Archivo de la categoría: Etiopía

“La ilusión por lo insignificante nos lleva hacia la indiferencia hacia los otros”

Estándar

Pablo Ordaz para diario El País

Más de 200 fallecidos en el incendio de un barco con inmigrantes en Lampedusa

  • Solo unas horas antes había arribado otro barco con 463 personas a bordo
  • El lunes 30 de septiembre, 13 jóvenes de nacionalidad eritrea se ahogaron a solo unos metros de la playa siciliana de Sampieri.
  • En el cementerio ya no hay más tierra para tumbas sin nombre.
  • La actual legislación italiana, aprobada en 2008 por el Gobierno de Silvio Berlusconi ha procesado a pescadores y armadores que han salvado vidas humanas por complicidad con la inmigración clandestina. 

La única novedad es el número. Un número suficientemente alto como para arroparlo con grandes palabras de luto y alarma, una fila interminable de muertos sin nombre al principio del telediario. El resto sucede cada día, por capítulos, sin que merezca el relato trágico de una barcaza con unos 500 inmigrantes a bordo —entre ellos muchos niños y mujeres embarazadas— que, antes del amanecer del jueves, se avería y empieza a hundirse a media milla de la isla italiana de Lampedusa. “Como estábamos cerca de la costa”, cuenta uno de los náufragos, “hemos decidido encender fuego para llamar la atención, pero el puente estaba sucio de gasolina y en pocos segundos el barco quedó envuelto en llamas. Muchos nos hemos lanzado al agua gritando mientras el barco volcaba”. Del medio millar de eritreos y somalíes que intentaban alcanzar suelo europeo, 200 han sido encontrados muertos, alrededor de 150 aún continúan desaparecidos y solo 150 lograron ser rescatados con vida por pesqueros y patrullas de la Guardia Costera. Algunos supervivientes han declarado que tres barcas de pesca pasaron cerca, vieron sus llamadas de auxilio y siguieron su camino.

Lampedusa

Imagenes Dia a Dia.com.ar

El Gobierno ha decretado un día de luto nacional y todas las autoridades, desde el presidente de la República para abajo, han levantado la voz para que Europa les ayude a frenar una tragedia que, desde 1990, ha arrojado a la isla siciliana más de 8.000 cadáveres —de ellos, 2.700 durante 2011, coincidiendo con el conflicto libio—. Pero de todas las palabras pronunciadas, las que tal vez mejor definan la tragedia continua de los fugitivos de África, la rabia ante un desastre conocido y jamás combatido en serio, sean las que, en medio de un discurso escrito, improvisó este jueves el papa Francisco —“se me viene la palabra vergüenza. Es una vergüenza”— o las que, harta de tanta muerte, dirigió la alcaldesa de Lampedusa, Giusi Nicolini, al primer ministro Enrico Letta: “El mar está lleno de muertos. Venga aquí a mirar el horror a la cara. Venga a contar los muertos conmigo”.

La barcaza, como muchas de las que cruzan el Canal de Sicilia, había partido del puerto libio de Misrata. Teniendo en cuenta que Lampedusa se encuentra a 205 kilómetros de Sicilia y a 113 de las costas de África, los viejos pesqueros, tripulados por empleadas de las mafias y abarrotados de inmigrantes, alcanzan suelo europeo en tres o cuatro días de navegación. Los últimos días del verano aumentan además el trasiego. Solo unas horas antes del naufragio, otro barco había arribado a Lampedusa con 463 refugiados sirios a bordo y, el lunes 30 de septiembre, 13 jóvenes de nacionalidad eritrea se ahogaron a solo unos metros de la playa siciliana de Sampieri. Pero solo es cuando se produce un gran naufragio —y este último es uno de los más grandes de los que se tienen noticia— la vista se vuelve a una isla de apenas 5.000 habitantes, cuya alcaldesa —harta de la sordera de las autoridades italianas y europeas— envió el pasado mes de febrero una carta a la Unión Europea en la que se preguntaba exclamando: “¿Cuán grande tiene que ser el cementerio de mi isla?”

La respuesta no oficial le ha llegado. En el cementerio ya no hay más tierra para tumbas sin nombre. Y tampoco en la morgue ni en el pequeño puerto hay espacio para tantos cadáveres de hombres, niños y mujeres embarazadas. Los cuerpos recuperados de las aguas y los localizados, a última hora de la tarde, en el interior del pecio hundido se están trasladando a un hangar del aeropuerto, adonde también llegó a media tarde el vicepresidente del Gobierno y ministro del Interior, Angelino Alfano, quien confirmó los detalles del naufragio —los teléfonos que no funcionaban, los trapos que se prendieron, las cifras cada vez más insoportables de ahogados—, pero no quiso entrar en la cuestión que ensombrecía aún más la jornada. ¿Es verdad que tres barcos pesqueros habían visto la angustia de los inmigrantes y no les habían ayudado? “No los han visto”, respondió el ministro, “si no, habrían intervenido. Los italianos tienen un gran corazón. Hemos salvado la vida a 16.000 náufragos”.

