“Bamako”, un ejercicio instructivo a nuestras conciencias.

Estándar

Por Misosoáfrica

Más que como un filme, Bamako puede ser entendido como un ejercicio poético, tan poético como subversivo, tan subversivo como instructivo.  La problemática de la pobreza, la explotación de las riquezas de un continente flagelado por sus propios explotadores y la imposibilidad latente de revertir dicha situación, se nos plantea aquí en una sucesión de escenas que a nuestros ojos, tan ajenos a la realidad subsahariana, se nos presenta como surrealismo puro.

Una joven y bella cantante (Melé) intentando salir adelante pese a la desesperanza de su marido cesante (Chaka).  Una escritora sacando a la luz sus ideales y persistiendo en su trabajo comunitario en la industria del algodón, siempre amenazada por China y su desarrollo avasallador.  Un grupo de testigos citados por los defensores de las actividades del Banco Mundial y el FMI en el país, otro grupo de detractores que intentan denunciar ante su comunidad, como ha sido precisamente la presencia de dichas instituciones lo que los ha llevado a la crisis en la que se ven sumidos.

Todo transcurre en el patio de una comunidad, mientras las mujeres tiñen o hilan el algodón, un enfermo padece en su cama, la hermosa cantante se pasea antes de tomar su baño del día y los testigos juran ante un grupo de jueces vestidos en la más estricta formalidad.  Los niños juegan, se celebra una boda en plena sesión, un anciano realiza su declaración ante el cabildo cantando.  Todo esto coronado por el relato de los participantes del cabildo: profesores cesantes, ex inmigrantes, mujeres que se atrevieron a levantar la voz.

El lento transcurso de los acontecimientos, los altoparlantes transmitiendo las sesiones del cabildo y la exhibición de un western local, decoran como a la vez llenan de sentido el eventual sinsentido de los sucesos presentados en el film.

El dilema del pago de la deuda externa, traspasado por una moral que reconocen como característica propia del pueblo africano;  mientras que por su parte, Chaka, alienado y al borde de la ruptura matrimonial, se proyecta en un empleo como guardia de la embajada de Israel en Malí, el día que esta exista.

Datos Técnicos.

Dirección y guión: Abderrahmane Sissako.
Países:
Francia, Mali y USA.
Año: 2006.
Duración: 118 min.
Género: Drama.
Interpretación: Aïssa Maïga (Melé), Tiécoura Traoré (Chaka), Hélène Diarra (Saramba), Habib Dembélé (Falaï), Djénéba Koné (hermana de Chaka), Hamadoun Kassogué (periodista), Hamèye Mahalmadane (presidente del tribunal), Aïssata Tall Sall (abogada), William Bourdon (abogado), Roland Rappaport (abogado), Danny Glover (cow-boy).
Producción: Denis Freyd y Abderrahmane Sissako.
Producción ejecutiva: Danny Glover y Joslyn Barnes.
Fotografía: Jacques Besse.
Montaje: Nadia Ben Rachid.
Diseño de producción: Mahamadou Kouyaté.
Vestuario: Maji-da Abdi.

MISOSOAFRICA: Bárbara Igor Ovalle (1982), natural de Santiago de Chile. Es Licenciada en Artes, actualmente coordina las publicaciones en el presente espacio.

Anuncios

¡Anímate! y déjanos tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s