Archivo de la etiqueta: alto hama

El régimen angoleño suma un nuevo “éxito”

Estándar

Por Orlando Castro (Portugal)

Cerca de 28 millones de personas del CPLP son desnutridas, siendo Angola, Mozambique, Guinea-Bissau y Timor Oriental los países más problemáticos, con 44%, 37%, 31% y 23% de desnutrición respectivamente.

Y como se sabe, con excepción de Angola, todos los otros países referidos son ricos, muy ricos.  ¿O será al revés?

“No basta aprobar leyes y estrategias.  Es necesario ir al origen del problema. Es necesario que produzcamos comida suficiente para alimentar a nuestros pueblos”, dijo la directora de la organización mozambiqueña Mujer Género y Desarrollo (MuGeDe), Saquina Mucavele, hablando en nombre de la Red de Organizaciones para la Soberanía Alimentaria (ROSA).

Tiene razón.  Pero está claro, es necesario dar tiempo al tiempo y comprender que en el caso de Angola, por ejemplo, el MPLA sólo está en el poder desde 1975, que el país sólo está en paz total hace diez años, y que el presidente de la República en el cargo – sin nunca haber sido electo – hace 33 años.

Ahora, para que dejen de existir cerca de un 70% de pobres en Angola, es necesario que el MPLA se mantenga en el poder ahí durante unos 30 años.

Mucavele dijo también que la seguridad alimentaria y nutricional depende, en gran medida, de inversión en agricultura, particularmente en los países pobres, donde la producción de alimentos  aun es muy baja, apelando a los gobiernos para que realicen más inversión para la producción de comida.

Esa recomendación, como es obvio, no tiene cabida en Angola.  Las preocupaciones del régimen están puestas en otras latitudes.  Entonces, el pueblo puede alimentarse muy bien de la mandioca que encuentre en las labranzas o de sus sobras.

A su vez, la Coordinadora de la Organización Mundial de la Agricultura y Alimentación (FAO) para el derecho a la Alimentación, Bárbara Ekwall, dijo que la pregunta que se instala es que la producción mundial de comida aumentó en los últimos años, pero que paradojamente, hay cada vez más personas padeciendo hambre.

Angola es uno de los países lusófonos con la mayor tasa de mortalidad infantil y materna y de embarazo adolescente, según las Naciones Unidas.

Pero eso qué importa? Importante es saber el hecho de que la hija del presidente, Isabel dos Santos, suma y sigue, incluso cuando se sabe que el régimen es uno de los más corruptos del mundo. ¿O será por eso mismo?

Sin embargo, muchos de los angoleños que raramente saben lo que es una refacción, podrán ciertamente alimentarse con el hecho de que la hija del presidente vitalicio es también dueña de los antiguos colonizadores.

La inversión pública y el aumento de la producción de petróleo (además robado de la colonia de Cabinda) va a permitir a los angoleños, o sea, al régimen, o sea al clan de José Eduardo dos Santos, crecer más de un 8% este año.

Los pobres también van a aumentar, pero ellos no cuentan en el análisis del Banco Mundial ni para las estadísticas de los países que tienen relaciones con Angola.  Lo que cuenta es, ahora y siempre, que Angola, el segundo mayor productor petrolífero de la África Subsahariana, va a crecer este año y a muy buen ritmo.

Todo, ciertamente, gracias al oro negro.  De hecho, el petróleo representa más del 50% del producto Interno Bruto de Angola, 80% de las recetas estatales y más del 90% de las exportaciones.

Es claro que, según los estándares generados por occidente, hay buenos y malos dictadores.  Muammar Gadhafi pasó a ser malo y Eduardo dos Santos continúa siendo bueno.  Mañana se verá.

Portugal continúa de rodillas delante del régimen de Luanda, tal como estaba en relación a Muammar Gadhafi que, citando a José Sócrates, era “un líder carismático”.  Tal vez un día llegue a la conclusión de que, finalmente, Eduardo dos Santos también es un dictador. No se, sin embargo, si alguna vez el lo va a decir.  Todo porque, diariamente el clan del presidente angoleño se vuelve dueño de las occidentales playas lusitanas.

¿Alguien todavía recuerda, por ejemplo, que en Marzo de 2009, en el Palacio de Belém, sólo dos periodistas de cada país tuvieron derecho a hacer preguntas a Cavaco Silva y a Eduardo dos Santos?

