Archivo de la categoría: ISLAM

2012 – Las Nuevas crisis Militarizadas

Estándar

Por Eugénio Costa Almeida.

Imagen: REUTERS

Ha habido momentos en la Historia de la Humanidad que crearon sangrientos e incalificables conflictos  político-militares de consecuencias descomunales.

En tiempos recientes, fueron los casos de la primera y segunda guerra mundial, las que se juntan a las luchas de liberación, a las guerras de secesión y a las contiendas por la redemarcación de fronteras.

Actualmente, los principales factores de desestabilización político militar, dejaron de ser cuestiones territoriales y/o “lavadas de sangre”” para pasar de ser disputas sociales y políticas, a auténticas y sangrientas guerras abiertas entre poderes instituidos y nuevos movimientos de liberación política.

Movimientos que defienden más libertad política, más humanización de la gestión pública, más libertad humana, o sea, más y mejores Derechos Humanos.

La mayoría tuvo su génesis en la autoinmolación de un joven tunecino, Mohamed Bouazizi, ocurrida en la ciudad de Sidi Bouzid, que rápidamente degeneró en una revuelta popular por más y mejores condiciones humanas y de cuyas manifestaciones resultó la caída del autócrata tunecino Zine El Abidine Ben Ali.

Recordemos que fue a partir de este hecho que las manifestaciones se expandieron, posteriormente, por todo el Norte de África y por otros países africanos.

Recapitulemos lo que pasó en Egipto – eso en escala muy elevada – y en Marruecos, o de forma menos evidente en Costa de Marfil, Uganda, Argelia, Yibutí, Sahara Occidental, en África o en Iraq, Omán, Líbano, Jordania, Arabia Saudita, en Asia (Medio Oriente).  Algunas alteraciones políticas, tal vez menos de lo esperado por sus mentores, acabaron por ser evidentes o reforzadas.

Pero revivamos, principalmente, las crisis político-militares en Libia, en Yemen – con la caída de los respectivos dictadores, después de un largo período de conflicto armado – y sobre todo, ahora, en Siria y, en menor escala, en Sudán.

En relación a Sudán – y consideremos no sólo al país, si no que el territorio en su totalidad – persiste la disputa fronteriza entre Sudán del Norte y su secesión del Sur –  por obra y gracia de los angloamericanos – todo por causa del petróleo y de sus rendimientos.  Mientras el sur carece de las vías que atraviesan el Norte y desaguan en el Mediterráneo, y mientras el territorio esté bajo la “protección” política y económica de su principal importador, China, la comunidad internacional continuará silbando para el lado, y, para decir que no se olvida, irá lanzando algunas mukandas (*) al éter….

Si en el caso de Libia, de Sudán y de Yemen estaba – está – el crudo (petróleo) que permitía a la Comunidad Internacional tener una “razón” para intervenir o cuestionar los poderes instituidos y apoyar las respectivas oposiciones, aun siendo militarizadas – y bien, en el caso libio, al punto de que las nuevas autoridades tengan dificultades en desarmar a los grupos armados, – en el caso Sirio sólo hay voluntad por parte de los opositores, que incluso armados, no decanta.  Oficialmente no hay petróleo en territorio Sirio.

Y aliado a la falta de esa materia importante para la sobrevivencia del mundo occidental – el crudo – está el hecho de que hay dos potencias que apoyan o “soportan” al régimen de Bashar al-Assad: Rusia y China.

En el caso de China, es el principio de la “no injerencia” en los asuntos internos, tan cara a Beijing, que prevalece en los rechazos a las eventuales intervenciones internacionales.

En el caso ruso, el hecho de que todavía se sientan engañados en relación a Libia, donde, en principio y de acuerdo con las resoluciones de Naciones Unidas, las hipotéticas intervenciones armadas serían para mantener la defensa de los derechos humanos en el país.  Lo que sucedió después fue una intervención pura para expulsar al líder dictatorial, incómoda para ciertas capitales occidentales.

A pesar de eso, y después de muchos rechazos, Rusia resolvió dar un paso a favor del “bien común” y votar en el Consejo de Seguridad de la ONU por el envío de un grupo internacional de observadores que supervisen el alto al fuego, instituido entre los rebeldes y las fuerzas de al-Assad, mediada por el antiguo secretario general de las Naciones Unidas, Koffi Annan.