Giusi Nicolini, en cambio, no lo tiene tan claro. La alcaldesa sí dio validez a la denuncia de los inmigrantes, pero atribuyó la supuesta actitud insolidaria de los pescadores a la actual legislación italiana, aprobada en 2008 por el Gobierno de Silvio Berlusconi bajo la inspiración de su entonces ministro del Interior, Roberto Maroni, de la xenófoba Liga Norte. “Si se han ido y no los han ayudado”, explicó Giusi Nicolini, “es porque nuestro país ha procesado a pescadores y armadores que han salvado vidas humanas por complicidad con la inmigración clandestina. Por eso, lo que el Gobierno tiene que hacer hoy mismo es cancelar este delito, cambiar la norma”.

Mientras los equipos de rescate iban aterrizando en la isla para recuperar los cadáveres —ya se descarta encontrar a más inmigrantes con vida—, las declaraciones de los políticos se fueron sucediendo, idénticas a las de la última tragedia. Se resumen muy bien en las palabras del presidente de la República, Giorgio Napolitano: “Es indispensable luchar contra el tráfico criminal de seres humanos en colaboración con los países de procedencia de los flujos de emigrantes y solicitantes de asilo. Son, por tanto, indispensables los controles en los países de procedencia de los emigrantes o de los que solicitan asilo”. Pero no hay que irse muy lejos, solo al 11 de julio de este año, para recordar las palabras —allí en Lampedusa— del papa Francisco e intuir que esta conmoción oficial terminará pronto, muy pronto. “¿Quién es el responsable de la sangre de estos hermanos? Ninguno. Todos respondemos: ‘yo no he sido, serán otros’. ¿Quién de nosotros ha llorado por la muerte de estos hermanos y hermanas, de todos aquellos que viajaban sobre las barcas, por las jóvenes madres que llevaban a sus hijos…? La ilusión por lo insignificante nos lleva hacia la indiferencia hacia los otros”.

Sobre todo si el otro yace bajo una tumba sin nombre en una isla perdida.

Anuncios

En Etiopía las tribus pasan hambre cuando usurpan sus tierras

Estándar

Por Guinguinbali Noticias

Mientras el mundo se prepara para concienciar sobre las cuestiones relacionadas con la pobreza y el hambre en el Día Mundial de la Alimentación,  “Etiopía continúa poniendo en riesgo la seguridad alimentaria y los medios de subsistencia de 200.000 indígenas tribales, hasta el momento autosuficientes”. Es la denuncia de la ONG Survival, atenta siempre a la situación de las poblaciones indígenas en el continente.

La usurpación violenta de tierras en el valle del Bajo Omo, en Etiopía, está haciendo que algunas tribus se vean desplazadas y no puedan cultivar su tierra, dejando a miles de personas  hambrientas y “esperando a morir”.

Tribus como los suris, mursis, bodis y kwegus están siendo violentamente expulsados de sus comunidades para dar paso al lucrativo proyecto de plantaciones en el valle promovido por el Gobierno etíope, según denuncia con motivo del Día Mundial de la Alimentación la ONG Survival.

Las fuerzas de seguridad están despejando brutalmente la zona para los enormes campos de algodón, palma de aceite y caña de azúcar, que privarán a las tribus de sus más valiosas tierras de cultivo y pasto. Confiscan ganado, destruyen almacenes de comida y ordenan a las comunidades que abandonen sus hogares y se trasladen a las zonas de reasentamiento designadas.

Un hombre mursi ha descrito a Survival International cómo el proceso de “aldealización” está destruyendo a su familia: “El Gobierno está tirando el sorgo al río. Ha cogido los cultivos y los ha tirado al río. Solo me quedan unos pocos sacos… Estamos esperando a morir. Estamos llorando. Cuando el Gobierno reúna a toda la gente en una aldea no habrá sitio para los cultivos y mis hijos pasarán hambre, no tendrán comida”.

Un hombre suri también ha relatado: “Despejaron la tierra. ¿Por qué ha vendido el Gobierno nuestra tierra? No hay pastos para el ganado. La gente tiene hambre… Estamos preocupados por el forraje. Estamos indignados y no tenemos esperanza”.

La polémica presa Gibe III en Etiopía es un elemento esencial del programa de plantaciones. Una vez completada, la presa pondrá fin a la crecida anual del río Omo e impedirá que las tribus usen sus fértiles orillas para plantar sus valiosos cultivos y alimentar al ganado.