¿Se acuerdan que uno de ellos, ciertamente en el cumplimento de su profesión, pero claramente, revelándose contra las reglas de los dueños de los periodistas y de los dueños de los dueños de los periodistas, cuestionó a Cavaco Silva sobre ese eufemismo al que se llama “democracia” en Angola?

¿Se acuerdan que Cavaco Silva se limitó a… no responder?

¿Se recuerdan que el día 3 de septiembre de 2008, cuando el mismo Cavaco Silva hablaba en Polonia a propósito de las elecciones en Angola, dijo lo obvio (una de sus especialidades): “Deseo que las elecciones ocurran con toda la paz, sin ninguna perturbación, justas y libres como acostumbran decir las Naciones Unidas en los procesos electorales”?

¿Se recuerdan que, en esa época, como siempre Cavaco Silva nada dijo sobre el hecho de que cuatro organismos de comunicación social portuguesa – SIC, Expresso, Público y Visão – hubieran sido impedidos de entrar en Angola a cubrir las elecciones que fueron todo, menos justas y libres?

Finalmente, hoy, Cavaco Silva, aunque más comedido, continúa pensando de la misma forma que José Sócrates, Passos Coelho o Paulo Portas, para quien Angola nunca estuvo tan bien, incluso teniendo a un 70% de los angoleños en la miseria.

De hecho, como hace ya algunos años decía Rafael Marques, los portugueses sólo están mal informados porque quieren, o porque tienen intereses eventualmente legítimos pero poco ortodoxos y mucho menos humanitarios.

Cuesta creer, pero es verdad, que los políticos, los empresarios y los (supuestos) periodistas portugueses (hay excepciones, por supuesto) hacen un esfuerzo tremendo (si se quiere, bien remunerado) para intentar legitimar lo más equivocado que sucede con las autoridades angolanas, las que están en el poder desde 1975.

¿Alguien, pregunto yo, escuchó a Cavaco Silva recordar que el 70% de la población angoleña está afectada por la pobreza, que la tasa de mortalidad infantil es la tercera más alta del mundo con 250 muertes por cada 1000 niños? No, nadie pregunta, incluso porque él no responde.

¿Alguien lo oyó recordar que apenas el 38% de la población tiene acceso al agua potable y solamente el 44% dispone de saneamiento básico?

¿Alguien lo oyó recordar que apenas un cuarto de la población angoleña tiene acceso a servicios de salud, que en la mayoría de los casos, son de mala calidad?

¿Alguien lo escuchó recordar que el 12% de los hospitales, 11% de los centros de salud y el 85% de los puestos de salud existentes en el país presentan problemas a nivel de sus instalaciones, de la falta de personal y de carencia de medicamentos?

¿Alguien lo escuchó recordar que la tasa de analfabetos es bastante elevada, especialmente entre las mujeres, una situación que es agravada por el gran número de niños y jóvenes que todos los años quedan fuera del sistema educativo?

¿Alguien alguna vez lo oirá decir que el 45% de los niños angoleños sufren de desnutrición crónica, siendo que uno de cada cuatro (25%) muere antes de cumplir los cinco años?

¿Alguien alguna vez lo oirá decir que la dependencia socio económica en base a favores, privilegios y bienes es el método utilizado por el MPLA para amordazar a los angoleños?

¿Alguien alguna vez lo escuchará decir que el 80% del Producto Interno Bruto angoleño es producido por extranjeros; que más del 90% de la riqueza nacional privada es sustraída de las arcas públicas y está concentrada en menos de un 0,5% de la población; que el 70% de las exportaciones angoleñas de petróleo tienen origen en su colonia de Cabinda?

¿Alguien alguna vez lo escuchará decir que el acceso a la buena educación, a los condominios, al capital accionista de los bancos y de las aseguradoras, a los grandes negocios, a las licitaciones de los bloques petrolíferos, está limitado a un grupo muy reducido de familias ligadas al régimen en el poder?

No.  El silencio (o cobardía) es de oro para todos aquellos que existen para servirse y no para servir.  Y ese silencio dará, obviamente, derecho a ser convidado a pasar las vacaciones en la casa flotante (de la foto) de Isabel dos Santos, la hija del presidente.

