka taasira, el paso del camello, símbolo del viaje…  Y la lista sigue en un extenso inventario de consejos y valores pasados de generación en generación.

De Djenée partimos a Mopti, capital de la sub-región y punto estratégico para el turismo regional.  La Venecia de Malí nos recibe con un día caliente, un fuerte olor a pescado y vendedores insistentes.  La confluencia del Río Níger con su afluente Bani, Mopti es el más importante puerto de la región.  Aquí llegan las pinasses, embarcaciones cargadas de cebollas del país Dogon, arroz del Delta del Níger, barras de sal de Tumbuctú, carneros y pescado.

Hombres y mujeres dividen las tareas de diseño, tejido y teñido.

Después de encomendar el traje a boubou de mangas largas, a un sastre callejero, partimos camino al mítico país Dogon. ¿Cómo introducir a quien aun no conoce la fascinación que él ejerce en los occidentales hace un siglo?  ¿Hablar de la arquitectura impar de las pequeñas villas suspendidas en los acantilados, hablar de un pueblo que hacen décadas encanta a etnólogos por haber mantenido su cultura en un país 90% musulman?  ¿Hablar de su fascinante cosmología, la ciencia que trata de la estructura del universo donde sexo, lenguaje y tejeduría se mezclan en un bordado extraño y poético?  Hablar de la historia de un pueblo que atravesó el Níger para instalarse en ese acantilado poco acogedor…

Declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, el país Dogón se extiende alrededor de los 200 kms del Acantilado de Bandiagara, en el Este del país.  La región alberga 250 mil personas viviendo en casi 420 villas repartidas en tres paisajes distintos: planicie, la meseta y el acantilado propiamente dicho.  Una geografía que determinó el desolamiento y aislamiento de este pueblo por siglos, no sólo protegiéndolo de sus enemigos, sino que también dando guarida a costumbres y tradiciones.

Tejedores en el acantilado

Llegar al país Dogón es como llegar a otro mundo.  La carretera es mala, larga y complicada.  Aun así, a cada kilómetro que pasa, a cada conversación de orilla del camino, en cada población, la sensación de estar entrando en otra dimensión sólo aumenta.  La primera visión de las antiguas habitaciones Tellem, incrustadas en el acantilado, da una impresión surrealista.  Como celdas de una colmena, decenas de construcciones en forma de torres, hechas de minúsculos ladrillos, parecem confundirse con la piedra ocre del acantilado.  Cuenta la leyenda que los Tellem, pueblo casi pigmeo que habitaba la región antes de los dogones (entre los siglos 11 y 13), tenían poderes mágicos que les permitían elevar ladrillos por las alturas.

Con el cielo estrellado como techo y el suelo de una terraza como cama, descansamos en la villa de Sangha, donde aprendemos un poco más.  Como varias otras actividades entre los dogones, tejer es una manera visible para hablar de lo invisible.  En prácticamente todas las villas, los tejedores forman parte del paisaje solos o en grupo, pedaleando en sus telares, mascando nuez de kola cercados por fajas de algodón, que se enrollan y se acumulan en largos rollos.  Entre los dogones, las mujeres hilan, los hombres tejen y las mujeres tiñen… hilan, tejen, tiñen, cosen.

Azul, color de los sueños, de calma, de paz.  Azul que evoca viajes, encuentros, despedidas.  Azul del índigo, índigo del país Dogón.

Para llegar hasta las tintoreras es necesario escalar el acantilado de 600 metros.  Aminata, Adama, Fumata, Amagara, las mujeres de Ondougou, están sentadas en un patio costureando o cortando los hilos de los tejidos ya teñidos.  Todas están vestidas con sus coloridos boubous, que contrastan con el ocre del paisaje y con la sensatez oscura del índigo.  Hoy los tejidos tradicionales en índigo son más usados en ocasiones especiales, o como pagnes (pareos) amarrados a la cintura como pollera.

Djeneba Babara muestra el proceso de teñido.  Al lado de sus canaris (caldera de barro),  repletos de la tintura del índigo,  sus manos teñidas de azul son el testimonio de que, en ese pedazo del país Dogón, el teñido vegetal no cedió lugar al químico.  Señal de los tiempos: para acelerar el proceso y garantizar un azul más intenso, ellas incluyen una mezcla sintética al índigo vegetal.

