Archivo de la categoría: tribus africanas

La Ruta colombiana de la Esclavitud

Estándar

Por Simão Souindoula (Angola)

El Choco, una Angola reconstituida en la Costa del Pacífico

Es una de las conclusiones evidentes realizadas con posterioridad a la lectura de la obra del afrocolombiano Sergio Antonio Mosquera, “El Mondongo: Etnolingüística en la Historia Afrochocoana”, libro recientemente reeditado en Bogotá, en la serie Ma´Mawu, por la Universidad Tecnológica del Choco “Diego Luis Córdoba”.

Pudimos confirmar esta realidad, particularmente emocionante, semanas atrás en Quibdo, capital de esta provincia de la Antigua Nueva Granada.

El libro, ahora reeditado en una edición singularmente sólida, aparece con 156 páginas, y se articula en cuatro capítulos principales, en los cuales el autor presenta la evolución del establecimiento de los africanos en la región y la subsecuente tentativa de continuum de sus respectivas lenguas, su difícil adaptación al castellano y el legado residual lingüístico bantú.

En una verdadera fiebre mercantilista, dominante en Europa, la zona donde fueron descubiertos yacimientos polimetálicos, y en particular el precioso oro, registra numerosas encomiendas de mano de obra esclava.

Y serán introducidos en el territorio minero, a favor del cuarto “asiento” europeo, principalmente, millares de angolas, benguelas, loandas, monicongos, cabindas y luangos.

El “asiento” portugués que durara de 1595 a 1641 y cuyos principales centros de embarque serán Loanda y São Tome – puerto de tránsito- permitió la instalación mayoritaria de los mbika.

El investigador de Quibdo es perentorio: “van a constituirse en mayoría y este predominio es repetitivo en muchas transacciones. Hay ya, desde luego, una fuerte presencia de negros de Angola”.

El ejemplo de los esclavos al servicio del Padre Pedro de Claver, hacia 1620, es a este respecto bien indicativo. Andrés, Ignacio, Alfonso, Jusepe, Juan Mariquita, Cristina Feliciano, Lucrecia, Catalina, Francisca, Monzolo, son todos o de Angola o del Congo.

El veredicto de Mosquera, a esta realidad, es categórico: “Portugal fue el principal proveedor” de esclavos hasta 1654.

El autor escogió mediante estos datos el título de su obra “El Mondongo”, referencia al Reino angoleño, término que fue en una dinámica de antonomasia gastronómica adoptado en el continente americano y en el conjunto insular caribeño.

En los vestigios de los portugueses, los franceses e ingleses introducirán naturalmente en el “Virreinato de Nueva Granada”, a partir de 1712, de la factoría de Cabinda, congos y luangos.

El iniciador de la espectacular Fundación privada Mantu-Bantu, institución que no tiene equivalente en África, aborda en seguida la configuración de los hablares niger en su zona natal; examinando su uso en las minas y subrayando la persistencia en el léxico residual del morfema bantú ng o nga.

ANTONOMASIA

Realza,  además de las ya citadas, las variantes kikongo, conocidas en la época como bamba, manyoma y pango.

El autor chocoano insiste en el capítulo sobre la aclimatación de los “muleques” al evocar la influencia del idioma del país de la pantera, en el noroeste de la antigua Confederación Granadina.

Afirma “es patente el impacto del kokongo” en la evolución lingüística allí resultante, consubstanciada en la continuación de la intervocalidad, doble negación, redundancia, duplicación y excesiva expresión corporal en el habla.

Como consecuencia de los bantús instalados en la región, hablaron un español “muy corrupto, al terminus a quo criollo portugués”, con elementos léxicos (o de otro tipo), genéticamente portugueses.

Hacia el fin del estudio, el Profesor presenta y comenta lógicamente un glosario de más de una centena de bantuísmos que sobrevivieron en la costa del Pacífico colombiano.

