UNA persona “manifiestamente blanca” y” generalmente aceptada como blanca” puede no ser calificada como blanca si su padre o su madre han sido clasificados como personas de color.

UN africano es “una persona que pertenece realmente a una de las razas o tribus aborígenes de África o que es generalmente aceptada como tal”.

UNA persona de color es aquella que ” no es ni blanco ni un africano”.

UNA persona que no sea en realidad un africano, pero que ” por su aspecto es manifiestamente un africano”, será clasificada como tal en el registro de población a menos que pruebe que verdaderamente no lo es ni es generalmente aceptado como tal.

UN hombre que es “por su aspecto manifiestamente un blanco” deberá ser clasificado como persona de color si uno de sus progenitores directos ha sido clasificado como blanco y el otro como persona de color.

PARA decidir si una persona es “por su aspecto manifiestamente blanco”, el funcionario competente debe tener en cuenta “las costumbres, la educación, la manera de hablar, el porte y la conducta en general” de esa persona.

SI una persona “manifiestamente no blanca por su aspecto” es “aceptada generalmente como blanca” en la zona en que trabaja, pero no en la zona en que vive, puede no ser calificada como blanca.

AUN veinticinco años después de que una persona ha sido clasificada en el registro de población como blanca y se le ha expedido la correspondiente tarjeta de identidad, el Secretario del Interior tiene derecho a ordenar la reclasificación de esa persona.

(En el recordado Mundial de Rugby llevado a cabo en Sudáfrica de Mandela, cuando la selección sudafricana ganaba el mundial por estrecho margen a unos todopoderosos All Blacks, se dijeron muchas cosas terminado el partido, incluyendo que todo estaba arreglado. En medio de todas las declaraciones, el rugbier Abdelatif Benazzi dijo:“Había mucho más en juego que un triunfo deportivo en ese Mundial. Y por suerte ganó lo que tenía que ganar”. Benazzi, de origen marroquí, moreno y jugador francés, sabia lo que decía).

Texto publicado por UNESCO.

Colaboró: Maximiliano Vega.

Imagen: Beyond Trauma

Anuncios

¡Anímate! y déjanos tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s