Madame Napo muestra un antiguo echarpe azul con largas franjas y explica que la pieza envía a los cielos un pedido de lluvia, mientras más largas las franjas, más lluvia se pide.  Dicen las más ancianas que antiguamente, la mujer menstruando no podía teñir con índigo y, si quería que el proceso tuviese éxito, no debía mentir a su marido.  Los hábitos cambiaron, principalmente con la islamización de la comunidad y con el intercambio con otros pueblos. Pero sentadas en grupo, hilando el algodón al son de animadas conversaciones, Aramata y sus amigas perpetúan la palabra, sea ella del paño o de la voz, la trama de la vida.

Fuente: Marie Claire pelo mundo.

Traducción y edición de textos: Bárbara Igor

Los textos fueron “despersonalizados”.  Siendo narrados en primera persona en português, esta adaptación elimina datos anecnóditcos considerados  no informativos. 


Gentileza de nuestro amigo y colaborador Carlos Souza (Brasil/RJ)

Adinkras

Estándar

De entre los saberes desarrollados por los akan – grupo cultural presente en Gana, Costa de Marfil y  Togo, países de la África del  Oeste – se destaca la utilización de un sistema de símbolos para transmitir ideas. Cada símbolo está asociado a un proverbio o  sentencia específico, enraizado en la experiencia de los akan.  El conjunto de esos símbolos, llamados adinkra, forman un sistema de  preservación y transmisión de los valores acumulados por los akan. Puede decirse que esos símbolos son un tipo de escritura  pictográfica, utilizada ampliamente en el cotidiano de esa sociedad y que está presente en los tejidos, cerámica, arquitectura y en  objetos de bronce.  De la misma manera que los documentos escritos materializan la historia en las sociedades occidentales, en muchas  culturas africanas es el arte quien trae el conocimiento del pasado hasta el presente.

Historia

La población akan desarrolló habilidades significativas en la tejeduría en el siglo XVI, en Nsoko (hoy Begho), importante centro  de tejeduría.  Los adinkra, originalmente producidos por los clanes gyaaman, de la región Brong, eran de derecho exclusivo de la realeza y de los líderes espirituales, y sólo podían ser utilizados en ceremonias importantes, tales como funerales – adinkra significa “adiós”.  Durante un conflicto militar en el inicio del siglo XIX, causado por los gyaaman, que intentaban copiar la “silla de oro” (símbolo de la  nación ashanti), el rey gyaaman fue muerto.  Su manto adinkra fue tomado por Nana Osei Bonsu-Panyin, el Ashantehene (rey  ashanti), como trofeo.  Con la túnica, vino el conocimiento de la aduru adinkra (tinta especial utilizada en el proceso de impresión) y  del proceso de estampado de diseños en paños de algodón.   Con el tiempo, los ashantis desarrollaron más la simbología  adinkra, incorporando su propia filosofía, cuentos folclóricos y cultura.

Tejidos

Los tejidos ocupan un lugar muy especial en la cultura Akan. Son utilizados no sólo como vestimenta, si no que  también como forma de expresión.   Así, los símbolos adinkra son estampados en los tejidos, para transmitir mensajes. Esa rica tradición existe desde el siglo XVII.  Inicialmente, las vestimentas con símbolos adinkra eran usadas sólo en las ceremonias fúnebres.  Los  símbolos utilizados expresaban las cualidades atribuidas a la persona que había muerto.   Hoy en día, los tejidos con estampas adinkra son usados en el día a día,  pero principalmente en celebraciones.  Los símbolos son estampados en los tejidos por medio de una  especie de carimbo, hecho con la cascara de calabazas.  Este es sumergido en una tintura hecha con corteza de árboles y presionado  diversas veces en el tejido para crear estampas.  Actualmente, tejidos industrializados conmemorativos también son estampados con  adinkras.  Es el caso de un paño producido con ocasión del fallecimiento del profesor Georges Niangoran Bouah, gran estudioso de la  cultura Akan.