Se esfuerza en restituir en una apertura de erudición, los elementos lexicales identificados en algunos fragmentos de textos literarios (poesía, canto, romance y composiciones musicales).

Un ejemplo perfecto de bantuismo que perduró, es el sustantivo zandungu o sandunga, equivalente a pimiento. En efecto, es probado en el proto-bantu como pepper dungu.

Y lógicamente este radical del bantú común deriva:

en kikongo y kimbundu: ndungu,

en nyaneka-humbe: ongundu, otyindungu, onondungu,

y en umbundi: olundungu, ondungu, onungu.

El glosario contiene otros componentes salidos del “Mundo de los Hombres” tales como:

Angulo, del bantú nkulu, viejo, adjetivo utilizado como antropónimo

Bilongo o Birongo, remedio tradicional

Kalunga, espíritu hidrogénico, mar, infinito

Ganga, curandero

Susunga, del bantú nsanga, pegar

Con el objeto de comprender mejor el substrato antropológico angoleño enraizado en el territorio de “La conga”, Sergio Mosquera utilizó entre otros estudios de referencia, el de Jan Vasina sobre África Ecuatorial y Angola, contenido en la Historia General de África, que indica los cimientos civilizacionales del corazón del continente que fueron transferidos en las áreas auríferas del noroeste de Colombia.

La obra “El mondongo. Etnolinguística en la Historia afrochoana” es una contribución más para la inevitable aproximación entre las comunidades de raíz angoleña y la Madre Patria; reencuentro que debe oralmente ser tejido durante el decenio 2012/2022, declarado por la Organización de las Naciones Unidas como consagrado a los afro descendientes.

Traducción: Bárbara Igor (MISOSOAFRICA)

Simão Souindoula es angoleño. Historiador, actualmente se desempeña como investigador y es Miembro del Comité Cientifico Internacional de la UNESCO, donde desarrolla el proyecto “La Ruta del Esclavo”

Anuncios

Sahara nómade – Música

Estándar

Por Francisco MF. (Chile)

“… En ella no vemos rastros de estabilidad ni permanencia, ya que se mantiene en constante cambio. Fuertemente basada en repeticiones, sus frases son tan irregulares y veloces que parecieran haber sido cortadas y pegadas en una secuencia caótica …”

Agali “Ali” Ag Amoumine es un músico proveniente de Tombuctú, ciudad ubicada en Mali, centro de la expansión musulmana por todo el continente africano. No sabemos mucho acerca de él y, probablemente, nunca sabremos más de lo que podamos inferir de su música. Por su vestimenta y la zona donde habita, sabemos que es un músico Tuareg, tribu en su mayoría nómade que viaja itinerantemente por la zona del Sahara.

La música de Ali Ag Amoumine avanza a paso rápido y en direcciones múltiples, como una tribu Tuareg avanzando por el desierto en busca de un próximo lugar donde asentarse. En ella no vemos rastros de estabilidad ni permanencia, ya que se mantiene en constante cambio. Fuertemente basada en repeticiones, sus frases son tan irregulares y veloces que parecieran haber sido cortadas y pegadas en una secuencia caótica.

Estamos demasiado lejos para comprender de qué se trata esta grabación –si es música de ritual, sagrada o de entretención- pero por lo menos podemos dar algunas nociones musicales acerca de ella.

Sin afán de sobreetiquetar esta música, esto es verdadera música minimalista ya que consta con una limitación extrema de recursos pero tiene una riqueza musical interminable. Consideremos que Ali Ag toca con un Tehardent, instrumento de 3 cuerdas que se pulsa como una guitarra. Lo acompaña Alhassane Maiga en las percusiones que, con una calabaza muy grande y unas “challas” pegadas a esta para darle más brillo, va tocando secuencias irregulares. La mezcla de estos dos instrumentos es tan compleja que las repeticiones simplistas de Philip Glass parecen un juego de niños en comparación a este disco. Las canciones van pasando pero la sonoridad siempre es la misma. Cambian un poco las melodías pero es difícil percibir muy bien las diferencias, sobre todo en las primeras escuchas de este disco. Eso sí, poco a poco, la percusión te va llevando a un estado de movimiento interior que, complementado con el Tehardant distorsionado de Ali Ag Amoumine, es una experiencia única.