Etiopía no ha consultado con ninguna comunidad indígena acerca de la construcción de Gibe III ni sobre sus agresivos proyectos de plantaciones en el valle, que es un lugar Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

El director de Survival, Stephen Corry, ha declarado hoy: “En el Día Mundial de la Alimentación, la gente tiene que conocer la decisión de Etiopía de arrebatar a las tribus del valle del Bajo Omo de repente y su modo de vida autosuficiente. Durante generaciones estos pueblos han utilizado su tierra para cultivos y pastos para su ganado con el objetivo de alimentar a sus familias. Ahora les han quitado este derecho básico de una forma brutal, dejándolos hambrientos y asustados.

Fallece el primer ministro Meles Zenawi, “último emperador de Etiopía”

Estándar

Por Guinguinbali.

AÚN NO SE SABE LA FECHA DEL FUNERAL NI LA DURACIÓN DEL LUTO NACIONAL

El primer ministro etíope, Meles Zenawi, fallecido la noche del lunes, era un ex líder guerrillero, considerado un autócrata por sus opositores y visionario por sus seguidores, como los emperadores históricos de Etiopía. Su muerte ha provocado una sensación de incertidumbre en el pais, que ha declarado un luto nacional cuya duración todavía se desconoce.

“El primer ministro Meles Zenawi falleció ayer a medianoche”, anunció ayer martes Bereket Simon, portavoz del Gobierno etíope, sin proporcionar más detalles sobre la enfermedad que sufría Meles. Un portavoz de la Comisión Europea precisó que el mandatario falleció en Bruselas.  El cadáver fue repatriado en avión y llegó este martes a Adís Abeba, donde lo esperaban responsables políticos, militares, religiosos y diplomáticos, así como una muchedumbre.  El ataúd, cubierto con la bandera etíope, fue bajado y montado en un coche en la pista del aeropuerto, al son de una fanfarria militar.Meles Zenawi, de 57 años y peso pesado de los líderes africanos, dirigía Etiopía con mano de hierro desde que en 1991 tomó el poder al frente de una guerrilla que hizo caer al régimen del dictador Mengistu Hailé Mariam.

El fallecimiento de Zenawi provocó consternación entre los principales dirigente mundiales.  El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, expresó su “tristeza” ante la noticia y manifestó su “admiración” por la política de lucha contra la pobreza llevada a cabo por Meles Zenawi.  “Supe con tristeza de la muerte del primer ministro etíope Meles Zenawi”, quien “merece ser saludado por su contribución de larga data al desarrollo de Etiopía, en particular por su compromiso inclaudicable en favor de los pobres”, dijo Obama en un comunicado.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, presentó “sus condolencias al pueblo etíope” por la muerte de un “verdadero amigo” de Israel, donde viven más de 120.000 judíos de Etiopía. Por su parte, el secretario general de Naciones Unidas Ban Ki-moon saludó el “liderazgo excepcional” de Meles Zenawi en África.  Este hombre austero entró en el club de los dirigentes africanos en el poder desde hacía más de veinte años tras una aplastante victoria en las elecciones de 2010, donde consiguió el 99% de los votos.

No había cumplido todavía los 25 años cuando sus compañeros de armas lo auparon a la jerarquía del FPLT (Frente Popular de Liberación de Tigré) en 1979, tan solo cinco años después de haber abandonado sus estudios de medicina para unirse a la rebelión de Tigray, al norte del país.Nacido el 8 de mayo en Adua (norte), Meles Zenawi ocupó primero las funciones de presidente de la República (1991-1995), antes del cambio de Constitución que convirtió a Etiopía en un régimen parlamentario.

Formaba parte, junto con el ruandés Paul Kagame y el ugandés Yoweri Museveni, de la generación de dirigentes africanos llegados al poder a finales de los años 80 y principios de los 90 en los que Bill Clinton, presidente de Estados Unidos en aquel momento, veía a los posibles “dirigentes del renacimiento” africano.

Con el paso de los años, Meles convirtió su país en un aliado clave de Estados Unidos en la lucha contra el extremismo en el Cuerno de África.  “Es el último emperador de Etiopía” dijo de él hace varios años un exdiplomático etíope. “Para Meles Zenawi, el poder continúa siendo una especie de mito, con una auténtica dimensión mística, porque se encuentra en la misma situación que los emperadores del pasado, llegados al poder por las armas, y porque desprende esa aura de poder”.  A finales de la última década, Meles Zenawi se convirtió en el principal negociador del continente sobre el cambio climático y desde 2007 era presidente de la Nueva Alianza para el Desarrollo de África (NEPAD).

A pesar de ello, Etiopía continúa siendo uno de los países más pobres del mundo.  Su población, explican los observadores, no se benefició de los programas de desarrollo: en el mundo rural no se sienten todavía los planes masivos de electrificación regional.  El país es acusado regularmente de violaciones de los derechos humanos contra los grupos de la oposición o los periodistas.  En julio, cuando se dio a conocer la hospitalización de Meles en Bruselas, una fuente diplomática remarcó que su desaparición tendría serias consecuencias para la región más inestable del Cuerno de África.

