Por José Naranjo

Fue el pasado 20 de agosto, día del Korité, la fiesta de celebración del fin del Ramadán que para todos los musulmanes del mundo es una jornada asociada al perdón. Muchos dirigentes aprovechan para conceder gracias a los condenados. Sin embargo, el presidente de Gambia, Yahya Jammeh, escogió ese día para anunciar la ejecución de 47 condenados a muerte antes de finales de septiembre. Y la noche del 23 de agosto empezó a cumplir su promesa con la ejecución de nueve presos, entre ellos dos senegaleses. Otros 38 aguardan su turno.

El anuncio de las ejecuciones cogió por sorpresa a casi todo el mundo. Desde que en 1994 Jammeh se aupó al poder por la fuerza de las armas no se había producido una ejecución en Gambia pese a la existencia de la pena de muerte en su Constitución. Asesinatos extrajudiciales llevados a cabo por las fuerzas del orden o el Ejército sí, a montones. Decenas de personas han desaparecido durante su largo mandato, desde militares y policías que han sucumbido a la paranoia persecutoria del líder, hasta periodistas críticos con su gestión, pasando por estudiantes y opositores torturados hasta la muerte.

Pero este 20 de agosto, Jammeh dio luz y taquígrafos a sus ejecuciones. “Nuestras cárceles están llenas de delincuentes condenados a muerte, los ejecutaremos antes de mediados de septiembre”, dijo. Y dicho y hecho. Ni las presiones de la Unión Africana (el ministro de Asuntos Exteriores de Benín, cuyo presidente, Boni Yayi, preside la UA, se desplazó hasta Banjul) ni de la Unión Europea, cuyos embajadores se reunieron con el ministro de Exteriores gambiano para pedirle que no se llevaran a cabo las ejecuciones, fueron suficientes para frenar el furor asesino del dictador gambiano.

La noche del 23 de agosto, nueve presos fueron trasladados de la prisión de Two Miles hasta a un lugar no revelado y ejecutados, al parecer por el método de la inyección letal. Se trataba de los militares gambianos Alieu Bah, Lamin Jarju, Abdoulie Sonko y Lamin F. Jammeh, los también gambianos, pero en este caso presos comunes, Dawda Bojang, Abubacarr Yarbo y Lamin B. Darboe y los senegaleses Gibril Bah y Tabara Samba, esta última una mujer. El domingo 26 de agosto, ante las numerosas presiones internacionales, el Gobierno gambiano confirmaba las ejecuciones en un escueto comunicado.

Los presos que aguardan en el corredor de la muerte, un total de 38, son los militares Lang Tombong Tamba, Kawsu Camara (Bombardier), Lamin Bo Badjie, Abdoulie (Laye) Joof, Modou Gaye, Omar B. Mbye y Gibril Ngorr Secka, todos ellos acusados de traición por un supuesto complot e intento de golpe de estado y encarcelados en 2009, así como un total de 26 presos comunes, uno de ellos, Abba Hydara, de 84 años, acusados de delitos que van desde el tráfico de drogas hasta el asesinato. Finalmente, hay seis presos de otras nacionalidades, dos malienses, dos nigerianos, un senegalés y un ciudadano de Guinea Bissau.

El más conocido de todos los presos que aguardan ejecución es, sin duda, Lang Tombong Tamba, jefe del Estado Mayor de la Defensa del Ejército gambiano entre marzo de 2006 y octubre de 2009. Este oficial de alto rango, encargado de la seguridad personal del presidente Jammeh, fue acusado de ser el supuesto cabecilla del intento de golpe de estado que le llevó a prisión junto a los otros seis militares condenados a muerte. Él siempre negó los cargos y defendió su inocencia.

Las condenas internacionales por estos hechos, cierto que no demasiado enérgicas, no se han hecho esperar. La UE, por ejemplo ha pedido a Banjul que detenga las ejecuciones y ha advertido que si mantiene su amenaza con el resto de condenados “dará una respuesta apropiada”, pero sin especificar otras medidas. Quienes sí han mostrado su rechazo incondicional y su disposición a no dejar estas ejecuciones impunes han sido las organizaciones de defensa de los Derechos Humanos radicadas en Dakar, sobre todo la sección senegalesa de Amnistía Internacional y RADDHO, Asociación Africana para la Defensa de los Derechos Humanos.

El presidente de RADDHO, Alioune Tine, y de AI-Senegal, Seydi Gassama, han anunciado un plan de acción contra Jammeh que va desde instar a la UA, la Cedeao y la ONU para que suspendan al régimen gambiano, la interposición de denuncias judiciales, la organización de una manifestación frente a la Embajada de Gambia en Dakar, prevista para el próximo jueves, y la deslocalización de la Comisión Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos, cuya sede actual se encuentra en Banjul.

“Ha llegado el momento de que la comunidad africana e internacional pongan fin al régimen de Yahya Jammeh”, dijo el presidente de RADDHO, Alioune Tine, “demasiada gente ha sido asesinada, torturada u obligada al exilio”. Por su parte, el presidente de AI Senegal, Seydi Gassama, expresó que “estamos ante un hombre irracional, un dictador demente que ha secuestrado a su pueblo, que atemoriza a todos los gambianos”.

Gassama explicó que la pena de muerte existe en muchos países, entre ellos ciertos estados de Estados Unidos o China, así como algunos países africanos, como Sudán, Egipto o Botsuana, pero que la pena de muerte sólo se puede aplicar si la Justicia es realmente independiente y existe el derecho a la defensa de los procesados. “Esto no pasa en Gambia, donde la mayor parte de los jueces son mercenarios extranjeros, ghaneses, nigerianos o sierraleoneses contratados por el Estado porque los jueces gambianos no quieren ejercer un puesto en el que no les permiten respetar las leyes. En estas condiciones, con una justicia que no es igualitaria y en la que los jueces dictan las resoluciones que les ordena el presidente, el derecho a la defensa de los procesados no se respeta. Por eso, estas penas de muerte atentan contra el Derecho Internacional”.

Los defensores de Derechos Humanos aseguraron que ni siquiera se las puede llamar ejecuciones, sino asesinatos puros y duros ante los que los gobiernos extranjeros están respondiendo con tibieza. En concreto, han dirigido la mayor parte de sus críticas contra el Gobierno senegalés (dos de los ejecutados la semana pasado eran senegaleses) por su tímida respuesta.

Anuncios

¡Anímate! y déjanos tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s