Archivo de la categoría: Sudán

Sudán-Sudán del Sur, la guerra por el petróleo

Estándar

Unos 1.200 soldados sudsudaneses habrían muerto en los combates entre Sudán y Sudán del Sur por la zona petrolera de Heglig, en disputa entre ambos países tras la proclamación de la indepedencia de Sudán del Sur, el 14 de julio de 2011. Esta zona, de donde procede la mitad del petróleo sudanés, ha sido “recuperada” por Sudán. En este sentido, el presidente del país, Omar Al-Bashir, ha asegurado que “nosotros negociamos con fusiles y con balas”.

 

Los enfrentamientos en Heglig han provocado en el último mes la muerte de 1.200 soldados sursudaneses, según ha informado este lunes el comandante del Ejército sudanés, Kamal Marouf, quien no ha dado datos sobre las bajas causadas en sus tropas. Distintas fuentes han confirmado la presencia de soldados muertos en las calles de Heglig y la comunidad internacional ha mostrado su preocupación por estos ataques.

El viernes pasado, el Gobierno de Khartoum anunció que había recuperado el control de esta zona fronteriza y petrolera, a la vez que Sudán del Sur aseguraba que se retiraba del lugar “de manera voluntaria y bajo la presión internacional”. Lo cierto es que los combates y los bombardeos sudaneses sobre la zona desde finales del pasado mes de marzo han sido intensos.

Tres días después de este anuncio, el presidente sudanés Omar Al Bashir, perseguido por genocidio por la Corte Penal Internacional, se presentó en Heglig para celebrar esta “victoria” junto a sus tropas. “No negociamos con esta gente”, dijo, “con ellos sólo negociamos con fusiles y con balas”.

Heglig, donde opera la compañía petrolera Greater Nile Petroleum Operating Company (GNPOC), fue tomada el pasado 10 de abril por el Ejército sursudanés. La zona es realmente estratégica y tras los combates han sido destruidas buena parte de sus instalaciones, un golpe que puede afectar también a la economía de Sudán.

La Unión Africana, Estados Unidos, la ONU y en general la comunidad internacional se mostraron “profundamente preocupados” por la situación generada entre ambos países y ha hecho constantes llamadas a la calma. El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, calificó de “ilegal” la toma de Heglig y pidió a Sudán “el cese inmediato de los bombardeos” en Sudán del Sur y su retirada de territorios que pertenecen a Sudán del Sur.

Sin embargo, lo cierto es que los bombardeos continúan. Este lunes, aviones sudaneses habrían lanzado un nuevo ataque contra la ciudad fronteriza de Bentiu, capital del estado fronterizo de Unité, según ha informado France Press.

Ref: Guinguinbali

Anuncios

¿La tolerancia Cero en África?

Estándar

Por Eugénio C. Almeida (Portugal)

El Golpe en Guinea-Bissau y la intolerancia de los golpistas para aceptar devolver el poder a la clase política electa (o deficientemente electa) por voto popular, lleva – llevó al CEDEAO/ECOWAS a un desafío primordial: hacer equivaler el nivel de sus decisiones “a la proclamada toletancia cero” ante situaciones de alteración del orden constitucional por vía de fuerza.

En realidad el CEDEAO se limita a ser un mero reflejo de lo que pasa con la Unión Africana (UA).

¿Dónde está la tolerancia cero tan pregonada por la UA cuando se verifica que Malí continúa bajo el poder de los golpistas y de la secesión del país por los tuareg?

¿Dónde está la UA que continúa viendo, impávida y serena, el desmembramiento de Somalía?

¿Qué hace la UA con la crisis del Norte de África, principalmente en Egipto, o con la crisis sudanesa?

¡Los africanos comienzan a estar hartos de tanta “(in)tolerancia cero” mal encaminada!

——————————————————————————————————————————————————————–

Eugénio C. Almeida, natural de Lobito, Angola, es Doctor en Ciencias Sociales y Relaciones Internacionales.

Traducción: Bárbara Igor (MISOSOAFRICA)

Tirano sudanés lidera grupo de observadores árabes que confirma que todo está normal en Siria

Estándar

 Por Orlando Castro (Altohama)

Omar al-Bashir, el presidente democrata  de Sudán, responsable por el genocidio en Darfur (una bagatela como 300 mil muertos) continua riéndose del TPI.

El Tribunal Penal Internacional emitió un mandato de captura contra Omar al-Bashir, acusándolo de crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad. ¿Resultado? El hombre continua riéndose y, como es claro, matando.

Y se ríe con razón. Hay una enorme exageración cuando se dice que en Darfur murieron 300 mil personas. Datos independientes, susceptibles hasta de ser organizador por un equipo designado por Angola (a quien Bashir pidió ayuda en Agosto de 2008), ciertamente revelarán que el número de muertos no habrá pasado los 299.999.

Entre tanto, los observadores árabes están en Siria para demostrar que, al final, todo está tranquilo, sosegado y dentro de los parámetros democráticos y de respeto por los derechos humanos.

¿Y quién comanda a los observadores árabes? ¿Quién? Nada más y nada menos que el general sudanés Mohammed Ahmad Mustafa al-Dabi, militar de confianza máxima de Omar al-Bashir y que – como jefe de las Fuerzas Armadas de Sudán – comandó la limpieza étnica en Darfur.

En declaraciones a la prensa en la sede de la Liga Árabe en el Cairo, uno de los responsables por la misión, explicó que el jefe de los observadores, está en la ciudad de Homs y que concluyó por los informes recibidos y por las visitas hechas que nada de anormal sucede con el régimen de Bashar al Assad.

Probablemente el general sudanés Mohammed Ahmad Mustafa al-Dabi tiene razón. Desde el inicio de las manifestaciones en Siria, a mediados de marzo, más de 5 mil personas murieron víctimas de la represión del régimen.

Ahora, comparando las 5 mil víctimas sirias con los 300 mil muertos de Darfur, no es difícil concluir que todo está en calma en el reino de Siria.

La Oposición siria quiere, entre tanto, que el general sudanés deje de liderar la misión de observadores, considerando que el fue la principal autoridad del “régimen opresivo” del presidente Omar al-Bashir.

Según Amnistia Internacional, bajo el mando de al-Dabi, la inteligencia militar sudanesa a inicios de los años 90, “fue responsable por aprehensiones y detenciones arbitrarias, desaparecimiento, tortura y otros malos tratos a varias personas en  Sudán”.

“Que podemos esperar del jefe de una misión de observadores que es acusado de genocidio en su propio país”, cuestiona Ausama Monajed, miembro del Consejo Nacional Sirio (CNS), principal grupo opositor del país.

Traducción: Bárbara Igor