“Supo imponer su autoridad a sus vecinos” y es un “polo de estabilidad entre Sudán, Eritrea y Somalia”, explicó la fuente.  Los mandatos de Meles estuvieron marcados por una guerra fronteriza muy mortífera con Eritrea entre 1998 y 2000 y dos intervenciones militares en Somalia, la primera de finales de 2006 a principios de 2009 y la segunda desde finales de 2011.  Tras la muerte de Meles, el viceprimer ministro etíope, Hailemariam Desalegn, asumirá el poder de forma interina, anunció este martes el portavoz Bereket Simon. “De acuerdo con la Constitución de Etiopía, el viceprimer ministro jurará el cargo ante el Parlamento pronto […] y empezará como primer ministro en plenitud”, dijo el portavoz gubernamental, Bereket Simon.  Precisamente, Simon ya indicó el pasado julio que Zenawi se recuperaba de una enfermedad provocada por el “agotamiento”.

El portavoz del Gobierno compareció entonces ante los medios después de que circularan informaciones que apuntaban a que el primer ministro estaba ingresado en situación crítica en un hospital de Bruselas.  Los rumores sobre la salud de Zenawi se desataron a raíz de su ausencia en las reuniones de la XIX Sesión Ordinaria de la Asamblea de jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Africana (UA), de la que era anfitrión en Adis Abeba, el mes pasado.   Numerosos líderes, africanos y occidentales, lamentaron la muerte de quien ha sido denominado como “hijo predilecto de África” por el presidente de la Comisión de la UA, Jean Ping.

Abebe Bikila (Etiopía)

Estándar

Con motivo de los Juegos Olímpicos que se desarrollan en Londres,  Carlos Santos (Zwela! África) ha preparado una selección de los más destacados deportistas del continente cuna de la humanidad.  En esta primera entrega tenemos a Abebe Bikila, el atleta de los pies descalzos.

 

Por Carlos Santos 

Abebe Bikila fue el primer hombre en ganar dos maratones olímpicas.

Nació el día de la abertura de los Juegos Olímpicos de Los Ángeles, el año 1932, en una pequeña de la ciudad de Mendida, Etiopía.

Sería en el ejército que comienza a practicar el atletismo cuando ya completaba 24 años de edad.

 Juegos Olímpicos de Roma.

En 1960, Bikila fue incluido en el equipo de atletismo en el último momento, en lugar de otro atleta, Wami Biratu, que había sufrido una fractura.

Corriendo descalzo por las calles de Roma, Bikila completó la prueba 4 minutos antes del segundo lugar.

Con un tiempo de 2 h 15’ y 16”, record mundial, se convierte en el primer negro africano en ganar una medalla de oro en los Juegos Olímpicos.

Luego de la corrida, entrevistado sobre el por qué de correr descalzo, Bikila respondió que “quería que el mundo supiese que mi país, Etiopía, siempre ha conseguido sus victorias con heroísmo y determinación”

Bikila volvió a Etiopía como héroe nacional.  Popularmente se dice “fueron necesarios un millón de soldados italianos para invadir Etiopía, pero sólo un soldado etíope para conquistar Roma”.  El fue promovido a Cabo y condecorado por el emperador Haile Selassie.

Juegos Olímpicos de Tokio de 1964

Esta vez con calzado, consiguió el récord mundial en la maratón con un tiempo de 2:12’.12”, convirtiéndose en el primer hombre en la historia en vencer dos veces la maratón olímpica.

Retornó nuevamente como héroe nacional a Etiopía, y fue promovido por el Emperador, ganando como obsequio un automóvil.

Juegos olímpicos de la Ciudad de México 1968

Bikila y Mamo Wolde fueron inscritos para disputar la maratón.  Esta vez, Bikila abandonó la prueba en el km 17 tras una contusión en la rodilla, pero su compatriota Wolde, se llevó la medalla de Oro.

Últimos años

En 1969, Bikila sufrió un accidente de carro que lo dejó paralítico, en una silla de ruedas,  pese a ser operado en Inglaterra.

Invitado oficial del COI para asistir a los Juegos Olímpicos de 1972, en Munique, muere a los 41 años, el 23 de octubre de 1973 de una hemorragia cerebral.  75 mil personas acompañaron lo acompañaron el día de su entierro, y el emperador Selassie declaró un día de luto oficial en Etiopía.

En 2012, fue homenajeado en el Hall de la Fama del Atletismo, creado durante el centenario de la IAAF.

