Archivo de la etiqueta: carlos altino

Xumane discípulo de las calles. Activo miembro de la liberación / Música

Estándar


“Antes de saber un poco sobre mi, primeramente agradezco a DIOS, por mantenerme vivo hasta este momento y haberme hecho usar el discernimiento y darme este gran talento de cantar.  Yo canto desde pequeño,  porque en la casa de mi abuela mis tíos tocaban percusión, aquel sonido me transmitía algo que yo no conseguía explicar, pero confieso que no fue el sonido de la percusión que despertó mi talento musical, pero si los momentos tristes.  Cuando mi hermana me golpeaba yo lloraba sin parar, después tanto tiempo de llanto, se transformaba en canción.  Recuerdo que una vez lloré de la mañana hasta el anochecer y sólo paré cuando mi abuela llegó del campo, porque era a quien yo más amaba y era de quien yo aceptaba consuelo (QUE DIOS LA PROTEJA).

     En 1999 vine a Brasil donde conocí una banda llamada BANTU KLAN JINDAJE, que fue creada por el Sansão que me invitó cierta vez a presenciar el ensayo de la banda y fui convidado para hacer el refrán y una de sus músicas, a él le gustó y me invitó para formar parte de la banda, que duró 4 años y se deshizo, sin embargo fue esa banda la que me instruyó y me dió fuerza y corage para que yo pudiese seguir mi carrera solo.  Agradezco a Sansão por haberme dado el primer paso, hoy mi mayor inspiración viene de DIOS  y de su libro o  EL CORÁN sagrado.”

Gentileza de nuestro amigo y colaborador Carlos Souza (Brasil/RJ)

Traducción: Bárbara Igor

Anuncios

LITERATURA AFRICANA – ANTONIO AGOSTINHO NETO

Estándar

Para conocer la literatura angoleña, es necesario conocer la poesía de Agostinho Neto.

Nacido en Catete, Angola, en 1922, Agostinho Neto falleció en 1979. Hizo sus estudios primarios y secundarios en Angola. Se licenció en medicina en La Universidad de Lisboa. Siempre estuvo ligado a La actividad política en Portugal, donde fundó la revista Momento con Lúcio Lara y Orlando de Albuquerque en 1950.  Como otros escritores angoleños, fue preso y desterrado a Cabo Verde.

“Poeta de La hora revolucionaria, combatiente de La lucha anticolonial, primer presidente de La República Popular de Angola, su obra, sobrepasando los límites de la historia literaria, se confunde con la historia reciente del país. Condicionada por las dificultades del momento en que fue escrita, tanto la construcción, como la publicación de esta obra se dan de forma dispersa e irregular… “(“Agostinho Neto: el lugar de la poesía en tiempos de lucha” de Dalva Maria Calvao Verani en África y Brasil: Letras en lazos. Org. de María del Carmo Sepúlveda y María Teresa Salgado. RJ: Ed. Atlántica, 2000).

Su obra poética puede ser encontrada en cuatro libros principales: Cuatro poemas de Agostinho Neto (1957), Poemas (1961), Sagrada Esperanza (de 1974 que incluye poemas de los dos primeros libros) y la obra póstuma La renuncia imposible (1982). La poesía de Agostinho Neto es una poesía comprometida que presenta las imágenes poéticas de las vivencias del hombre angoleño. Pero él no habla sólo del pasado y del presente, sino también de la búsqueda, de la preparación del futuro.

Mañana entonaremos himnos a la libertad cuando conmemoremos la fecha de la abolición de esta esclavitud “Nós vamos em busca de luz / Os teus filhos Mãe ( todas las madres negras cuyos hijos parten) Vão em busca de vida (“Adiós a la hora de partida” del libro Sagrada Esperanza)

La poesía de Agostinho Neto habla de la necesidad de luchar, de soñar, de luchar por la independencia. Es necesario luchar por una nueva Angola, reconquistar la identidad angoleña a pesar de la presencia del colonizador.

“La poesía de Neto trae el reconocimiento de que nunca se está sólo, de que no se puede ignorar la presencia del otro, incluso si el otro reduce sus posibilidades de ser. El otro, en las palabras de Agostinho Neto, se combina al yo-angoleño definiéndolo, pero no le roba los orígenes.  Antropofágicamente el otro es asumido, componiendo la imagen auténtica del ser angoleño contemporaneo: ser África porque, ‘ canibalescamente’, el otro – que históricamente determinó los desvíos de la cultura originaria angolaneña – se hizo presencia en el cuerpo de Angola.  Ser África de los caminos entrecruzados, pero hacerse África.

(“El yo y el otro en Sagrada Esperanza” de Marcelo José Caetano – Cuaderno CESPUC de búsqueda PUC – Minas – BH, n 5, abr.1999).

Gentileza de nuestro amigo y colaborador Carlos Souza (Brasil/RJ)

Fuente:  LITERATURA BRASIL HISPANO

Traducción:  Carla Vargas Villarroel

Revisión de Textos:  Bárbara Igor