Archivo de la categoría: literatura infantil africana

“Un libro, un niño, muchos hospitales”, creando el hábito de la lectura

Estándar

***Por Eugénio Costa Almeida FOTO REUTERS SALUD

Esta foto pertenece a REUTERS

Rui Ramos es un reconocido activista facebookiano de la Cultura, más concretamente, de la Literatura infantil.  Decidió y avanzó con un proyecto de verdad interesante y que ha progresado ante los ojos y con la colaboración de muchas personas y entidades: crear Bibliotecas en Hospitales civiles angoleños, bajo el lema “Un libro, un niño, muchos hospitales”.

Una iniciativa que comienza a fines de Octubre del año pasado y que ya “rindió” 22 Bibliotecas, conforme se puede apreciar:

 

22 BIBLIOTECAS Infantiles y Juveniles >> 5.214 LIBROS donados 10 PROVINCIAS >> Iniciativa cultural y humanitaria de la sociedad civil angoleña y de amigos de Angola que aspira a crear y fomentar la lectura entre los niños más vulnerables hospitalizados en las Pediatrías y en los Centros de Acogida creando pequeñas Bibliotecas infantiles y juveniles con libros infantiles y juveniles donados.

BIBLIOTECAS CREADAS DESDE NOVIEMBRE 2012 22ª – 80 libros-PORTO AMBOIM – 29/5/13 – Hospital Municipal Porto Amboim 21ª – 110 libros – SUMBE – 29/5/13 – Hospital Geral do Sumbe 17 Setembro 20ª – 30 libros–CAXITO –21/5/13-Biblioteca Pessoal de Sebastião Domingos-7 anos 19ª – 200 libros – BENGUELA – 16/5/13 – Hospital Geral de Benguela 18ª – 110 libros – BENGUELA – 16/572013 – Hospital Municipal Lobito 17ª – 200 libros – BENGUELA – 16/5/13 – Aldeias SOS Crianças Benguela 16ª – 112 libros – BENGUELA – 16/5/13 – Casa do Gaiato 15ª – 140 libros – CAXITO – 25/4/13 – Centro Infantil Juvenil João Paulo II 14ª – 220 libros – CAXITO 25/4/13 – Hospital Central do Bengo 13ª – 200 libros – NAMIBE 5/4/13 – Hospital Materno-Infantil 12ª – 40 libros – NAMIBE 5/4/13 – Centro Infantil Tombwa 11ª -366 libros – SAURIMO 20/2/13 – Lar S. João de Calabria 10ª – 200 libros – SAURIMO 20/2/13 – Hospital de Saurimo 9ª – 1.134 libros–MALANJE 23/1/13 – Hospital General de Malanje 8ª – 232 libros–HUAMBO 8/1/13–Centro Acolhimento Criança Feliz 7ª – 538 libros–HUAMBO 8/1/13–Hospital Municipal da Caala 6ª – 300 libros–HUAMBO 8/1/13-Hospital Geral do Huambo 5ª – 342 libros-MALANJE-LOMBE 2/1/13- Hogar de niñas huerfanas Lombe 4ª – 100 libros–MBANZA CONGO 30/12/12-Centro Acogida F. Gregório Zulianeno 3ª – 120 libros–LUBANGO 12/12/12 – Aldeas SOS Niños Huerfanos2ª – 240 libros-LUBANGO 12/12/12-Hospital Pediátrico Pioneiro Zeca 1ª – 200 libros-LUANDA 30/10/ 12-Pediatria del Hospital Américo Boavida

 

Quien quiera participar y ofrecer libros, sea en Angola o en el exterior, pueden contactarlo, que él les indicará quien en la zona puede hacer llegar las obras hasta Angola.

 

Y porque ya estamos en Junio, y el 1º de junio es el Dia Mundial del Niño y porque es para ellos esta iniciativa, es la hora de poner nuestras manos y nuestra voluntad a trabajar! ***Eugénio Costa Almeida, Ph.DInvestigador/Researcher do CEA (ISCTE-IUL) 

Traducción al español: Bárbara Igor Ovalle

Anuncios

Adiós a Chinua Achebe, padre de la literatura africana.

Estándar

Por Bárbara Igor (MISOSOAFRICA)

Chinua Achebe BY DAILY POST

Con 82 años, ha muerto el escritor nigeriano Chinua Achebe, autor de “Todo se desmorona”, obra con la que ganara el reconocimiento mundial, tras su publicación el año 1958.

Nació el 16 de noviembre de 1930, en la ciudad de Ogidi, hacia la época, autoproclamada como la República de Biafra.  Tras la guerra y sus desastrosos resultados, los que cuentan la perdida de alrededor de 1 millón de vidas y el sueño trunco de independencia de Ogidi, Chinua Achebe se traslada a Masachussets en el año 1972, año en que fija su residencia definitiva en los Estados Unidos de Norteamérica.