Abebe Gellaw activa el debate sobre el papel de los periodistas bajo las dictaduras

Estándar

Un vídeo que muestra cómo interrumpen al Primer Ministro etíope Meles Zenawi en el Simposio 2012 de Seguridad Alimentaria del G8 en Washington, D.C. ha encendido un debate sobre el papel de los periodistas en los regímenes autoritarios. En el vídeo, se ve al periodista y activista etíope Abebe Gellaw gritando «libertad, libertad, Meles Zenawi es un dictador, está cometiendo crímenes contra la humanidad». Zenawi, que en su país suele disfrutar de una prensa aduladora, parece sorprendido e irritado.

La invitación que el presidente Barack Obama hizo al primer ministro etíope, Meles Zenawi, a la reunión sobre seguridad alimentaria del pasado 19 de mayo levantó mucha polémica en Etiopía, siendo interpretada como un insulto ante las acciones que está llevando a cabo el líder. No obstante, una vez Zenawi confirmó su asistencia a la reunión, el periodista y activista etíope Abebe Gellaw, interpretó el escenario como una ocasión única para transmitir, ante todos los líderes políticos presentes, la difícil situación que viven los periodistas etíopes en su país que, a principios del mes pasado, fue denunciada por Amnistía Internacional.

Un vídeo muestra como, en medio del discurso de Meles Zenawi, éste es interrumpido al grito de “Libertad, libertad, Meles Zenawi es un dictador, está cometiendo crímenes contra la humanidad”. En las imágenes se puede ver al primer ministro etíope, acostumbrado en su país a disfrutar de una prensa sometida a un gran control que evita la difusión de voces críticas con su trabajo, algo sorprendido (por ver al periodista allí presente y por estar siendo increpado en público) e intentando controlar su indignación con la situación mientras sube la voz para intentar silenciar a Gellaw con su discurso, algo que no consigue.

Estas imágenes, evidentemente, han sido comentadas y evaluadas por mucha gente, sobre todo profesionales de la comunicación etíope. A través de Facebook, Abiye Teklemariam compara al líder etíope con Ceausescu, el último dictador rumano. “Meles Zenawi parecía realmente desconcertado y furioso. Su reacción tiene un extraordinario parecido con aquel famoso momento en el que Ceausescu, por primera vez desde su ascenso al poder, durante un discurso fue abucheado por la multitud, que siempre se había mostrado impecablemente obediente. ¡Este vídeo dice mucho!”

Debate en las calles

La situación ha trasladado un nuevo debate a la calle. Otras firmas, como Hallelujah Lulie, no creen que esta sea la mejor manera de de combatir la situación. “Creo que la frustración empujó a Abebe a hacer lo que hizo, pero cualquier esfuerzo para racionalizar el hecho desde una perspectiva periodística es ser un hipócrita y pretender manipular y torcer las reglas y principios que afirmamos defender para que se ajusten a nuestros propios objetivos políticos. Apoyar la acción de Abebe a Meles y justificarla en términos periodísticos para que parezca profesional me induce a preguntarme si está mal cuestionar y examinar la profesionalidad y la precisión de los periodistas en los regímenes autoritarios. ¿Cómo puede una audiencia supuestamente neutral o desinformada creer cualquier cosa que Abebe u otros periodistas de su estilo digan sobre Etiopía?”, ha argumentado.

En cambio, Abiye, otro periodista etíope, ha respondido a su compañero Lulie asegurando que en una dictadura, debido al control del gobierno sobre la información que se publica, es imposible encontrar periodismo de calidad. “Se supone que los periodistas son los que nos proporcionan información exacta, y la posibilidad de que la oposición abierta y vocal a un grupo pueda afectar a esta labor puede ser un tema razonable de debate. Pero este debate sobre los límites del buen periodismo –es decir, la investigación imparcial de la verdad– comienza con la presunción de que hay lugar para el buen periodismo. Es un debate de segundo orden. En las dictaduras, esta presunción no tiene validez. El periodismo en estos sistemas es un camelo que se utiliza para justificar un resultado amañado. Sin un nivel razonable de libertad de expresión e información, reglas y prácticas contra la censura y un entorno cómodo para los periodistas, es imposible la investigación imparcial de la verdad. Esto plantea una disyuntiva fundamental a los que quieren practicar un buen periodismo: ¿Deben seguir su labor como si existiera un espacio real para trabajar (lo que es falso) o deben luchar para que este espacio cambie (lo que exige un considerable grado de activismo político)? Para mí, la respuesta es evidente. El activismo político contra el régimen que ejercen los periodistas en una dictadura es lo que hacen para que sea posible un buen periodismo”, ha razonado.

Fuente: Guinguinbali noticias.

Etiopía y su buen café.

Estándar

Por Bárbara Igor

El café se ha convertido en la actualidad en una de las mayores entradas económicas del país. Etiopía genera importantes cantidades de empleos tanto directos como indirectos gracias a la producción del café, siendo ciertamente los etíopes los primeros consumidores de su producto, pese a estar destinado mayoritariamente a la exportación. Entre 200 y 250 mil toneladas son producidas anualmente en Etiopía.