Pero mostraron las evidencias de que esa contrata acabaría en un sangriento fracaso.  Los continuados reencuentros entre el Ejército sirio y los rebeldes sólo hicieron confirmar el escepticismo de los Estados Unidos y de los aliados en cuanto al grado de compromiso de los sirios – y aquí englobo a las dos partes – en relación al acuerdo de alto al fuego.

Refuerzan este claro escepticismo los recientes reencuentros militares en la frontera sirio-turca, con alguna escalada de violencia.

A quien le interesa este salto en la escalonada bélica entre una de las potencias militares de la OTAN, el aliado preferencial de los EEUU en la Región  y un pequeño estado como Siria.

No me parece que sea del interés de Damasco despertar un indolente y peligroso Jacaré adormecido en sus márgenes.

Si no es de su interés, es evidente que el mismo sólo podrá ser de los rebeldes, apenas soportados y apoyados por Irán, queriendo llevar hacia la guerra a Turquía, visando el derrumbe del régimen de Al-Assad.

Hasta aquí, todo parece meras estrategias político-diplomáticas con soportes bélicos.

Todo parecería meras estrategias si Turquía no fuese un prominente miembro de la OTAN y en el seno de esta organización no hubiese una cláusula que indica que un ataque a su miembro es un ataque a todos los miembros de la organización.

Y me parece, que está más que implícito lo que desean los mentores de los ataques, casi quirúrgicos, en la frontera turca…

Fue de cierta forma que comenzó la primera guerra mundial con el asesinato de un heredero del imperio austrohúngaro, en Bosnia, por un estudiante serbio.  Y una de las consecuencias fue que el fin del Imperio Otomano de cual resultaron algunos de los actuales Estados árabes…

mukandas (*) palabra Mbundo (de la región angoleña Ovibundo do Planalto Central) que significa:   palabras, conversaciones, decires.

Anuncios

Los yihadistas de Malí amputan las manos a cuatro supuestos ladrones

Estándar

Por JOSÉ NARANJO (El País)

  • Esta interpretación radical de la ley islámica que el MUYAO impone en la región de Gao se ha encontrado, en ocasiones, con el rechazo de la población, que ha llegado a enfrentarse a los radicales.
  • Estos hechos se producen tan sólo dos días después de que el Ejército de Malí asesinara a 16 predicadores del movimiento islamista de carácter no violento Yama’a al-Tabligh al-Da’wa en la localidad de Diabali (región de Segou, controlada por el Ejército) cuando estos se dirigían a una conferencia religiosa en Bamako.

Un grupo de malienses que reciben formación militar en Mopti. / AFP

El Movimiento por la Unicidad del Yihad en África del Oeste (MUYAO), que desde finales de junio controla la región de Gao, en el norte de Malí, parece dispuesto a continuar aplicando una visión radical de la sharia o ley islámica. Este lunes, miembros de este grupo terrorista han efectuado nuevas amputaciones a cinco supuestos ladrones. Según testimonios de residentes en la ciudad de Gao, uno de los ladrones ha sufrido la amputación del pie izquierdo y la mano derecha y los otros cuatro de la mano derecha.

Los hechos tuvieron lugar este lunes 10 de septiembre. La primera víctima sufrió este castigo en la plaza de la Independencia de Gao, aunque en esta ocasión los vecinos no fueron informados y tan solo pudieron ver el rastro de sangre provocado por las amputaciones de pie y mano. A los otros cuatro presuntos delincuentes se les cortó la mano en un lugar desconocido. Todos fueron llevados posteriormente al hospital para que les atendieran de sus graves heridas. Al parecer, se les acusaba de haber atracado a los ocupantes de un vehículo que se dirigía de Gao a Niamey (Níger) hace aproximadamente un mes.

No es la primera vez que los yihadistas realizan castigos corporales severos en el norte de Malí. El pasado 29 de julio, una pareja fue lapidada hasta la muerte en Aguelhok por tener dos hijos sin estar casados. Una semana después, el 8 de agosto, un supuesto ladrón sufrió el castigo de la amputación de su mano derecha en Ansongo. Asimismo, decenas de personas han sido castigadas con latigazos por beber alcohol o fumar cigarrillos.

Esta interpretación radical de la ley islámica que el MUYAO impone en la región de Gao se ha encontrado, en ocasiones, con el rechazo de la población, que ha llegado a enfrentarse a los radicales para evitar la aplicación de las sentencias. Sin embargo, en esta ocasión las amputaciones se produjeron a escondidas de los ciudadanos. Los yihadistas han asegurado que la aplicación de la sharia no admite discusión y que nadie puede impedirlo.

