Por José Naranjo

Lomé, capital de Togo, ha vivido este martes y miércoles dos días de grandes manifestaciones y disturbios contra el presidente Faure Gnassingbé. Organizadas por el colectivo “Salvemos Togo”, integrado por partidos de oposición y colectivos de la sociedad civil, las manifestaciones se han enfrentado a la represión policial, lo que ha provocado decenas de heridos e incluso se habla de dos policías muertos. Los manifestantes reclaman la retirada de la reforma del código electoral, entre otras cosas, y han anunciado dos días de desobediencia civil jueves y viernes.

Las informaciones que llegan de Togo hablan de grandes manifestaciones en las que podrían haber participado hasta cien mil personas. Las imágenes también hablan por sí solas. Miles de personas en la calle, quema de neumáticos y personas heridas. Son los peores disturbios que conoce este país africano desde la llegada al poder en 2005 de Faure Gnassingbé, quien sucedió a su padre, el general Gnassingbé Eyadéma, en el cargo. En las últimas elecciones presidenciales de 2010, Gnassingbé obtuvo una victoria entre acusaciones de fraude por parte de la oposición.

Este martes, los manifestantes ocuparon Dékon, un centro comercial de la capital, donde pasaron la noche. Al día siguiente, es decir, este miércoles recibieron una lluvia de gases lacrimógenos y pelotas de goma lanzados por la Policía, lo que provocó escenas de auténtica guerrilla urbana entre manifestantes y agentes, lo que, según ciertas fuentes, habría provocado decenas de heridos y al menos dos policías muertos en los enfrentamientos.

“¡Queremos un verdadero cambio! ¡Queremos que Togo sea un país digno! Si vamos al extranjero y decimos que somos togoleses nos responden que es el país del ladrón de elecciones! ¡Así nos llaman!”, aseguraba un manifestante en los micrófonos de Rfi. El hashtag #occupylome ya hierve en Twitter, al igual que ocurriera en movilizaciones similares en otros puntos del Planeta.

Los manifestantes exigen la retirada de la reforma del código electoral aprobada por el Parlamento el pasado mes de mayo y que se instaure un sistema de elección presidencial a doble vuelta. Asimismo, reclaman que se pongan en marcha las recomendaciones del informe de la Comisión nacional de Derechos Humanos relativas a la tortura.

El coordinador del colectivo Salvemos Togo ha anunciado dos días de desobediencia civil para este jueves y viernes bajo el nombre “Togo muerto” y ha asegurado que “esto es una señal enviada al Gobierno. Faure Gnassingbé y sus amigos deben comprender que el pueblo está harto. Deben irse”, concluyó.

Fuente: Guinguinbali

¡Anímate! y déjanos tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s