Ref:   Casa das Áfricas

Recomendamos:  “Adinkra: sabedoria em símbolos africanos” de Elisa Larkin Nascimento e Luiz Carlos Gá. Rio de Janeiro: Pallas, IPEAFRO, 2009.

Gentileza de nuestro amigo y colaborador Carlos Souza (Brasil/RJ)

Las Lenguas de África

Estándar

En el continente africano se hablan unas 1.500 lenguas repartidas en cuatro familias lingüísticas: la afro-asiática, la nigero- congoleña, la nilo-sahariana y la joisana.

La familia afro-asiática, situada en el norte del continente, se divide en cinco grupos:

• El semítico
• El bereber
• El antiguo egipcio
• El cusítico
• El chádico

El grupo semítico incluye, entre otras, el árabe y el amárico, lengua oficial de Etiopia.

El grupo bereber incluye el amazig, el tuareg, y el guanche, hablado antiguamente en las Islas Canarias. El antiguo egipcio es el único miembro conocido de su grupo. Al grupo cusítico pertenecen lenguas como el somalí – oficial en Somalia – o el oromo.

Finalmente, el grupo chádico incluye el hausa, la lengua con más hablantes de África después del árabe.

La familia nigero-congoleña es una de las agrupaciones más grandes del mundo, después de la austronésica. Se extiende desde Senegal hasta Kenia y el sur del continente. Se divide en los siguientes grupos:

• El mande
• El kordofán
• El atlántico-congoleño. Este grupo lingüístico incluye subgrupos de lenguas como el atlántico (fulani, wolof, serer), el kwa (akan, ewe, yoruba, igbo) o el benue-congo, al cual pertenecen las lenguas bantu (suahili, fang, zulu, kikongo, kimbundu, kikuiu, etc.). El parentesco entre estas lenguas fue uno de los primeros en ser reconocido.

La familia nilo-sahariana se encuentra en diversos núcleos entre la familia afro-asiática y la nigero-congoleña. Pertenecen el   masai, el shilluk, el kanuri, el songhai o el nuer, entre otras lenguas.

Finalmente, la familia joisana se extiende por el sur del continente e incluye lenguas como el nama o el kwadi.

Además de las lenguas agrupadas en las cuatro familias lingüísticas mencionadas, en el continente africano se habla el inglés, el francés, el portugués y el español como consecuencia de la colonización. Así, con la independencia de las colonias, muchos estados africanos optaron por una lengua europea como lengua oficial: el portugués es oficial en Angola, Mozambique, Guinea Bissau y varias islas del Atlántico; el español lo es en Guinea Ecuatorial y el inglés y el francés lo son en varios estados.

Si nos fijamos en la dinámica de las lenguas, África puede ser considerado el continente de la diversidad lingüística, ya que es la zona donde se dan menos procesos de sustitución lingüística (aproximadamente el 20% ante el 50% mundial). Otra característica es que mientras que en otras zonas del mundo las lenguas que se extinguen son sustituidas por otras lenguas europeas, en África  son las lenguas africanas (suahili, wolof, hausa, ful, etc.) las que ocupan el espacio de las subordinadas.

Muchas palabras de origen africano se han extendido por todo el mundo. Así, palabras como vudú, zombi, chimpancé o safari  proceden del bantú. Cola, procedente del ewe, ha llegado a muchísimas lenguas a través de la Coca-cola, y ñu, de origen joisano, es  una de las pocas palabras que ha surgido de esta familia.

Como testimonio de una lengua ya extinguida, el antiguo egipcio nos ha dejado palabras como endibia, goma u oasis. A esta lista podríamos añadir un gran número de palabras procedentes del árabe y del amazigh que se han extendido por todo el mundo,  como por ejemplo algodón (del árabe).