 Vea el Yate de Isabel dos Santos (Artículo)

Orlando Castro es Angoleño-portugués. Reside actualmente en Portugal donde desarrolla su trabajo como periodista independiente y Escritor.

Traducción: Bárbara Igor (MISOSOAFRICA)

Anuncios

El MPLA pone de rodillas a la Iglesia Católica.

Estándar

Por Orlando Castro (Portugal)

Aunque de vez en cuando surjan revueltas dentro de la propia iglesia Católica, lo cierto es que su jerarquía en Angola continúa haciendo el juego del régimen, sobre todo en lo que a Cabinda, su colonia, respecta.

Aunque de vez en cuando surjan revueltas dentro de la propia iglesia Católica, lo cierto es que su jerarquía en Angola continua haciendo el juego del régimen, sobre todo en lo que a Cabinda, su colonia, respecta.

Contradiciendo sus principios más fundamentales, la Iglesia Católica está claramente “vendida” al régimen angoleño, siendo cómplice de las acciones de dominación, de prepotencia, y violaciones a los derechos humanos. Además, la tesis de la liberación fue hace mucho – pero sobre todo en los últimos años – desestimada por la jerarquía católica.

Por muchas que sean las veces que los responsables católicos comulguen, cierto es que el año pasado fue celebrado un acuerdo entre el MPLA y la Iglesia Católica para que esta lo apoye en la campaña electoral del 2012.

“De parte del partido en el poder, negoció el acuerdo Manuel Vicente, en su condición de Presidente del Consejo de Administración de Sonangol al mando de Eduardo dos Santos, mientras que de parte de la Iglesia estuvieron algunos obispos del régimen: Don Damião Franklin y Filomeno Vieira Dias de Cabinda, bajo la orientación del militante Cardenal Alexandre do Nascimento”, escribió el club K.

Que la jerarquía de la iglesia católica de Angola continúa queriendo agradar a Dios (José Eduardo dos Santos) y al diablo (José Eduardo dos Santos), degradando sus más sublimes fundamentos de lucha por la verdad, y el espíritu misionero que debería ser el de dar voz a quienes no la tienen, no es novedad.

A lo que parece una enorme violación a los derechos humanos en Cabinda, la forma execrable como las autoridades coloniales de Angola tratan a los intachables ciudadanos de Cabinda, poco interesa a la Iglesia Católica. Esto porque, de hecho, el régimen colonial compra su cobardía dándole las regalías que la llevan a estar de rodillas delante del MPLA.

“Nosotros como Diócesis, contactamos a la Procuraduría General de la República y esperamos que el asunto se resuelva de la forma más célere y se esclarezca cuanto antes, aunque notamos con preocupación que el tiempo de la prisión cautelar ya se ha excedido”, decía hace tiempo el vice presidente de la CEASI y Obispo de la diócesis de Cabinda, Don Filomeno Vieira Dias, dando una en el clavo y otra en la herradura.

Don Filomeno Vieira Dias, sabe que en Cabinda, como en Angola, hay cada vez más gente siendo tratada de forma innoble por el régimen del MPLA. Sin embargo, con tal de no perder sus privilegios, la Iglesia va haciendo el juego de los pocos que tienen millones, sin importarles los millones que tienen poco o nada.

No deja de ser esclarecedor de la posición condescendiente de la Iglesia Católica el hecho de que Don Filomeno Vieira Días prácticamente resume los atentados a los derechos humanos en Cabinda al caso que entonces recorrió el mundo, y que fue obviamente muy grave, el del padre Raul Tati.

Yo personalmente visité a este sacerdote. Tuve encuentros con él. Nuestro Vicario general también, hace pocos días lo visitó y tuvo encuentros con él”, agregó el prelado, que remató indicando que “es todo lo que tenemos que decir sobre esta materia”.

Recuérdese que, entre otros, Raul Tati fue humillado física y sicológicamente, y a pesar de esto, la Iglesia Católica hizo de cuenta que él estaba bien, rehusándose a denunciar – como era y es su deber – las abominables condiciones en que el padre y todos los otros detenidos intentaban sobrevivir.

A pesar de haber pedido la dimisión, el Padre Tati no dejaba de ser un ciudadano. Ciudadano cabindeño cuya nobleza de espíritu lo llevó a no pactar con una Iglesia que olvida y hasta deshonra sus más elementales mandamientos.