Los etíopes aseguran que sus altas tierras son el lugar de origen de este grano. Cuenta la leyenda que las cabras, naturales de la región, probaron los granos y comenzaron a comportarse de una manera “alocada”, y fue así como los pastores osaron también probarlo, dando origen a la tradición de beber café.

En Etiopía el café y la socialización parecen ir de la mano. Las familias se reúnen en torno a la ceremonia del café, que determina un claro sentido de pertenencia. Cada familia etíope al menos una vez al día se junta en torno a una jarra de café.

A la fecha, cerca del 80% de los etíopes viven de esta industria, siendo la fuente principal de sus ingresos. Pero esto no es necesariamente índice de la accesibilidad que existe en torno a esta bebida. Una taza de café en una cafetería etiope, cuesta cerca de 50 centavos de dólar, mientras que en la calle, comprar un vaso de café a un vendedor informal, puede llegar a costar 10 centavos. Pese a esto, se estima que los etíopes beben un promedio de 4 tazas al día.

Entre 2000 y 2003, los precios mundiales del café cayeron en picada, y Etiopía perdió casi el 59% de sus ingresos, lo que empeoró una crisis humanitaria y alimentaria que aún continúa(1).

Los productores, que en su mayoría cultivan en terrenos de no más de una hectárea, reciben menos del 5% aproximado de las ganancias que se obtiene en la industria del café. El resto es recibido por los actores de la industria internacional, los que controlan el valor de venta al cliente final. En este proceso, en el que intervienen al menos una cadena de 4 agentes, son los importadores extranjeros, los tostadores y los vendendores finales quienes se llevan la mejor parte.

Hablando en términos estadísticos sobre estas ganancias, la ONG Comercio Justo especula con las siguientes cifras:

Agricultor: 2% de las ganancias sobre el precio final de la venta café.

Exportador: 3% de las ganancias sobre el precio final de la venta café.

Transportista: 6% de las ganancias sobre el precio final de la venta café.

Tostador: 64% de las ganancias sobre el precio final de la venta café, siendo los tostadores más importantes las industrias Kraft y Nescafé.

Comerciante: 25% de las ganancias sobre el precio final de la venta café.

En los últimos años, diversas empresas e instituciones, lo mismo que el gobierno de Etiopía, han intentado revertir esta situación que a todas luces no es justa para sus agricultores. Sin embargo no es visto aun con muy buenos ojos el compromiso que empresas como Starbucks han asumido en relación a instaurar nuevas políticas de apoyo a los cafeteros. Más bien se ha pensado que no sea más que una manera de limpiar su dañada imagen en lo que a asuntos de ecología, responsabilidad social (emblema de la empresa Starbucks) y comercio justo respecta.

A la espera de una real mejoría de las condiciones de comercialización de este producto, el café etíope continua siendo y probablemente será el mejor café que puedas llevar a tu mesa.

Índices y Referencias: TVE

Índices y Referencias: Comercio Justo

Imagen: Blogabay

Etiopía, sede de la tercera edición de los Encuentros Vis a Vis de Casa África

Estándar

Etiopía ha sido el país elegido para celebrar la tercera edición del Encuentro Profesional entre promotores españoles y músicos africanos, el conocido como Encuentro Vis-a-Vis, que organiza Casa África en colaboración la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE)-Fundación Autor y el apoyo de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) y la Embajada de España en Addis Abeba con el objetivo de abrir plataformas y nuevos caminos de comunicación entre artistas africanos y agentes culturales españoles.

A la cita acuden este año representantes de festivales españoles como Etnosur, Territorios de Sevilla, Pirineos Sur, el Festival Internacional Jazz&Más de Canarias, el Festival Internacional de Jazz de Madrid o el Festival Imagina Funk, citas todas que suelen contar con músicos africanos en sus carteles. Con ellos se reunirán y posteriormente actuarán 14 grupos etíopes de diversos estilos, elegidos por los programadores de entre todas las candidaturas recibidas en el último mes.

El proceso de selección de los grupos que tocarán y compartirán reuniones de trabajo con los promotores españoles se ha llevado a cabo a través de Internet (http://ethiopiavisavis.com). Tras una presentación en la Embajada de España en Etiopía a cargo del embajador Miguel Fernández-Palacios el pasado mes de diciembre, se abrió una campaña de comunicación para dar a conocer a todos los grupos musicales del país la apertura de plazo para presentar sus grabaciones y trabajos. Se buscan nuevos músicos, no consolidados y aún no conocidos en España. Una vez subida su música, los promotores que se desplazarán a Etiopía esta semana han estado escuchando todas las propuestas y han votado por las que desean conocer y escuchar en directo.