Gentileza de nuestro amigo y colaborador Carlos Souza (Brasil/RJ)

Ref.:  Casa de Las Lenguas


Los estudiantes de la Universidad se suman al combate en Dakar

Estándar

JOSÉ NARANJO (Dakar)

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Los estudiantes de la Universidad Cheikh Anta Diop de Dakar se unieron este miércoles a las protestas contra la candidatura del presidente Abdoulaye Wade en Senegal y protagonizaron una jornada de graves enfrentamientos con la Policía. El epicentro de los enfrentamientos fue la Avenida Cheikh Anta Diop, donde quemaron un microbús. La policía usó gases lacrimógenos para dispersarlos y los estudiantes les lanzaron una lluvia de piedras. Parece que Senegal, y más en concreto Dakar, no va a tener ni un día de tregua de aquí hasta las elecciones. Al menos eso es lo que ocurrió este miércoles 1 de febrero cuando miles de estudiantes decidieron sumarse a las protestas contra la candidatura de Wade con el objetivo de “vengar” la muerte de Mamadou Diop, un joven de 30 años que la noche anterior fue arrollado por un camión de la Policía cuando yacía en el suelo durante la carga policial contra la manifestación anti Wade de la plaza del Obelisco.  Ya desde por la mañana, un numeroso grupo de estudiantes intentó entrar por la fuerza en el hospital donde se encontraba el cadáver del joven Diop, pero la Policía logró contener este primer movimiento. Posteriormente, los estudiantes se fueron reagrupando en la Avenida Cheikh Anta Diop, donde se encuentra la universidad del mismo nombre, y un grupo pegó fuego a un microbús.  Fue entonces, a primera hora de la tarde, cuando intervino la Policía para dispersar a los chicos que para entonces ya eran varios cientos. Y ahí comenzó el lanzamiento de piedras por parte de los estudiantes y de gases lacrimógenos por parte de la Policía. Muchos jóvenes se refugiaron en las residencias universitarias y las facultades de la zona. Los estudiantes han protagonizado varias protestas en las últimas semanas toda vez que la huelga de profesores, a quienes el Gobierno hace meses que no les paga su salario, está a punto de hacer, si no lo ha hecho ya, que todos ellos pierdan un año de carrera. En la enseñanza secundaria la situación es similar. Este caldo de cultivo, unido a la indignación por la muerte de Diop, “has cruzado una línea que no debías cruzar”, le dijeron por la mañana mediante un comunicado, hace que la situación en la Universidad sea explosiva y ha hecho que los estudiantes se sumen de manera clara a las protestas contra Wade.

REF: guinguinbali.

Gentileza de nuestro amigo y colaborador Carlos Souza (Brasil/RJ)

MÁSCARAS AFRICANAS

Estándar

Sin duda las máscaras constituyen el elemento más sugestivo del arte negroafricano. En ellas se despliega la prodigiosa capacidad creadora y la imaginación de los africanos, que se patentizan en una extraordinaria variedad formal, subrayada por la utilización, junto a la madera, materia prima fundamental, de toda clase de elementos decorativos (rafia, cauris, hojas, sartas de vidrio de colores, conchas, campanillas etc.); por otra parte, mientras que las tallas mágicas o de antepasado, casi nunca van pintadas en las mascaras el color puede ser utilizado con enorme liberalidad y en tonalidades muy contrastadas y violentas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

A la innumerable variedad de formas hay que añadir la complejidad de significados y la multiplicidad de usos, determinados por los distintos tipos de ceremonias en las que la máscara tiene su marco especifico dentro de la sociedad tribal. En efecto, las máscaras constituyen el elemento esencial de las ceremonias funerarias, de la fertilidad de la tierra, los animales y los hombres, y en las ceremonias de iniciación de las distintas sociedades secretas, que constituyen uno de los rasgos específicos de la sociedad negroafricana. En general, cualquier acto importante de un determinado grupo social esta marcado por la celebración de ceremonias en las que son protagonistas la música, el canto y las danzas; en esas danzas participan siempre, en mayor o menor número, los enmascarados. La tipología de las mascaras es muy amplia y hay que tener en cuenta que, dentro de cada etnia y cada grupo tribal o clánico puede desplegar una marcada diversidad de formas.