Estos hechos se producen tan solo dos días después de que el Ejército de Malí asesinara a 16 predicadores del movimiento islamista de carácter no violento Yama’a al-Tabligh al-Da’wa en la localidad de Diabali (región de Segou, controlada por el Ejército) cuando estos se dirigían a una conferencia religiosa en Bamako. Los predicadores, mauritanos y malienses, fueron interceptados en un control militar y tiroteados por el Ejército en circunstancias que aún no están del todo claras. El Gobierno mauritano ha lamentado los hechos y exigido una explicación a las autoridades malienses, que han anunciado una investigación.

Grupos terroristas e islamistas radicales como el MUYAO, Ansar Dine (Defensores de la Fe) y Al Qaeda del Magreb Islámico (AQMI) controlan tres regiones del norte de Malí, Gao, Kidal y Tombuctú, prácticamente dos terceras partes del país, después de haber expulsado al Ejército malí a finales del pasado mes de marzo en una ofensiva combinada con los rebeldes tuareg del Movimiento Nacional de Liberación del Azawad (MNLA) y tras derrotar también a estos en junio.

La semana pasada, el presidente interino de Malí, Dioncounda Traoré, solicitó formalmente ayuda a la Comunidad Económica de Estados de África del Oeste (Cedeao) para recuperar el norte del país y combatir a estos movimientos terroristas. El próximo 26 de septiembre está prevista la celebración en Nueva York de una Conferencia sobre el Sahel promovida por el Gobierno francés a la que están invitados 60 jefes de Estado, en la que el problema malí y los perfiles de una posible intervención militar africana centrarán los debates.

La Cedeao ha intentado en dos ocasiones que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas apruebe una resolución de dé su visto bueno a una operación militar en suelo malí, pero hasta ahora la ONU se ha limitado a pedir más información. El presidente de la Cedeao, el marfileño Alassane Ouattara, ha asegurado que una fuerza de 3.300 soldados está ya dispuesta a intervenir en cuanto obtenga el citado respaldo internacional. Sin embargo, la junta militar golpista que aún mueve los hilos en Bamako, al frente de la que se encuentra el capitán Sanogo, se ha mostrado contraria a una operación de este calibre y ha exigido que, en ningún caso, una fuerza militar extranjera se despliegue en el sur del país, la zona bajo su control.

La Primavera para ellas

Estándar

Por Carla Habif*

Desde diciembre de 2010, el mundo está con la mirada puesta en la ola de revoluciones denominada Primavera Árabe, ocurrida en países donde el objetivo de la población civil es conseguir más democracia. Primavera es la estación de las flores. Flores, a su vez, recuerda a las mujeres. No porque son delicadas, o porque muchas de nosotras las consideramos un presente cariñoso. Si no porque existen millares de especies, con los más diversos colores e incontables aromas. Así como nosotras, mujeres, el infinito enigma masculino.

Hablemos entonces aquí, apuntando ejemplos de acción y coraje, de la participación de las mujeres en las manifestaciones y revueltas de la Primavera Árabe.

Para comenzar, si, ellas están involucradas desde el comienzo. Puede no ser sorpresa para aquellas que están familiarizadas con el feminismo de los países árabes, ya que las mujeres representan uno de los grupos que más defiende a la sociedad civil en la región de Medio Oriente. Pero aun así, es novedad para mucha gente.

En muchos de estos países, las mujeres son sometidas a las denominadas “leyes tutelares”, que las califican con un estatus social minoritario y, la mayoría de las veces, limita sus derechos. De esta forma, ellas saben bien el peligro de una supuesta democracia extendida sólo para una parte de la población. Además de eso, las protagonistas de este texto tienen sus motivos para desconfiar de revoluciones llevadas a cabo por los hombres de la sociedad. En diversas ocasiones en la Historia, ellas vieron como una revuelta social no tuvo los resultados esperados para el ala femenina de los revelados. Un ejemplo de eso fue la Guerra de Argelia, en la cual mujeres fueron a las calles y lucharon mano a mano con los hombres, pero, una vez vencido el colonialismo francés, las leyes impuestas las mantenían dentro de casa al servicio exclusivo del marido.

Debido a casos de este tipo, las mujeres de los países árabes – conscientes del pasado de sus sociedades – quieren tener la seguridad de que el camino de la democracia no se desviará de su propio destino.