Los grandes pilares rítmicos que afirman la mayoría de la música occidental se basan en el 4/4, 3/4, o variaciones de estos. Sin ánimo de entrar en la teoría musical, estas fracciones representan, básicamente, cómo está dividido el tiempo. Por ejemplo, en un ritmo regular basado en 4/4, podemos tener que cada 4 segundos, el primer golpe será fuerte, acentuado. Así, creamos una estabilidad perceptible desde el primer momento. Todos los ritmos conocidos en occidente se pueden agrupar en estas fracciones –llamadas cifras- regulares o bien, aproximar a estas.

Hoy en día hay una cierta inquietud, sobre todo en los músicos DIY (do it yourself), en crear música a partir de ritmos irregulares. Esta es una tendencia muy ligada a experimentaciones caseras con máquinas de samplers y drum machines, que se ha manifestado como una cierta búsqueda por la inestabilidad sonora. En el caso de Ali Ag, es inestabilidad pura (por lo menos para nuestra percepción occidental), de hecho, representa muy bien lo que significa ser nómade. Pretender que su música sea estable es como pretender que las tiendas donde viven lo sean también. En los campamentos tuareg no encontramos grandes pilares de mármol, piedra o madera dispuestos en forma simétrica en el espacio, sino, refugios irregulares dispuestos para capear el sol y las tormentas de arena. Por lo mismo, su música no consta de grandes pilares ni menos es simétrica. En cuanto a las cifras, se hace inconcebible asociar esta música a un 4/4 o un 3/4 ya que, tanto el Tehardent como la percusión van llevando cifras distintas al mismo tiempo, similar a lo que pasa en la música clásica de la India. Además, lo que hace el Tehardent es tan irregular que parece imposible agruparlo bajo una categoría rítmica.

Como lo dijimos anteriormente, esta es una música que avanza rápido, pero a tropezones y hacia múltiples direcciones. No existe clímax ni final épico en esta música, ya que es un viaje sonoro que no necesita de estos recursos dialécticos. El contraste entre la monotonía de recursos pero la habilidad con que estos son manejados hace que sea música en constante transformación, sin más ejes ni referentes que la percusión y la nota pedal del Tehardent que, a veces cambia y otras veces no está. Imaginamos así también el desierto del Sahara, monótono pero inestable a la vez.

Hemos omitido completamente comentarios sobre la relación con la voz pero ustedes podrán sacar sus propias conclusiones.

Recomendadísimo este LP, que viene además con un EP anexo. Para los buscadores de sonidos y formas musicales nuevas, no se van a arrepentir.

Francisco MF., natural de Chile, es músico y actualmente está a cargo del proyecto Needle Active Listening.

Drama en Malí: Cómo huir a la vez de los golpistas, los rebeldes y del hambre.

Estándar

Malí se resquebraja. El estado que conforma el eje de África Occidental ha saltado por los aires, con rebeldes en el norte avanzando y ocupando posiciones, mientras que en Bamako una junta militar destituyó al Gobierno democrático precisamente porque no hacía frente a estos rebeldes. Ahora, la CEDEAO, organización supranacional que engloba a los países de la zona, ha impuesto severas medidas contra los militares golpistas, sin apenas fijar un trazo sobre el que trabajar para impedir el avance de los rebeldes. Los ciudadanos, acorralados además por la sequía y el hambre huyen en masa de algunas ciudades, llegándose a contabilizar hasta 200.000 refugiados según distintas organizaciones.

Ref. guinguinbali

UN DÍA EN LA VIDA DE LOS BUSHMEN

Galería