Texto extraido del libro: Cómo reconocer el arte negroafricano
Autora: Carmen Huera
Editorial: EDUNSA

Gentileza de nuestro amigo y colaborador Carlos Souza (Brasil/RJ)

Xumane discípulo de las calles. Activo miembro de la liberación / Música

Estándar


“Antes de saber un poco sobre mi, primeramente agradezco a DIOS, por mantenerme vivo hasta este momento y haberme hecho usar el discernimiento y darme este gran talento de cantar.  Yo canto desde pequeño,  porque en la casa de mi abuela mis tíos tocaban percusión, aquel sonido me transmitía algo que yo no conseguía explicar, pero confieso que no fue el sonido de la percusión que despertó mi talento musical, pero si los momentos tristes.  Cuando mi hermana me golpeaba yo lloraba sin parar, después tanto tiempo de llanto, se transformaba en canción.  Recuerdo que una vez lloré de la mañana hasta el anochecer y sólo paré cuando mi abuela llegó del campo, porque era a quien yo más amaba y era de quien yo aceptaba consuelo (QUE DIOS LA PROTEJA).

     En 1999 vine a Brasil donde conocí una banda llamada BANTU KLAN JINDAJE, que fue creada por el Sansão que me invitó cierta vez a presenciar el ensayo de la banda y fui convidado para hacer el refrán y una de sus músicas, a él le gustó y me invitó para formar parte de la banda, que duró 4 años y se deshizo, sin embargo fue esa banda la que me instruyó y me dió fuerza y corage para que yo pudiese seguir mi carrera solo.  Agradezco a Sansão por haberme dado el primer paso, hoy mi mayor inspiración viene de DIOS  y de su libro o  EL CORÁN sagrado.”

Gentileza de nuestro amigo y colaborador Carlos Souza (Brasil/RJ)

Traducción: Bárbara Igor

LITERATURA AFRICANA – ANTONIO AGOSTINHO NETO

Estándar

Para conocer la literatura angoleña, es necesario conocer la poesía de Agostinho Neto.

Nacido en Catete, Angola, en 1922, Agostinho Neto falleció en 1979. Hizo sus estudios primarios y secundarios en Angola. Se licenció en medicina en La Universidad de Lisboa. Siempre estuvo ligado a La actividad política en Portugal, donde fundó la revista Momento con Lúcio Lara y Orlando de Albuquerque en 1950.  Como otros escritores angoleños, fue preso y desterrado a Cabo Verde.

“Poeta de La hora revolucionaria, combatiente de La lucha anticolonial, primer presidente de La República Popular de Angola, su obra, sobrepasando los límites de la historia literaria, se confunde con la historia reciente del país. Condicionada por las dificultades del momento en que fue escrita, tanto la construcción, como la publicación de esta obra se dan de forma dispersa e irregular… “(“Agostinho Neto: el lugar de la poesía en tiempos de lucha” de Dalva Maria Calvao Verani en África y Brasil: Letras en lazos. Org. de María del Carmo Sepúlveda y María Teresa Salgado. RJ: Ed. Atlántica, 2000).

Su obra poética puede ser encontrada en cuatro libros principales: Cuatro poemas de Agostinho Neto (1957), Poemas (1961), Sagrada Esperanza (de 1974 que incluye poemas de los dos primeros libros) y la obra póstuma La renuncia imposible (1982). La poesía de Agostinho Neto es una poesía comprometida que presenta las imágenes poéticas de las vivencias del hombre angoleño. Pero él no habla sólo del pasado y del presente, sino también de la búsqueda, de la preparación del futuro.

Mañana entonaremos himnos a la libertad cuando conmemoremos la fecha de la abolición de esta esclavitud “Nós vamos em busca de luz / Os teus filhos Mãe ( todas las madres negras cuyos hijos parten) Vão em busca de vida (“Adiós a la hora de partida” del libro Sagrada Esperanza)

La poesía de Agostinho Neto habla de la necesidad de luchar, de soñar, de luchar por la independencia. Es necesario luchar por una nueva Angola, reconquistar la identidad angoleña a pesar de la presencia del colonizador.

“La poesía de Neto trae el reconocimiento de que nunca se está sólo, de que no se puede ignorar la presencia del otro, incluso si el otro reduce sus posibilidades de ser. El otro, en las palabras de Agostinho Neto, se combina al yo-angoleño definiéndolo, pero no le roba los orígenes.  Antropofágicamente el otro es asumido, componiendo la imagen auténtica del ser angoleño contemporaneo: ser África porque, ‘ canibalescamente’, el otro – que históricamente determinó los desvíos de la cultura originaria angolaneña – se hizo presencia en el cuerpo de Angola.  Ser África de los caminos entrecruzados, pero hacerse África.