Así, durante los días 2, 3 y 4 de febrero, se programarán por las noches los 14 conciertos en diversos espacios de la ciudad de Addis Abeba. En esta edición, además, se colaborará con el prestigioso festival Acacias Jazz Festival, de Addis Abeba, que integrará un escenario Casa África en el que programar a los últimos conciertos del Vis a Vis en la jornada del sábado 4. Junto a esto, y por las mañanas del viernes y sábado, los grupos participantes se sentarán con los promotores en los Encuentros Profesionales para conocer no sólo sus intereses y su manera de trabajar, sino también para colaborar en diversos aspectos que puedan contribuir a la internacionalización de los grupos participantes.

La idea principal del proyecto es la de habilitar un espacio de diálogo creando un ambiente propicio para  negociaciones, en el que se promueva un conjunto de encuentros entre empresarios, instituciones y organizaciones de la industria musical española que tienen interés en la música africana. Se da al artista africano la posibilidad de hacer
llegar a sus interlocutores españoles sus ideas, creaciones y aspiraciones.

Casa África desarrolla este programa de apoyo a la internacionalización de la música africana para equilibrar las oportunidades de estos músicos, que en muchas ocasiones se enfrentan a una situación compleja y desfavorable. En las ediciones anteriores, Senegal y Cabo Verde fueron los países elegidos.

Los dos grupos que resulten más votados por los programadores podrán verse en España el próximo mes de mayo, entre ellos en el Gran Concierto África Vive que cada año se celebra en Madrid en las proximidades del Día de África. Las dos anteriores ediciones  del Vis a Vis han permitido descubrir en España a una decena de grupos por diversos festivales españoles. Nombres como los de los senegaleses Da Brains, la cantante Njaaya o el grupo Takeifa, o los caboverdianos Domu Afrika Dub Squad o Ex Pavi han actuado por diversos escenarios españoles.

El Vis a Vis es una de las diversas iniciativas que Casa África ha impulsado para fomentar un mayor conocimiento de la música africana en España. Para acompañar a esta edición del Encuentro de Addis Abeba, el Blog África Vive, de Casa África, ha publicado un post especial dentro del programa Semilla Negra, elaborado por el periodista Carlos Fuentes, sobre los sonidos de Etiopía, en los que brillan los nombres de grandes clásicos como Mulatu Astatke, Mahmoud Ahmed o Tilahun Gessesse.

La música que puede encontrarse en Etiopía va desde las raíces tradicionales al mundialmente conocido ethio-jazz, pasando por la voz de Gessesse y llegando a los días de hoy a estilos como el hip-hop, el rythm&blues o el rock.

REF: Casa África – África y España, cada vez más cerca.

Gentileza de nuestro amigo y colaborador Carlos Souza (Brasil/RJ)

África y el islam

Estándar

El mensaje del Corán se convirtió en un rasgo constante en la región desde una época muy temprana.

El Islam nació en una Arabia multiétnica situada a 22 km. de la costa del continente africano. Antes del ascenso del Islam, Etiopía, una superpotencia de la época, se había anexionado durante siglos lo que hoy son el Yemen y algunas partes de Arabia Saudita.

Las referencias coránicas al poderoso ejército del general etíope Abraham, quien marchó hacia La Meca con un grupo de elefantes, dan testimonio del poder del antiguo imperio de Etiopía.

Los africanos se cuentan entre el primer grupo de personas que aceptaron la nueva religión traída por el Profeta Muhammad. Se dice que cuando el etíope Bilal, uno de los musulmanes más legendarios y venerados, oyó hablar por primera vez del Islam, lo llamo la “antigua religión”. La llamada a la oración que hoy resuena en las tierras musulmanas fue difundida por vez primera por una voz africana (la de Bilal).

El Islam se convirtió en un rasgo constante de África cuando, en el año 612, el Profeta Muhammad (PyB) envió a Etiopía un primer grupo de entre los musulmanes más antiguos para que recibiera protección del Negus frente a la persecución de los árabes; ésta fue la primera hégira (hiyra , emigración). De este modo, el Islam se difundió por África antes incluso de que lo hiciera por Medina.

Es importante señalar que, si bien, por lo general, el Islam se difundió por África de manera pacífica, también tuvo que ganar algunas batallas, como las guerras de riddah, para obligar a los árabes a continuar siendo fieles al Islam. A medidos del siglo X, durante el gobierno del califa omeya Abdul-Rahman III (929-961), musulmanes de origen africano navegaron hacia el oeste desde el puerto español de Delba (Palos), adentrándose en el “océano de oscuridad y niebla”. Después de una larga ausencia, regresaron con un gran botín desde una “extraña y curiosa tierra”. Es evidente que personas de origen musulmán fueron conocidas por acompañar al Nuevo Mundo a Colón y a algunos exploradores españoles posteriores. También se informa de que los descendientes de Kanka Musa de Malí llevaron a cabo un viaje épico con una gran flota de 2.000 barcos en busca de las Américas. Recientes investigaciones lingüísticas, culturales y arqueológicas llevadas a cabo en Brasil y Perú ofrecen evidencias documentales de que los musulmanes mandinkas de África Occidental habrían explorado la América precolombina.

