¿Quién será el próximo en ser asesinado?

Estándar

Por Orlando Castro (Portugal)

Siguiendo su vieja tradición, Guinea Bissau volvió a resolver cuentas más o menos recientes imponiendo la razón de la fuerza. Militares asesinaron a tiros al coronel Samba Djaló.

Militares contra militares y cosas similares ya no constituyen noverdad en Guinea-Bissau. Tampoco la pasividad internacional, sobre todo de esa cosa aberrante que lleva el pomposo nombre de Comunidad de Países de Lengua Portuguesa, no es novedad.

Sea cual sea la crisis, la respuesta es siempre la misma. No se cura la enfermedad, apenas se alivia el dolor.  Esto hasta que el enfermo simplemente… muera.

La tesis es la de que los guineanos pueder ser alimentados con votos, que las crisis se resuelven con votos y que los votos son un milagroso remedio que cura todos los males.

Occidente, y en este caso particular de Guinea-Bissau, el CPLP y sobre todo Portugal, sabe que África tuvo, tiene y continuará teniendo una historia de autoritarismo que, además, es parte de su propia cultura y que en nada preocupa a los hacedores de la macro política que se pasean en los aereópagos de los lujosos hoteles del mundo.

A pesar de eso, se insiste en exportar la democracia “made in occidente”, sin ver que la realidad africana es bien diferente.  Es así, por la fuerza de los votos los dictadores llegan al poder, se quedan eternamente en el poder y en vez de servir al pueblo, se sirven de él.  Pero como supuestamente fueron electos…

¿Pero será eso democracia? ¿Por qué nadie recuerda que, por ejemplo, en Guinea-Bissau las elecciones no son hechas con el cerebro sino que con la barriga, más encima vacía y con una AK-47 apuntada en la espalda?

Fue en este contexto que Nino Vieira (tal como entre muchos otros, José Eduardo dos Santos y Robert Mugabe) llegó a presidente y, tal como su homólogo, mentor y amigo angoleño, por allá quería continuar con el beneplácito de la Comunidad de Países de Lengua Portuguesa.

La estrategia de “Nino” Vieira falló, pero otras están en el terreno con innegable pujanza y con la histórica cobertura de los dueños del poder en Portugal, en el CPLP y en el mundo.

Si los votos son comprados eso poco interesa.  Si los guineanos votan en función del estómago vacío y no de una consciente opción política, eso poco interesa.

Para quien vive bien, para quien tiene por lo menos tres comidas diarias, lo importate fue y será que los guineanos voten.  No importa lo que pasó antes, lo que está pasando ahora y que volverá a pasar un día de estos.

No será, por lo demás, difícil entrever que la sangre del pueblo guineano volverá a correr.  ¿Pero qué importa eso? Lo que importa es haber votado…

¿Será que Kumba Ialá tenía razón cuando, el 17 de junio de 2009, acusó al PAIGC de ser responsable por la muerte de Amílcar Cabral, “Nino” Vieira, Tagmé Na Waié, Hélder Proença y Baciro Dabó?

“Carlos Gomes Júnior tiene que responder en el Tribunal Penal Internacional por las atrocidades que están cometiendo”, en el país, defendió en ese día Ialá, agregando que “hay personas queriendo vender Guinea-Bissau”, pero aclarando que “serán responsables por las turbulencias que tendrán lugar en el futuro”.

Siendo cierto que nada se gana llorando sobre la leche derramada o que, como sucede en Guinea-Bissau, el pan de los pobres nunca cae con la mantequilla vuelta para abajo (si dos de cada tres viven en la pobreza absoluta, no tienen ni pan, ni mucho menos mantequilla), lo importante es que hayan elecciones.

¿Qué conclusiones habrá sacado el CPLP y Portugal cuando Carlos Gomes Júnior dijo que “era imposible cohabitar con “Nino” Vieira, que no pasaba de ser un bandido y un mercenario que traicionó al pueblo?