(“El yo y el otro en Sagrada Esperanza” de Marcelo José Caetano – Cuaderno CESPUC de búsqueda PUC – Minas – BH, n 5, abr.1999).

Gentileza de nuestro amigo y colaborador Carlos Souza (Brasil/RJ)

Fuente:  LITERATURA BRASIL HISPANO

Traducción:  Carla Vargas Villarroel

Revisión de Textos:  Bárbara Igor

África y el islam

Estándar

El mensaje del Corán se convirtió en un rasgo constante en la región desde una época muy temprana.

El Islam nació en una Arabia multiétnica situada a 22 km. de la costa del continente africano. Antes del ascenso del Islam, Etiopía, una superpotencia de la época, se había anexionado durante siglos lo que hoy son el Yemen y algunas partes de Arabia Saudita.

Las referencias coránicas al poderoso ejército del general etíope Abraham, quien marchó hacia La Meca con un grupo de elefantes, dan testimonio del poder del antiguo imperio de Etiopía.

Los africanos se cuentan entre el primer grupo de personas que aceptaron la nueva religión traída por el Profeta Muhammad. Se dice que cuando el etíope Bilal, uno de los musulmanes más legendarios y venerados, oyó hablar por primera vez del Islam, lo llamo la “antigua religión”. La llamada a la oración que hoy resuena en las tierras musulmanas fue difundida por vez primera por una voz africana (la de Bilal).

El Islam se convirtió en un rasgo constante de África cuando, en el año 612, el Profeta Muhammad (PyB) envió a Etiopía un primer grupo de entre los musulmanes más antiguos para que recibiera protección del Negus frente a la persecución de los árabes; ésta fue la primera hégira (hiyra , emigración). De este modo, el Islam se difundió por África antes incluso de que lo hiciera por Medina.

Es importante señalar que, si bien, por lo general, el Islam se difundió por África de manera pacífica, también tuvo que ganar algunas batallas, como las guerras de riddah, para obligar a los árabes a continuar siendo fieles al Islam. A medidos del siglo X, durante el gobierno del califa omeya Abdul-Rahman III (929-961), musulmanes de origen africano navegaron hacia el oeste desde el puerto español de Delba (Palos), adentrándose en el “océano de oscuridad y niebla”. Después de una larga ausencia, regresaron con un gran botín desde una “extraña y curiosa tierra”. Es evidente que personas de origen musulmán fueron conocidas por acompañar al Nuevo Mundo a Colón y a algunos exploradores españoles posteriores. También se informa de que los descendientes de Kanka Musa de Malí llevaron a cabo un viaje épico con una gran flota de 2.000 barcos en busca de las Américas. Recientes investigaciones lingüísticas, culturales y arqueológicas llevadas a cabo en Brasil y Perú ofrecen evidencias documentales de que los musulmanes mandinkas de África Occidental habrían explorado la América precolombina.

El Islam se difundió a través de África Occidental de la mano de comerciantes africanos como el pueblo fulani, desde una época tan temprana como el siglo VIII, y estaba ya firmemente establecido hacia el siglo XI. El rumbo pacífico y permisivo que el Islam tomó en África Occidental se debió en gran medida a que los difusores de la fe eran cultural y étnicamente iguales a quienes la recibían. También las religiones indígenas africanas tenían muchos elementos en común con el Islam, como la inmolación de animales, la oración comunitaria, el respeto a los antepasados, la circuncisión, la poligamia, los obsequios en forma de dote a la novia y el mundo de los espíritus o yinns. En África, el mundo de los espíritus bori y zar sirvió de puente hacia el mundo islámico de los yinns , quienes, al igual que los espíritus africanos, podían ser amigos o enemigos.

Estas similitudes entre el Islam y las religiones indígenas africanas facilitaron una conversión general pacífica y la tolerancia religiosa en África Occidental. Por lo tanto, el Islam permitió a la cultura africana seguir siendo exclusivamente africana y un Islam sufí tradicional se fue moldeando en África a lo largo de los siglos. Este tipo de Islam llegó incluso a remodelar la cultura islámica en territorios más allá de África.