Hacia fines del 20122, D. José Manuel Imbamba, arzobispo de Saurimo y portavoz de la Conferencia Episcopal de Angola y Santo Tomé, dijo que los padres que insisten en defender los intereses de los cabindeños no fueron apartados por razones políticas, pero si por cuestiones disciplinares, principalmente por no mantener una buena relación pastoral con el obispo D. Filomeno Vieira Dias.

D. José Manuel Imbamba sabía y sabe que está mintiendo. Es grave. O estaba callado, o porque, si tuviera coraje hablaría de las presiones del régimen angoleño sobre los prelados que – tal como aprendió el arzobispo de Saurimo – apenas quieren dar voz a quien no la tiene, principalmente en la colonia angoleña de Cabinda.

Por otra parte, lo mismo pasa con D. Filomeno Vieira Dias que sólo de vez en cuando, raramente, casi nunca, se va acordando del rebaño que tiene a su cargo como obispo de la colonia angoleña de Cabinda.

Cuando fue instado a comentar las detenciones en el extranjero de activistas de los derechos humanos de Cabinda, al mando del régimen de Luanda o – ¿quién sabe? – de cualquier fuerza extra-terrestre, el prelado católico no quiso (¡podría!) desagradar a los dueños del poder en Angola y se refugió en el argumento de que no comentaba un caso que había ocurrido fuera del país.

Consta, con todo, que D. Filomeno Vieira Dias se mostró preocupado con aquello que llamó “incapacidad de diálogo” entre las personas. Así es. Que en Cabinda todos los que osen pensar de forma diferente del MPLA sean culpados hasta ser probado lo contrario, eso no es preocupante para el Obispo.

Preocupante es la falta de diálogo… en un régimen colonialista que sólo permite su propio monólogo, que se juzga dueño de la verdad, que pone a la razón de la fuerza por encima de la fuerza de la razón.

“Para nosotros es siempre preocupante cuando no hay capacidad de diálogo y conversación entre las personas. Por lo tanto, él (Agostinho Chicaia), fue detenido fuera de Angola, yo no puedo pronunciarme sobre un hecho que ocurrió en otro país, no tengo elementos, es algo que sobre lo que intentamos profundizar, intentamos saber cuáles son los motivos, pero no tenemos elementos sobre esto”, dijo en su estilo angelical D. Filomeno Vieira Dias.

Al contrario de lo que supuestamente aprendió durante su formación religiosa, D. Filomeno Vieira Dias sólo raramente se acuerda de que debe dar voz a quienes no tienen. Me acuerdo por ejemplo de que el obispo llevó mucho tiempo descubriendo los excesos del régimen colonial angoleño en relación a los ciudadanos supuestamente involucrados en acciones de apoyo a los militares del FLEC.

Aunque en el caso del ataque a la escuela militar y policial angoleña, al equipo de Togo, todo ocurrido en enero de 2010, sólo en junio, D. Filomeno Vieira Dias envió una carta al Procurador General de la República colonial, João Maria de Sousa, para mostrar preocupación en relación al exceso de prisión preventiva en activistas y deplorar el aplazamiento indefinido del juicio a los acusados.

Antes, hacia el 3 de mayo de 2010, D. Filomeno Vieira Dias dijo que la libertad de informar y de ser informado es un derecho fundamental que no debe ser subestimado.

El Obispo de Cabinda, recuérdese, hablando de libertad de información cuando, exactamente en Cabinda (Colonia de Angola) se es detenido por tener ideas diferentes, siendo que en muchos casos se es apresado sólo porque las autoridades coloniales angoleñas piensan que alguien tiene ideas diferentes, es algo macabro.

D. Filomeno Vieira Dias dijo entonces que la información juega un papel fundamental en la vida de la sociedad, por eso los comunicadores deben actuar con responsabilidad. ¿Será la responsabilidad a que alude D. Filomeno Vieira Dias, la de decir sólo la verdad oficial del régimen? ¿Será el ser libre para tener apenas la libertad de concordar con las arbitrariedades del régimen colonial?

“La libertad de prensa es un derecho ligado a las libertades fundamentales del hombre” subrayó el prelado, hablando a propósito del Día Mundial de la Libertad de Prensa, proclamado por la UNESCO en 1993.

