FUENTE: BBC 

160311173133_africanos_mexico_animal_politico_624x351_animalpoltico

Hace más de dos meses que Fahrid y Bryce abandonaron Guinea, en el centro de África, para buscar un mejor país donde vivir.

Viajaron en avión hasta Brasil, y de allí emprendieron un periplo por autobuses, botes y a veces caminando, entre Perú, Ecuador, Colombia, Centroamérica y el sur de México.

Ahora en Tapachula, Chiapas, ciudad fronteriza con Guatemala, descansan en un hotel mientras consiguen dinero para viajar a Ciudad de México, y de allí a Estados Unidos.

“Salí de mi país por problemas políticos, estaba en un partido de oposición. Ahora estamos buscando un lugar donde podamos vivir mejor”, le dice Fahrid a BBC Mundo.

Los jóvenes forman parte de una silenciosa oleada de migrantes africanos que desde hace varios meses llega a México.

No se sabe cuántas personas de esa región cruzan la frontera.

Un vocero del gubernamental Instituto Nacional de Migración (INM) le dice a BBC Mundo que no han detectado “una presencia importante” de africanos.

Pero el número va en aumento. En 2013 el Instituto detuvo a 545 personas provenientes de África.

Dos años después, en 2015, la cifra aumentó casi cuatro veces: los capturados fueron 2.045, en su mayoría somalíes.

La cifra se cuadruplica

Tapachula es uno de los principales puertos de entrada de migrantes a México, y por lo mismo en varias ocasiones recibió africanos.

Pero su llegada era esporádica, y casi siempre se trataba de personas que viajaban solas o con un acompañante.

Ya es distinto, le dice a BBC Mundo Claudette Walls, representante de la Organización Internacional para las Migraciones en Tapachula.

Antes, cuenta, detectaban “uno o dos casos”, pero ahora el fenómeno se extendió.

 SEGUIR LEYENDO EN BBC