El Islam se difundió a través de África Occidental de la mano de comerciantes africanos como el pueblo fulani, desde una época tan temprana como el siglo VIII, y estaba ya firmemente establecido hacia el siglo XI. El rumbo pacífico y permisivo que el Islam tomó en África Occidental se debió en gran medida a que los difusores de la fe eran cultural y étnicamente iguales a quienes la recibían. También las religiones indígenas africanas tenían muchos elementos en común con el Islam, como la inmolación de animales, la oración comunitaria, el respeto a los antepasados, la circuncisión, la poligamia, los obsequios en forma de dote a la novia y el mundo de los espíritus o yinns. En África, el mundo de los espíritus bori y zar sirvió de puente hacia el mundo islámico de los yinns , quienes, al igual que los espíritus africanos, podían ser amigos o enemigos.

Estas similitudes entre el Islam y las religiones indígenas africanas facilitaron una conversión general pacífica y la tolerancia religiosa en África Occidental. Por lo tanto, el Islam permitió a la cultura africana seguir siendo exclusivamente africana y un Islam sufí tradicional se fue moldeando en África a lo largo de los siglos. Este tipo de Islam llegó incluso a remodelar la cultura islámica en territorios más allá de África.

En su libro El África negra precolonial (pág.163), Cheikh Anta Diop escribe: “Por lo tanto, la razón principal del éxito del Islam en África, con alguna excepción, deriva del hecho de que unos pocos árabes y bereberes se acercaron a ciertos reyes y notables negros que luego lo difundieron de manera pacífica entre quienes estaban
bajo su jurisdicción … Lo que debemos destacar aquí es la naturaleza pacífica de esta conversión, al margen de la leyenda que la rodea.” En otra parte del libro (pág. 102), el autor afirma: “Las conquistas árabes deseadas por los sociólogos son necesarias para sus teorías, pero no existen en realidad. Hasta el día de hoy no hay documentos históricos fiables que fundamenten dichas teorías.” Por su parte, en su libro de 1991, Genocide in Africa (pág. 10), Molefi Asante escribe: “La religión del Islam convertía a cada comerciante o viajero musulmán en un misionero en potencia, y el atractivo de esta religión, con su parecido con las religiones africanas, era mucho mayor que el del Cristianismo.”

Cuando el Islam proliferó en África en torno al siglo IX, una de las primeras universidades fue fundada por musulmanes africanos. Se llamó Sankoré y fue construida en Tombuctú. Árabes y otros acudían a Sankoré para aprender de eruditos africanos que disertaban sobre creencia y jurisprudencia islámicas, astrología, ciencia y otros muchos temas. Tombuctú era conocida por su erudición, y allí los vendedores de libros formaban la élite más rica de entre el colectivo de los comerciantes.

La mayor parte de la historia africana posterior al antiguo Egipto fue escrita en lengua árabe tanto por negros como por árabes. El alfabeto árabe también sirvió para escribir de manera aljamiada idiomas como el suahili, el wolof o el mande. Durante cientos de años, el árabe sirvió como idioma internacional de comercio, al igual que ocurre hoy en día con el inglés. Parte de la historia oculta de África está encerrada en hasta 700.000 manuscritos árabes escritos por antiguos eruditos africanos. Uno de estos manuscritos, Tariq-ul-Sudan, detalla la historia del África Occidental islámica, pero permanece inaccesible para quienes no hablan árabe. Los historiadores occidentales prefieren documentos como los manuscritos del Mar Muerto, los cuales permanecen en sus tumbas de arena hasta que encuentran la manera de tergiversar y eliminar su contenido.

Autor: Sandilessa. Fuente: webislam.

Gentileza de nuestro amigo y colaborador Carlos Souza (Brasil/RJ)

Mahmoud Ahmed – Etiopía – Música

Estándar

Jeguol Naw Betwa-Mahmoud Ahmed

“Reedición del larga duración lanzado en 1978 por uno de los vocalistas etíopes de todos los tiempos. Este material no ha sido modificado de ninguna forma ni digital ni analógicamente!. Grabado al final de una época dorada de música urbana etíope, Mahmoud está en su mejor momento cantando a viva voz sobre los hipnóticos y conmovedores vientos, órganos, guitarras, bajo y percusión. Tan bueno como se pone y tan cerca de la música universalmente perfecta como nunca se ha hecho (leer más aquí)”

Publicado en Ghostcapital

Agradecemos la sugerencia musical de Nicolás Kliwadenko

Traducción a cargo de Leonardo Pacheco