Es un derecho, pero nótese, sólo en los Estados de Derecho, cosa que Angola no es de facto, aunque de juramento lo quiera parecer. Sin embargo, ningún Estado de Derecho viola los derechos humanos de forma tan soez y execrable como hace el régimen angoleño en su colonia de Cabinda.

“Cuando celebramos ese día, debemos observar lo siguiente: que es una gran responsabilidad informar e informar siempre con la verdad”, destacó D. Filomeno Vieira Dias, ciertamente pidiendo de inmediato perdón a Dios por él mismo no contar toda la verdad.

D. Filomeno Vieira Dias deberá, creo, también pedir perdón por ponerse de rodillas delante de los dueños del poder en Angola, contrariando las enseñanzas, como recordó en Bruselas el Padre Jorge Casimiro Congo, de que delante de los hombres debe estar siempre de pie, y de rodilla sólo delante de Dios.

Y si una de las principales tareas de los periodistas es dar voz a quien no la tiene, también la Iglesia Católica tiene la misma misión debiendo, además, ser ella quien da el ejemplo. Lo que no sucede.

Fray João Domingos, por ejemplo, afirmó en una homilía en Septiembre de 2009 en Angola, que Jesús vivió al lado de su pueblo, encarnando todo su sufrimiento y dolor. Y agregó que nuestros políticos y gobernantes sólo están preocupados con sus intereses, de sus familias y de sus más próximos.

Cómo a los angoleños y a los cabindas les hubiese gustado que hubiese sido D. Filomeno Vieira Dias quien dijera estas verdades.

“No nos podemos callar, aunque nos cueste la vida”, dijo Fray João Domingos, agregando “que muchos gobernantes que tienen grandes automóviles, numerosas amantes, mucha riqueza robada al pueblo, son aparentemente relucientes pero están podridos por dentro”.

Cómo a los angoleños y a los cabindeños les gustaría que hubiese sido D. Filomeno Vieira Dias quien dijera estas verdades. Por todo eso, João Domingos llamó la atención de los angoleños para que no se callaran, para que continúen hablando y denunciando las injusticias, “para que este país sea diferente”.

Traducción: Bárbara Igor

El periodista António Aly Silva fue liberado en Guinea-Bissau

Estándar

Por António Aly Silva

“Más de un millón de guineanos son rehenes de militares… guineanos. Hemos sido sacudidos y violentados, usurpan y nos vulneran en nuestros derechos, hasta el más básico. ¿Hasta cuando la comunidad internacional va a tolerar que gente mediocre – alguna clase política y militar vuelva rehenes a tdo un pueblo? La historia endosará una buena parte de responsabilidad a la comunidad internacional.

Ayude al pueblo de Guinea-Bissau; no los abandonen, ahora más que nunca. Tuvieron todas las señales de que una insurrección era posible e innecesaria. Nada justifica el levantamiento de armas, es intolerable el disparo de armas pesadas en una ciudad con más de cuatrocientas mil personas. Es sobre todo criminal. Tuvieron todo para estancar la hemorragia y la orgía de violencia. Saben hace mucho que este es un país que nació, creció y vive bajo la sombra del militarismo.

Ahora, todo está calmo. No hay tiros, ni heridos e las urgencias y menos aún cuerpos en la morgue como resultado de una brutalidad canalla. No se sabe quién murió – espero y deseo que nadie haya muerto. Un país el último y único, refugio seguro para su pueblo. Fue traumatizante ver mujeres y niños llorando; es triste ver hombres y jóvenes escapando de hombres y jovenes como ellos. Es desolador. Estoy abatido y sobretodo cansado. No tengo ni siquiera fuerzas para gritar.

Observoo y registro todo. Después escribo, con la certeza de que alguien me va a leer y comulgar de los mismos sentimientos. Mi blog, hoy ya fue visitado por más de 50 mil personas. Quedará para la estadística. Hubiera preferido una visita por día, a haber soportado cien mil pares de ojos tristes y nublados: están matándonos, están destruyendo las familias, volviendo violentos a los niños.

Lo peor de Guinea-Bissau, mis respetados… ¡es el guineano!


Un abrazo a todos.”

REF: Texto Publicado en Alto Hama, por el periodista Orlando Castro

Una mano lava a la otra y las dos lavan la olla.