Como sabemos, cada país que pasa o pasó por los movimientos de la Primavera Árabe, posee diversas particularidades, como la participación de grupos y organizaciones en cada uno de ellos. Veamos casos ocurridos en Túnez y en Egipto.

En Túnez, cuna de las revueltas, algunos estereotipos pueden ser retirados de escena. Luego de la independencia de Francia en 1956, el nuevo gobierno abolió la poligamia y estableció la igualdad de las partes en el casamiento, divorcio y custodia de los hijos. Algunos años después, se estableció la edad mínima para el casamiento (18 años) y el país adoptó penalidades relativas a la violencia doméstica. Con buena parte de la sociedad secular, las mujeres tienen acceso a métodos anticonceptivos desde 1962. Derecho al aborto desde 1965. Aun así, las hijas podían heredar la mitad de lo que los hijos, y el marido tenía derechos sobre propiedades adquiridas por su esposa durante el casamiento.

De esta forma, las tunecinas estaban listas para participar – inclusive ponerse al frente – de las revueltas democráticas. Lina Ben Mhenni, bloguera activa, fue probablemente una de las primeras en alertar al mundo sobre las protestas tunicinas en diciembre de 2010. Ella continuó y continúa hasta hoy, a pesar de las amenazas y censuras que sufre.

En las calles, era posible ver mujeres en masa luchando por los derechos de la sociedad. Algunas usando jeans, otras velo e inclusive minifalda. Adolescentes, abuelos, madres. Casadas, divorciadas y Solteras. Ellas estaban allá, en la lucha por el derrocamiento de un déspota, y fueron ejemplo para una amplia región.

Pero, realizar una revolución es sólo un paso. Construir una nueva sociedad es otro. La feminista Raja bin Samala, critica activa de la subyugación femenina por el fundamentalismo islámico, pidió públicamente que las nuevas leyes de Túnez se embasaran en la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Todavía bajo presión, ellas continúan en su lucha. Khadija Cherif, excabeza de la Asociación Tunecina de las Mujeres Democráticas, garantiza que la lucha por la separación entre Estado y religión, continuará. En sus palabras, “la fuerza del movimiento feminista tunecino esta en el hecho de que nosotros nunca lo separamos de la lucha por la democracia y por la secularización social”.

En Egipto, la sociedad siguió el ejemplo de Túnez en busca de un gobierno democrático y se puede decir que las mujeres contribuyeron mucho para eso. A pesar de décadas de censura, el movimiento feminista egipcio de larga data sobrevivió todo este tiempo. También en el pasado ellas fueron activas, habiendo cumplido un importante papel en la revolución contra los británicos en 1919. Pero, después de la independencia, fueron ignoradas por el partido Wafd, que tomó el poder. El movimiento feminista irrumpió en 1923, cuando Huda Sha’rawi arrancó su propio velo en público. Desde entonces, permaneció tan activo como le fue posible, bajo una autocracia, en las últimas décadas, abrazando diversas ONGs y activistas.

La participación de la mujer egipcia pudo comprobarse a través de su presencia en masa durante las revueltas de Plaza Tahir. De acuerdo con Amal Abdel Hady, de la Fundación Nueva Mujer, el número inferior de mujeres, en comparación al de los hombres, se justifica tanto por pasados episodios de abuso sexual, como por la simple falta de atención de los medios en el papel ejercido por ellas en este episodio.

De cualquier forma, fue una mujer de 26 años, una de las primeras en recibir reconocimiento por la acción de la sociedad egipcia en Tahir. El día 18 de Enero de 2011, Asmaa Mahfouz publicó un video en Youtube y en Facebook en el cual declaraba que las mujeres deberían ir e irían a las manifestaciones del día 25, con tanta o más virilidad – por así decirlo – que muchos de los hombres. El video no demoró en viralizarse, y la planeada breve manifestación se volvió, de por sí, una revolución.

Otros dos ejemplos a ser citados son Amaral Sharaf y Nadine Wahab. La primera, profesora de Inglés, con 36 años y madre soltera y miembro del Movimiento Juvenil 6 de Abril, pasó días y noches en el pequeño escritorio de la organización supervisando un equipo de hombres trabajando por la revolución. La segunda, egípcia de nacionalidad americana y especialista en nuevos medios, se volvió responsable por un importante cargo en Google, aumentando la divulgación online. Cabe citar también a las Mujeres de Egipto, un grupo de Facebook , que publicó una galería de fotos demostrando el papel femenino en las manifestaciones.