¿Qué conclusiones habrá sacado el CPLP y Portugal al saber que, tal como pasó en las elecciones angoleñas, también “Nino” consiguió en algunos círculos tener más votos que electores registrados?

Por lo visto, al CPLP y a Portugal apenas les interesa que se vote, ni aunque para eso se llame a los muertos, como sucedió y sucederá en Angola.

Si los votos fueran comprados, eso poco interesa.  Si los pueblos votaran en función del estómago vacío y no de la consciente opción política, eso poco interesa.

Por lo demás, basta ver que la Unión Europea, tal como el CPLP, hincha el pecho contra los débiles (Bissau), y se pone de rodillas delante de los fuertes (Luanda).

Me dan ganas de reir cuando leo que la UE “insta” a Guinea-Bissau a proceder a la investigación judicial de los acontecimientos ocurridos el 1º de abril de 2010, por ejemplo, y a “duplicar los esfuerzos para resolver el problema de la impunidad”

Esto porque la UE todavía no ha visto (ya no hablo de la CPLP porque es ciega) que no hay mayor estado impune que Angola, aun no sabe que el régimen de Eduardo dos Santos es dueño y señor del país y del pueblo, aun no fue informada de que Angola es uno de los países más corruptos del mundo.

Todo esto que tiene como palco a Guinea-Bissau es, al final, la reedición de una película ya gastada de tanto ser usada.  Van cambiando los protagonistas principales, pero el argumento es siempre el mismo.  Y si el argumento es el mismo, el fin es idéntico: unos tiros más, unos dirigentes muertos más.

¿Exagero? Tal vez.  Dios quiera que si.  Pero la verdad es que en Guinea-Bissau ningún candidato, ningún presidente terminó su mandato y en 17 años el país ya tuvo siete presidentes.

Por alguna razón, el ex-jefe de gobierno guineano, Francisco Fadul, consideraba que, de cara al estado en que se encontraba Gunea-Bissau, las Naciones Unidas deberían asegurar la gobernación del país, instituyendo un protectorado por el período mínimo de 10 años, “para que no haya recaídas, no haya retrocesos”.

¿Se recuerdan que el coronel Antero João Correia, antiguo comandante general de la Policía, habría sido detenido por ordenes del entonces Jefe Interino del Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas, Zamora Induta, después de recusarse a firmar el comunicado del SIE (Servicios de Información del Estado) que anunciaba la neutralización de la alegada tentativa de golpe de Estado?

¿Se recuerdan que esta recusa habría obligado a los mentores del plan a confiar la firma del documento al director general adjunto de los SIE, coronel Samba Djaló, que fue apuntado como una persona “muy próxima” (¡pudiera!) de Zamora Induta y su representante a nivel del Ministerio del Interior que tutela los SIE?

Según parece, tanto los políticos guineanos como los dueños del poder en la comunidad internacional, continuan poco o nada preocupados con el hecho de que los pobres guineanos (la aplastante mayoría) sólo conocen una forma de dejar de serlo.  Y esa forma (discúlpenme por estar hace años diciendo siempre lo mismo) es usar, no un azadón, una pala de constructor o un computador, pero antes un AK-47.  Y mientras así fuera…

¿Será que los dirigentes de Guinea-Bissau, del CPLP (con o sin Obiang) y sus similares, recuerdan que mientras saborean varias comidas al día, allí al lado hay gente que fue gestada con hambre, que nació con hambre y muere con hambre?  Y, aun siendo hambrientos, les sobra fuerza a los guineanos para, ayer como hoy y ciertamente mañana, hacer lo que ya comenzó a ser un hábito: jalar del gatillo.

Y así se va escribiendo la historia del principio de aquello que puede ser el fin de Guine-Bissau.  Realidad que no preocupa a todos aquellos que van a continuar cantando y riendo, llevados, llevados si por intereses poco claros, sean del narcotráfico propiamente dicho o no.

Traducción:  Bárbara Igor (misosoáfrica)

Anuncios

¡Anímate! y déjanos tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s