En su libro El África negra precolonial (pág.163), Cheikh Anta Diop escribe: “Por lo tanto, la razón principal del éxito del Islam en África, con alguna excepción, deriva del hecho de que unos pocos árabes y bereberes se acercaron a ciertos reyes y notables negros que luego lo difundieron de manera pacífica entre quienes estaban
bajo su jurisdicción … Lo que debemos destacar aquí es la naturaleza pacífica de esta conversión, al margen de la leyenda que la rodea.” En otra parte del libro (pág. 102), el autor afirma: “Las conquistas árabes deseadas por los sociólogos son necesarias para sus teorías, pero no existen en realidad. Hasta el día de hoy no hay documentos históricos fiables que fundamenten dichas teorías.” Por su parte, en su libro de 1991, Genocide in Africa (pág. 10), Molefi Asante escribe: “La religión del Islam convertía a cada comerciante o viajero musulmán en un misionero en potencia, y el atractivo de esta religión, con su parecido con las religiones africanas, era mucho mayor que el del Cristianismo.”

Cuando el Islam proliferó en África en torno al siglo IX, una de las primeras universidades fue fundada por musulmanes africanos. Se llamó Sankoré y fue construida en Tombuctú. Árabes y otros acudían a Sankoré para aprender de eruditos africanos que disertaban sobre creencia y jurisprudencia islámicas, astrología, ciencia y otros muchos temas. Tombuctú era conocida por su erudición, y allí los vendedores de libros formaban la élite más rica de entre el colectivo de los comerciantes.

La mayor parte de la historia africana posterior al antiguo Egipto fue escrita en lengua árabe tanto por negros como por árabes. El alfabeto árabe también sirvió para escribir de manera aljamiada idiomas como el suahili, el wolof o el mande. Durante cientos de años, el árabe sirvió como idioma internacional de comercio, al igual que ocurre hoy en día con el inglés. Parte de la historia oculta de África está encerrada en hasta 700.000 manuscritos árabes escritos por antiguos eruditos africanos. Uno de estos manuscritos, Tariq-ul-Sudan, detalla la historia del África Occidental islámica, pero permanece inaccesible para quienes no hablan árabe. Los historiadores occidentales prefieren documentos como los manuscritos del Mar Muerto, los cuales permanecen en sus tumbas de arena hasta que encuentran la manera de tergiversar y eliminar su contenido.

Autor: Sandilessa. Fuente: webislam.

Gentileza de nuestro amigo y colaborador Carlos Souza (Brasil/RJ)

Guinea-Bissau solicita ayuda a Angola para las elecciones

Estándar

(en hora buena que la ayuda es sólo material y financiera)

Luanda, (Prensa Latina) El CNE de Guinea-Bissau solicitó ayuda material y financiera a Angola para la  realización de elecciones anticipadas, después de la muerte el día 9 de este mes del presidente Malam Bacai Sanha, informaron hoy aquí los medios de prensa.

Tal pedido fue hecho a funcionarios de la Embajada de Angola en ese país lusófono por el presidente del Consejo Nacional Electoral (CNE), Desejado Lima dá Costa.

El máximo representante del organismo electoral afirmó que los dos próximos meses son decisivos ya que en ese país lusófono ocurrirá una consulta con los partidos con o sin asiento parlamentario.

Durante estos contactos se buscará una fecha para las próximas elecciones que, de acuerdo con la Constituición deberán realizarse en 60 días, aunque la ley Electoral estipula 90.

Según Costa, que garantizó que están dadas en el país las condiciones técnicas para efectuar la votación, Guinea-Bissau necesita para ese ejercicio democrático cerca de tres millones de euros.

En una reciente visita a Guinea-Bissau, el ministro de Defesa angoleño, Cándido Pereira Van Dúnem, expresó la voluntad del gobierno de su país de continuar apoyando al estado guineano en su actual proceso de reformas de los sectores de defesa y seguridad.

Guinea-Bissau en los últimos años sofrió sucesivas revueltas de militares, que provocaron la muerte de personalidades políticas,y la consecuente inestabilidad de este estado del oeste de África, con una población aproximada de un millón y medio de habitantes.

Referencia: Irã News

Traducción: Bárbara Igor

Gentileza de nuestro amigo y colaborador  Carlos Souza (Brasil/RJ)