Aun así, desde la renuncia de Hosni Mubarak, la voz de la mujer ha sido dejada de lado en el diálogo político. De forma deplorable, el comité responsable por la reformulación de la constitución excluyó no sólo la participación de mujeres, pero de especialistas en derechos femeninos. En respuesta, el Centro Egipcio para el Derecho de las Mujeres publicó una declaración denunciando la exclusión. El documento fue firmado por 102 organizaciones femeninas de Egipto.

En tanto, mujeres fueron y continúan siendo activas por toda la región donde la Primavera Árabe se ha extendido. Yemen, Libia, Siria, Bahrein… No hay lugar en el cual no se encuentre el papel femenino en los cambios ocurridos y en aquellos aun por ocurrir.

Estas mujeres, como muchas a lo largo de la Historia, merecen más que un homenaje por actuar en locales hostiles a su participación social o incluso por querer hacer valer sus derechos. Merecen el reconocimiento mundial – y local – de su papel como mujeres en sus respectivas sociedades y como ciudadanas.

“We see women, Islamist or not Islamist, veiled or not veiled, coming together and leading what’s happening on the ground… We’ll never go back to square one.” – Magda Adly, miembro del Centro El Nadim de Rehabilitación para Víctimas de Violencia.

Carla Habif es natural de Río de Janeiro, Brasil. Historiadora graduada en la Universidade Federal Fluminense, es especialista en Relaciones Internacionales, en el área Política Internacional en Medio Oriente.

Traducción: Bárbara Igor (MISOSOAFRICA)

El cantante Youssou N’Dour, posible candidato a la presidencia de Senegal

Estándar

El artista, de 52 años, se presenta como alternativa a Abdoulaye Wade, presidente desde 2000, pero según informaciones de último minuto, su campaña no habría sido aceptada por no cumplir con el mínimo de firmas que la avalen.

El cantante senegalés Youssou N’Dour optará a la presidencia de su país de origen en las elecciones del próximo mes de febrero. El artista, de 52 años, ha anunciado este lunes su candidatura para los comicios presidenciales de Senegal como un “deber patriótico” en respuesta a la “petición” popular. Así lo ha asegurado en declaraciones a los canales de televisión de su propiedad RFM y TFM, según la agencia AFP.

Presentarse a las elecciones “es un deber patriótico supremo”, ha subrayado N’Dour, un personaje relevante para la opinión pública africana. “He escuchado, he oído, y respondo favorablemente a vuestra petición. Soy candidato”, ha añadido el cantante, calificado por algunos como el músico más famoso de África y líder del movimiento ciudadano Fekke ma ci bollé (“Estoy aquí, participo”, en lengua wolof), creado en 2010.

“Soy una alternativa”, ha proclamado N’Dour, en referencia al mandato del presidente Abdoulaye Wade, un liberal que llegó al poder en el año 2000 después de 40 años de poder socialista. Como alternativa a Wade, N’Dour promete iniciativas por la paz en la problemática región de Casamance (al sur de Senegal), el desarrollo de la agricultura y más atención a la sanidad y la educación públicas.

“Es verdad, no tengo estudios superiores, pero la presidencia es una función y no un oficio”, ha señalado. “He probado competitividad, compromiso, rigor y eficiencia (…). En la escuela del mundo he aprendido mucho. El viaje instruye tanto como los libros”, ha señalado el artista, nacido en un barrio popular de Dakar en 1959, incluido por la revista Time entre las 100 personas más influyentes. N’Dour Llegó a pedir públicamente al jefe del Estado que retomara el diálogo con la oposición que boicoteó las elecciones legislativas. En Senegal posee un periódico, L’Observateur (el más vendido, con 60.000 ejemplares diarios), para “dar voz a los que no tienen”, una radio, una red de acceso a Internet para personas con pocos recursos, un estudio de grabación, una compañía de discos…

Las irregularidades ante las presidenciales en Senegal provocan violentos disturbios.

Senegal vive momentos de crisis ante las próximas elecciones, previstas para el 26 de febrero y en las que el presidente, Abdulaye Wade, de 85 años y en el poder desde 2000, podría extender su mandato siete años más. Policías y manifestantes se enfrentaron durante el fin de semana en las calles de la capital, Dakar, y otras ciudades del país, tras el anuncio del Tribunal Constitucional de que Wade podrá presentarse a las elecciones presidenciales por tercera vez.