Estándar

Por Orlando Castro (Alto Hama)

Nada como dos reinos amigos, uno que fue colonizador y hoy es pobre y …, y otro que fue colonizado pero que ahora es una potencia petrolífera.

Por lo visto, El procurador inglés que investigaba el caso “Bes Angola” va a ingresar en el Banco Internacional de Crédito (BIC), presidido por el cavaquista Luis Mira Amaral, una institución de capitalistas luso-angolanos.

Según el periódico Correo de la Mañana, la decisión de Orlando Figueira habría causado (no sé bien la razón) malestar en el Departamento Central de Investigación y Acción Penal.   Esto porque, según creo, habrá otros procucadores a quienes les gusta estar en la misma situación.

En declaraciones al periódico, el magistrado confirmó que pidió una licencia sin vencimiento y que va a trabajar en una empresa del sector financiero con relaciones a Europa y a África.  Relaciones que creo son ética, deontológica y moralmente impecables.

Si dudas hubiesen, e importa recordar que tanto Portugal como angola son – entre otras variables – paradigmas de los países menos corruptos del mundo, el magistrado esclarece que su actividad se inserta en el ámbito de la prevención del blanquemiento de capitales.

Recuerde, apenas para contextualizar la honorabilidad del magistrado y de la justicia, que el presidente del Bes Angola, Álvaro  Sobrinho, fue formalizado y declarado culpable en un proceso de asociación criminal y blanqueamiento de capitales y, ahora, el Procurador-General de la República entregó la investigación a otro magistrado.

Y, ya ahora, recuerde que para el presidente Del BPI, banco presente en Angola desde 1996, no hay corrupción en el país de José dos Santos, presidente no electo y tiene 32 años en el poder.

Recuerdese a Bob Geldof afirmar que “Angola es gestionada (administrada) por los criminales”, afirmando que “las casas más ricas del mundo están en Bahía de Luanda, son más caras de lo que en Chelsea y Park Lane”

Recuerdese que en una reacción violenta, el antiguo ministro Del Trabajo y Seguridad Social del X Gobierno Constitucional (1985-1987) y ministro de la Industria y Energía del XI y XII Gobierno Constitucional (1987-1995), Mira Amaral, vino a decir que “cualquier persona que sae gestor ejecutivo sabe lo que cuesta hacer las cosas en la práctica y el tiempo que la llevan hacer.  ¿Quién canta músicas y después intenta hablar sobre cosas serias, se calla porque esta no es su área de competencia específica”?

Recuerde también que cuando se le preguntó por el Diario Económico (Junio del 2008) sobre la polémica a la vuelta de las declaraciones de Bon Geldof, Fernando Ulrich dijo que las declaraciones “no tienen ningún sentido”.

En ese momento el BPI tênia em angola el Banco Fomento y angola, su principal activo internacional, y estaba en negociaciones con la empresa estatal del clan Eduardo dos Santos, la Sonangol, para la venta de una posición de 49% en la BFA.

En este contexto, Fernando Ulrich decía que La experiência Del BPI en Angola no mostraba un país corrupto (Geldof habla de un país administrado por los criminales y no un país criminal).

“El BPI nunca pago nada a nadie para obtener nada a cambio y nunca nadie nos pidió nada para hacer lo que quiera que fuese a cambio”, dijo Fernando Ulrich al Diario Económico.

Afortunadamente que Bob Geldof no es ni un banquero ni un magistrado…

Traducción Carla Vargas Villarroel (MISOSOAFRICA)

Murió Malam Bacai Sanhá / Guinea-Bissau

Estándar

Por Orlando Castro (Alto Hama)

El presidente guineano, Malam Bacai Sanhá, murió hoy en el hospital Val de Grâce, en París. Guinea-Bissau perdió un buen hombre sin que esta vez haya sido el resultado de un atentado. Conocí personalmente a Malam Bacai Sanhá y quedé con la certeza de que si de él dependiese, el pueblo tendría voz y el país comenzaría a caminar en el sentido de ser, primero, efectivamente un estado y después, un estado derecho. Pero lamentablemente de él no dependía.

 

 

Texto Original en português publicado en Alto Hama

Traducción: Bárbara Igor

¿Quién será el próximo en entrar a la lista hecha por los dueños del mundo como dictador malo?

Galería

¿Todavía se acuerdan de Carlos Cardoso?

Galería