Su obra literaria se centró en los problemas políticos comúnes a la mayoría de los países africanos, muchos de ellos resultantes del colonialismo.  Si bien Chinua Achebe nunca ganó el premio Nobel de Literatura, fue reconocido en vida por muchos de sus lectores y colegas como el padre de la literatura africana moderna.

Algunas de sus obras son:

  • Todo se desmorona (1858)
  • La flecha de Dios (1964)
  • Un hombre del pueblo (1966)
  • Chicas en guerra (1971)
  • Navidades en Biafra y otros poemas (1973)

El hombre llamado Namarasotha – Cuentos Africanos Tradicionales

Estándar

https://misosoafrica.files.wordpress.com/2012/06/los-secretos-de-nuestra-casa.jpg?w=1000&h=750

Había un hombre que se llamaba Namarasotha.  Era pobre y andaba siempre vestido de harapos.  Un día fue a cazar.  Al llegar al bosque, encontró un impala muerto.  Cuando se preparaba para asar la carne del animal, apareció un pajarito que le dijo:

          –  Namarasotha, no se debe comer esa carne.  Continúa un poco más que lo que es bueno, estará allá.

El hombre dejó la carne y continuó caminando.  Un poco más adelante, encontró una gacela muerta.  Intentaba, nuevamente, asar la carne cuando apareció otro pajarito que le dijo:

Namarasotha, no se debe comer esa carne.  Siempre avanza, que encontrarás cosas mejores que eso.

El obedeció y continuó caminando hasta que vió una casa junto al camino.  Paró y una mujer que estaba al lado de la casa, lo llamó, pero el tuvo miedo de acercarse puesto que estaba muy harapiento.

            – ¡Ven aquí! – insistió la mujer.

Entonces Namarasotha se aproximó.

           – Entra, le dijo.

El no quería entrar porque era pobre.  Pero la mujer insistió y Namarasotha finalmente entró.

Ve a lavarte y ponte estas ropas, le dijo la mujer.  Y el se lavó y vistió pantalones nuevos.  Luego la mujer declaró.

           –  A partir de este momento, esta es tu casa.  Tu eres mi marido y de ahora en adelante, eres tu quien manda.

Y Namarasotha se quedo, dejando así de ser pobre.

Un cierto día había una fiesta a la que debían asistir.  Antes de partir a la fiesta, la mujer le dijo a Namarasotha:

            –  ­En la fiesta a la que vamos, cuando bailes, no debes mirar hacia atrás.

Namarasotha estuvo de acuerdo y partieron juntos. En la fiesta, bebió mucha cerveza de harina de mandioca y se embriagó.  Comenzó a danzar al ritmo de la batucada.  A cierta hora, la música estaba tan animada, que miró hacia atrás.  Y en ese propicio momento, volvió a estar como estaba antes de llegar a la casa de la mujer: pobre y haraposo.

Moraleja:   Todo hombre adulto debe casarse con una mujer de otro linaje.  Sólo así será respetado como hombre y tenido por “bien vestido”. El adulto sin mujer es “desharrapado y pobre”.  La verdadera riqueza para un hombre es la esposa, son los hijos y su tierra.

Los animales que Namarasotha encontró muertos, simbolizan a las mujeres casadas y si comiese de esa carne, estaría cometiendo adulterio.  Los pajaritos representan a los más viejos, que aconsejan casarse con una mujer libre.  En las sociedades matriarcales del norte de Mozambique (de donde proviene el cuento), son los hombres quienes se integran en los espacios familiares de las esposas.  En estas sociedades, el jefe de cada uno de estos espacios, es el tío materno de la esposa.  El hombre casado ha de sujetarse a las normas y reglas que este traza.  Si se revela e impone sus reglas, pierde su estatuto de marido y es expulsado, quedando cada cónyuge con lo que llevó para el lugar.

Cumpliendo siempre lo que los pajaritos le iban diciendo durante su viaje en busca de “riqueza”, Namarasotha acabó por encontrarla: se casó con una mujer libre y obtuvo un lugar.  Pero por no haber seguido el consejo de la mujer, perdió el estatuto dignificante del hombre adulto y casado.

Eduardo Medeiros (org)

Cuentos Populares Mozambiqueños, 1997

Traducción: Bárbara Igor

“El ratón y el cazador” – Cuentos Africanos II

Estándar

Fue a partir de ese momento, que el ratón pasó a vivir en la casa del hombre, royendo todo lo que existe…

Antiguamente había un cazador que usaba trampas, abriendo cuevas en el suelo.  El tenía una mujer que era ciega y con la que tuvo tres hijos.