La Constitución senegalesa fue modificada en 2001 para limitar los mandatos presidenciales a dos, pero Wade, que había sido elegido presidente el año anterior, argumenta que este cambio no afecta a su primera legislatura. “Abdulaye Wade ha declarado la guerra al pueblo, pero la decisión que acabamos de tomar le mostrará que este es un país de personas libres”, señaló a los periodistas Amath Dansakho, líder del partido PIT y miembro del colectivo opositor M23. “Convertiremos el país en ingobernable”.

La oposición dice que Wade no debería poder presentarse a un tercer mandato y critica que en sus 12 años como presidente no ha hecho nada para combatir la pobreza en Senegal.

“Es un golpe de Estado constitucional y un preludio de lo que acabará siendo un golpe de Estado electoral”, ha dicho M23 en un comunicado sobre la decisión del tribunal. “Invitamos a la población a que se organice y movilice para enfrentarse a Wade. El combate ha empezado”.

El tribunal aprobó otras 13 candidaturas para las presidenciales pero denegó la del conocido cantante Youssou N’Dour. La corte alegó que N’Dour no había conseguido las 10.000 firmas necesarias en apoyo a su candidatura.

“Ante las elecciones, existe la preocupación, dada la tendencia reciente a la falta de transparencia, de que Wade podría usar recursos del Estado de forma irregular para favorecer su propia campaña”, dijo a EL PAÍS Corinne Dufka, jefe de Human Rights Watch en África.

Tras el anuncio del tribunal, Dakar vivió horas de “sangre y fuego”, según los medios locales, que también denunciaron agresiones contra periodistas. Grupos de manifestantes se congregaron en las calles de Dakar e intentaron marchar hacia el palacio presidencial. Por el camino se enfrentaron a la policía con piedras, quemaron neumáticos y volcaron coches. Las fuerzas de seguridad respondieron con gas lacrimógeno y al menos un agente murió después de que un ladrillo le golpeara en la cabeza, según el Ministerio del Interior.

La policía arrestó a decenas de manifestantes, incluido Alioune Tine, un conocido activista y opositor y uno de los líderes del M23, al que acusan de ser uno de los organizadores de las protestas. “Senegal se está convirtiendo cada vez más en un Estado policial, ahora incluso están pinchando teléfonos”, dijo el cantante N’Dour en una rueda de prensa después de que la policía impidiera a él y a otros miembros de la oposición visitar a Tine. “Mi respuesta será política incluso aunque las amenazas sean atacarme físicamente”, insistió

La hermandad Mouride, la comunidad islámica más importante y poderosa en un país de mayoría musulmana, ha hecho un llamamiento a la calma en un comunicado: “El Marabout pide a todas las partes que hagan lo necesario para preservar la paz en el país”.

Fuentes: Diario El País

Xumane discípulo de las calles. Activo miembro de la liberación / Música

Estándar


“Antes de saber un poco sobre mi, primeramente agradezco a DIOS, por mantenerme vivo hasta este momento y haberme hecho usar el discernimiento y darme este gran talento de cantar.  Yo canto desde pequeño,  porque en la casa de mi abuela mis tíos tocaban percusión, aquel sonido me transmitía algo que yo no conseguía explicar, pero confieso que no fue el sonido de la percusión que despertó mi talento musical, pero si los momentos tristes.  Cuando mi hermana me golpeaba yo lloraba sin parar, después tanto tiempo de llanto, se transformaba en canción.  Recuerdo que una vez lloré de la mañana hasta el anochecer y sólo paré cuando mi abuela llegó del campo, porque era a quien yo más amaba y era de quien yo aceptaba consuelo (QUE DIOS LA PROTEJA).

     En 1999 vine a Brasil donde conocí una banda llamada BANTU KLAN JINDAJE, que fue creada por el Sansão que me invitó cierta vez a presenciar el ensayo de la banda y fui convidado para hacer el refrán y una de sus músicas, a él le gustó y me invitó para formar parte de la banda, que duró 4 años y se deshizo, sin embargo fue esa banda la que me instruyó y me dió fuerza y corage para que yo pudiese seguir mi carrera solo.  Agradezco a Sansão por haberme dado el primer paso, hoy mi mayor inspiración viene de DIOS  y de su libro o  EL CORÁN sagrado.”

Gentileza de nuestro amigo y colaborador Carlos Souza (Brasil/RJ)

Traducción: Bárbara Igor