Tirano sudanés lidera grupo de observadores árabes que confirma que todo está normal en Siria

Estándar

 Por Orlando Castro (Altohama)

Omar al-Bashir, el presidente democrata  de Sudán, responsable por el genocidio en Darfur (una bagatela como 300 mil muertos) continua riéndose del TPI.

El Tribunal Penal Internacional emitió un mandato de captura contra Omar al-Bashir, acusándolo de crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad. ¿Resultado? El hombre continua riéndose y, como es claro, matando.

Y se ríe con razón. Hay una enorme exageración cuando se dice que en Darfur murieron 300 mil personas. Datos independientes, susceptibles hasta de ser organizador por un equipo designado por Angola (a quien Bashir pidió ayuda en Agosto de 2008), ciertamente revelarán que el número de muertos no habrá pasado los 299.999.

Entre tanto, los observadores árabes están en Siria para demostrar que, al final, todo está tranquilo, sosegado y dentro de los parámetros democráticos y de respeto por los derechos humanos.

¿Y quién comanda a los observadores árabes? ¿Quién? Nada más y nada menos que el general sudanés Mohammed Ahmad Mustafa al-Dabi, militar de confianza máxima de Omar al-Bashir y que – como jefe de las Fuerzas Armadas de Sudán – comandó la limpieza étnica en Darfur.

En declaraciones a la prensa en la sede de la Liga Árabe en el Cairo, uno de los responsables por la misión, explicó que el jefe de los observadores, está en la ciudad de Homs y que concluyó por los informes recibidos y por las visitas hechas que nada de anormal sucede con el régimen de Bashar al Assad.

Probablemente el general sudanés Mohammed Ahmad Mustafa al-Dabi tiene razón. Desde el inicio de las manifestaciones en Siria, a mediados de marzo, más de 5 mil personas murieron víctimas de la represión del régimen.

Ahora, comparando las 5 mil víctimas sirias con los 300 mil muertos de Darfur, no es difícil concluir que todo está en calma en el reino de Siria.

La Oposición siria quiere, entre tanto, que el general sudanés deje de liderar la misión de observadores, considerando que el fue la principal autoridad del “régimen opresivo” del presidente Omar al-Bashir.

Según Amnistia Internacional, bajo el mando de al-Dabi, la inteligencia militar sudanesa a inicios de los años 90, “fue responsable por aprehensiones y detenciones arbitrarias, desaparecimiento, tortura y otros malos tratos a varias personas en  Sudán”.

“Que podemos esperar del jefe de una misión de observadores que es acusado de genocidio en su propio país”, cuestiona Ausama Monajed, miembro del Consejo Nacional Sirio (CNS), principal grupo opositor del país.

Traducción: Bárbara Igor

Anuncios

Un comentario »

¡Anímate! y déjanos tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s