Un día, cuando visitaba sus trampas, se encontró con el león:

-¡Buen día señor! ¿Qué haces por aquí en mi territorio?

– Ando viendo si mis trampas atraparon alguna cosa, respondió el hombre.

– Tú tienes que pagar un tributo, pues esta región me pertenece.  El primer animal que agarres, es tuyo, el segundo es mío, y así sucesivamente.

El hombre concordó y convidó al león a visitar las trmapas, uno de los cuales tenía una presa: una gacela.  Conforme lo acordado, el animal quedó para el dueño de las trampas.

Pasado algún tiempo, el cazador fue a visitar a sus familiares y no volvió el mismo día.  La mujer, necesitando de carne, resolvió ir a ver si alguna de las trampas tenía alguna presa.  Al intentar encontrar las trampas, cayó en una de ellas con el hijo que traía en los brazos.

El león que estaba  espiando de  entre los arbustos, vio que la presa era una persona y quedó a la espera de que el cazador viniese para entregarle el animal, según  el contrato.

Al día siguiente, el hombre llegó a su casa y no encontró ni a la mujer, ni a su hijo más pequeño.  Decidió entonces seguir las pisadas que la mujer había dejado, que lo guiaron hasta la zona de las trampas.  Cuando llegó allí, vio que la presa del día era su mujer y su hijo.  El león de lejos, exclamó al ver al hombre aproximarse:

-¡Buen día amigo! ¡Hoy es mi turno! Tu trampa agarró dos animales al mismo tiempo.  ¡Ya tengo los dientes afilados para comerlos!

–  Amigo león-dijo el hombre- conversemos sentados.  La presa es mi mujer y mi hijo.

–  No quiero saber nada- protestó el león-  Hoy la caza es mía, como rey de la selva y según lo que hemos acordado.

De súbito apareció el ratón

-¡Buen día! ¿Qué sucede?, dijo el pequeño animal.

– Este hombre se rehúsa a pagar su tributo que habíamos acordado.

-Hombre, si acordaron eso, entonces ¿por qué no cumples?  Puede ser tu mujer o tu hijo, pero debes entregarlos.  Deja eso y márchate- dijo el ratón al hombre.

Muy confundido, el cazador se retiró de la conversación, quedando el ratón, la mujer, el hijo y el león.

-Oiga tío león, nosotros ya convencimos al hombre de darte las presas.  Ahora debes explicarme cómo es que la mujer fue atrapada.  Tenemos que recrear como es que esta mujer cayó en la trampa (y llevó al león cerca de otra trampa)

Al recrear la experiencia, el león cayó en la trampa.

Entonces, el ratón salvó a la mujer y al hijo, mandándolos a casa.

La mujer, viéndose fuera de peligro, invitó al ratón a vivir en su casa y comer todo lo que ella y su familia comían.  Fue a partir de ese momento, que el ratón pasó a vivir en la casa del hombre, royendo todo lo que existe…

——————————————————————————————————————————————————————————————–

Fuente: Cuentos de Apoyo Pedagógico, Salvador de Bahía, Brasil.

Traducción: Bárbara Igor (MISOSOAFRICA)

Gentileza de nuestro amigo y colaborador Carlos Souza (Brasil/RJ)

“Los secretos de nuestra casa” – Cuentos Africanos

Estándar

Cierto día, una mujer estaba en la cocina y al avivar el fuego, dejó caer ceniza encima de su perro.

El perro se quejó:

— ¡Señora por favor no me queme!

Ella quedó espantada: ¡un perro hablando! Hasta parecía mentira….

Asustada, decidió pegarle con el cucharón con que revolvía la comida.  Pero el cucharón también habló:

— El perro no me hizo nada malo, ¡no quiero pegarle!

La mujer ya no sabía que hacer y resolvió contarle a sus vecinas lo que había pasado con el perro y el cucharón.  Pero cuando iba a salir de la casa, la puerta, con un aire irritado le advirtió:

— No salgas de aquí y piensa en lo que sucedió.  Los secretos de nuestra casa no deben ser repartidos entre los vecinos.

La mujer prestó atención al consejo de la puerta.  Pensó que todo comenzó porque trató mal a su perro.  Entonces, le pidió disculpas y compartió el almuerzo con el.

Comentario: es fundamental saber convivir los unos con los otros, garantizar el respeto mutuo, aunque a veces sea muy difícil…

——————————————————————————————————————————————————–

Cuento extraído de “Eu conto, tu contas, ele conta… Estórias africanas”, org. de Aldónio Gomes, 1999

Traducción: Bárbara Igor (MISOSOAFRICA)

Gentileza de nuestro amigo y colaborador Carlos Souza (Brasil/RJ)